Opinión

Poner la inversión pública a trabajar

Sharing is caring!

Por Mariano Moszoro

Para los países en vías de recuperación, reactivar la actividad económica es una prioridad fundamental. Y qué mejor manera de apoyar el regreso que creando puestos de trabajo. 

Nuestra nueva investigación del personal técnico del FMI muestra que cuando los gobiernos gastan en infraestructura, crean muchos puestos de trabajo nuevos.

Basándonos en un conjunto de datos de 19 años de más de 5600 empresas de construcción de 27 economías avanzadas y 14 economías de mercados emergentes, utilizamos un enfoque innovador para medir el efecto directo en el empleo de $ 1 millón de gasto en infraestructura por grupo de ingresos del país y sector: electricidad, carreteras, escuelas, hospitales y agua y saneamiento.

Debido a que no hay datos disponibles para los países en desarrollo de bajos ingresos, estimamos el impacto en el empleo extrapolando de las economías avanzadas y las economías de mercados emergentes.

Nuestro último gráfico de la semana muestra estimaciones promedio, por sector, de la cantidad de puestos de trabajo que las inversiones adicionales crean a lo largo de la cadena de suministro.

La cantidad de creación de empleo depende de la movilidad laboral (qué tan fácil es moverse entre empresas dentro de los sectores) y de la intensidad de la mano de obra, definida como los efectos laborales en la cadena de suministro de un sector.

Por ejemplo, en una economía de mercado emergente con alta movilidad laboral y alta intensidad laboral, se crean alrededor de 35 puestos de trabajo en agua y saneamiento por cada $ 1 millón de inversión adicional. En un país con baja movilidad laboral y baja intensidad laboral, ese número se reduce a alrededor de 8.

gráfico


En las economías avanzadas, $ 1 millón de gasto puede generar un promedio de 3 empleos en escuelas y hospitales y más de 6 empleos en el sector energético, asumiendo niveles intermedios de movilidad laboral e intensidad laboral.

En los países en desarrollo de bajos ingresos, las estimaciones son mucho mayores y van desde 16 puestos de trabajo en carreteras hasta 30 puestos de trabajo en agua y saneamiento.

Dicho de otra manera, cada unidad de inversión en infraestructura pública crea más empleos directos en electricidad en países de altos ingresos y más empleos en agua y saneamiento en países de bajos ingresos.

Los beneficios de invertir en energías renovables e innovación

El impacto podría ser mayor para la inversión verde, en parte porque muchos trabajos en energías renovables no requieren mucha educación más allá de la escuela secundaria y tienen pocas barreras de entrada.

Por cada $ 1 millón invertido, se podrían crear entre 5 y 10 puestos de trabajo en electricidad verde, entre 2 y 12 puestos de trabajo en edificios nuevos eficientes como escuelas y hospitales, y entre 5 y 14 en agua verde y saneamiento mediante bombas agrícolas eficientes y reciclaje.

La inversión en investigación y desarrollo también puede crear puestos de trabajo, aunque sobre todo, si no exclusivamente, para trabajadores altamente calificados.

A pesar de ser un componente mucho menor de la inversión pública, principalmente para instituciones gubernamentales y educación superior, se crean alrededor de 4 puestos de trabajo en I + D por cada $ 1 millón invertido.

Estos resultados indican que el gasto público en infraestructura puede contribuir de manera significativa a la creación de empleo.

En general, el uno por ciento del PIB mundial en inversión pública puede crear más de siete millones de puestos de trabajo en todo el mundo solo a través de los efectos directos sobre el empleo.

Mariano Moszoro es economista senior en el Departamento de Finanzas Públicas del FMI.