Sharing is caring!

fatpren

La Federación Argentina de Trabajadores de Prensa saludó la decisión de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) de romper los vínculos comerciales que mantenía con Televisión Satelital Codificada y que desde hace 18 años vienen impidiendo a millones de argentinos el libre acceso al desarrollo en directo y por TV de los encuentros disputados por los equipos que dan vida a este popular deporte.

La grosera monopolización de las emisiones en vivo sostenida por una voracidad empresaria nunca vista antes en el deporte argentino; la recompensa insuficiente para los clubes cuyos trabajadores – los futbolistas – son los protagonistas mayores de los