viernes, abril 19, 2024

La Rosca Política

La «rosca» política necochense del 25 de febrero

Sharing is caring!

Miguel Abálsamo

(José Ortega y Gasset.
Poeta,escritor español)

En la extraordinaria novela-ficción de George Orwell (1945), de corte satírico, el escritor británico cita la Rebelión en la Granja, en mensaje dirigido al regimen sovietico de Lasif Stalin, corriendo al socialismo para convertirlo hacía el feróz autoritarismo, donde en una granja la rebelión es de los animales expulsando a los humanos tiranos anti-democraticos para crear un gobierno aún peor.

No tiene ligazón total con el momento del peronismo, pero… el título de dicha novela podría emplearse en el momento que se comienza a vivir en el movimiento parido por el General Juan D. Perón, con el golpe del 43, la extraordinaria movilización del 17 de octubre del 45 y el primer triunfo hace apenas 24 horas, cuando el 24 de febrero del 46 el peronismo (Partido  Laborista en esa elección) conseguía la presidencia de los argentinos.

Cuando el peronismo es derrotado siempre hay una rebelión en la granja, con aquellos que buscan excusas, acusan a las circunstancias del desastre electoral, los que quieren aprovechar la ocasión para avanzar en el poder interno y los que realmente quieren un cambio de nombres y apellidos, nuevas caras, modernos discursos.

Hoy todos se atreven a pedirle renuncia  al nunca existente y social-democrata de ideología, ex presidente Alberto Fernández, algo que si tuviera un poquito de ética y moral, un gesto de altura, debió haber realizado. Es un intruso ocupando la presidencia de un movimiento que no le responde y un  pueblo argentino a quien, como tantos elegidos, defraudo.

Se atreven con fuerza con Alberto y por debajo de la alfombra piensan lo mismo de Maximo Kirchner, aunque aquí todavía existen temores por el apellido y por una organización importante que supo construir su padre y heredar él.

El peronismo esta en estado de debate interno, donde muchos exhibien un «peronometro» como repetición de historias, falta conducción y hay ausencia de liderazgo, todo es muy horizontal y traumático para encontrar un hilo de unidad.

En el distrito de Necochea la asunción de Jimena López al frente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén es mucho más que una definición del gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, consensuado con el ex presidenciable Sergio Massa y un más que guiño positivo del intendente local, Arturo Rojas, cerrando ese círculo «La Campora», en la figura de la concejal y funcionaria provincia, Congresal Provincial del PJ Andrea Caceres.

La anarquía peronista en muchas provincias y localidades puede no acentuarse en el distrito de Necochea, esto no equivale decir que no hay diferencias e incluso pensamientos de construcciones políticas para una eventual elección «pejotista» que debería rapidamente darse, terminar con todos los mandatos, nacionales, provinciales y en cada localidad para que en este año surjan las nuevas conducciones, ese sería un primer paso pensando en las legislativas del 25 y en el gran objetivo,  presidenciables, gobernaciones e intendencias en el 27.

¿Jimena López puede ser el camino de la unidad o una diáspora continuada ?

Algo queda tacitamente visible, Jimena López tiene un escalón más que muchos sectores de Unión por la Patria, y creo que superior a la que exhibia cuando la «chapa» de diputada nacional y funcionaria nacional, además de presencia activa en la mesa pequeña del «massismo».

El Consorcio es un lugar de poder en muchos sentidos, primero porque quien asume tiene la verticalidad de la decisión del gobernador, precisamente hoy no uno más, pieza fundamental en el corto y mediano plazo de la reestructuración peronista cualquiera sea la misma aunque no venga del palo doctrinaria o de raíz peronista, más bien de una izquierda ligada al movimiento, alguien que comienza a ser «uno de los nuestros», ergo, de los conurbanistas dirigentes, intendentes, afiliados, adherentes… y además un ganador rodeado de perdedores, esto acrecienta aún su figura.

Por Puerto Quequén casi la totalidad de sus habitantes en la presidencia han pretendido intendencia, Luis Alsinet en su momento de la mano del «veneguismo», quien se quedó sin nafta ante de comenzar la carrera, Alfredo Bisciotti en el «punismo», sólo un interés que no tuvo eco en la sociedad,  el propio doctor José Luis De Gregorio, Mario Goicoechea en una elección excelente volviendo a escena a un Frente para la Victoria inexistente y moribundo en el distrito, y Ernesto Costanzo en un mano a mano final perdiendo con el profesor Horacio Tellechea en la gran época del «porcarismo».

Quien lo concretó, no sólo por ser presidente del Consorcio sino por su construcción política y capacidad fue el doctor Arturo Rojas, actual intendente, quien ejerció con altura y buena muestra ante la ciudadania su gestión.

Nadie ignora que para cualquier político existen cuatro lugares gravitantes, la Municipalidad, en menor medida pero importante el Concejo Deliberante, la vidriera de la Usina Popular Cooperativa y el Consorcio de Puerto Quequén, y aunque es muy prematuro es fácil deducir y no descubrimos nada nuevo ni adelantamos una sopresa, para Jimena López puede ser la puerta a su futuro 2027.

En política nunca se debe  ser apresurado ni retardatario, todo armoniosamente midiendo tiempos y  momentos, es claro que la figura de Jimena López  estará marcando agendas desde su lugar de responsabilidad y como sepa, quiera o pueda construir primero la unidad interna, no es simple, por egos, apetencias, algunas envidias que la vida da, es parte no sólo de la política sino del ser diario.

La rebelión en la granja se instalo en la última semana en el distrito, las «62» Organizaciones Peronistas», en vias de formación rompió la monotonia, el hablar solo en voz baja en los cafes o en humeantes quinchos para difundir publicamente ante los medios periodísticos los deseos que quieren hacer realidad, de la renuncia del presidente del Partido Justicialista, doctor Marcelo «Chelo» Rivero, aunque los tiempos legales le contesten que tiene mandato por dos años más, y ante la crítica sobre la derrota peronista de la última elección como una de las peores en el orden local, también del otro lado del mostrador el «riverismo» contesta con una realidad, las víctorias internas cada vez que las hubo, tanto para el Partido Justicialista, dos seguidas y en las PASO que determinó el ingreso de los concejales Julían Kristiansen- Evangelina Almada.

Nadie puede pecar de ingenuo sin observar que justo el ataque directo ante el presidente del PJ se produce a pocos días de la llegada del gobernador Axel Kicillof, será el miércoles, sabedores que en la agenda del mismo no es prioridad estas movidas, que sin embargo no pasarán sin llegar a ese objetivo.

El PJ sigue siendo un lugar codiciado, da cierto poder, no el de otros tiempos pero sigue vigente.

O pueden adelantarse las elecciones este año o puede seguir la conducción hasta cumplir los plazos establecidos, las dos posturas se encuadran en cierta lógica, de acuerdo a la biblioteca de cada uno, como dirían los abogados, según esa biblioteca con que se estudie.

Lo cierto es que después de mucho tiempo los dirigentes de «La Campora», el Frente Renovador, movimientos sociales y sindicales y diversas líneas peronistas van encontrando una ruta parecida que deberemos esperar para ver donde y como termina ,pero… se nota que pocos quieren sacar los pies del plato y no hay lugar para aventuras individuales, al menos por ahora, mientras que otros desensillan hasta que aclare y otros se mostrarán en la vereda de enfrente, que puede suponer una rebeldia acompañada o sencillamente el exilio interno y la soledad de un barco averiado en oceanos dificiles donde costará llegar a la costa.

Un intendente en el centro de la escena, manejando agenda y estudiando cada movimiento

Las conversaciones políticas, los análisis de los diferentes armados tienen siempre un centro de atención y detención, la figura del intendente Arturo Rojas.

Ocupa un gran centro de la escena local, como en algunos ciclos lo hicieron, con otras formas y acciones, los intendentes Taraborelli (PJ), Daniel Molina (UCR), los «caudillos» de esos ciclos, Miguel «Puni «Garcia y Geronimo Venegas, momentos cortos de Roberto Porcaro (perfil bajo) y dos dirigentes que marcaron la última decáda, el ex intendente Facundo López y el actual jefe político del distrito, sin embargo es bueno detenerse en Arturo Rojas, de raíces peronistas que no oculta, visionario, manejador de los tiempos, supo encarnar las nuevas épocas sin quedarse atado al pasado o a lo tradicional y desde el poder convirtió una alianza «Cambiemos» en un partido vecinal «Nueva Necochea» que vino para quedarse y ganando.

Nadie puede encuadrarlo ideologicamente a su equipo de gobierno y concejales donde conviven de hecho unidades pensando en el distrito primeramente y luego la libertad individual de elección provincial o nacional, este fino equilibrio es el merito mayor entre otros meritos del intendente, que sigue demostrando ese camino al andar, con la provincia de Buenos Aires al igual que la mayoría de los intendentes no del mismo signo que el gobernador y tendiendo puentes con Nación, aún en las dificultades que esto tiene, sin ser necesario ahondar en análisis.

Por ese primer piso del municipio pasan distintas vertientes partidarias, de cara a la sociedad, sin puertas cerradas ni escondidas ocultables, porque eso es la política, donde la hora impone pragmátismo que no significa buscar el lugar bajo el sol sino defender al distrito que nos une, más que en el presente donde se requiere paciencia, organicidad, cautela, manejo económico-financiero cada día y estudio de la situación día a día.

Si la política es el arte de gobernar, el intendente ejerce este concepto, porque gobernar significa planificar, orientar los fines perseguidos, pensando en el bien común.

Entiende que recién comienza su ciclo de 4 años (23-27) y también sabe muy bien que habrá que superar algunos nubarrones propios de un país como la Argentina, y deberá ser el año de conclusión de algunos temas en donde tienen los necochenses definiciones directas y en otras esperar, caso Complejo Casino, que el gobernador visitante el miércoles decida el llamado de licitación del juego tragamonedas, uno de los grandes temas y el otro tiene que ver directamente con Puerto Quequén, será en pocos meses  seguramente lor próximos 30 años para la Concesión de La Terminal Quequén a la actividad privada, algo que viene detenido por los momentos perdidos durante la gestión anterior en el Consorcio.

El distrito deberá accionar firmenente temas como el futuro del Complejo Casino,  abrir a la participación privada el inutil «Jardin de Rocas», empezar a diseñar el Frente Costero, único lugar para crecer en Necochea y mirar con detenimiento y seriedad, respetando el aspecto ecológico, que hacemos con nuestro parque «Miguel Lillo», sin fundamentalismo ni verdades absolutas.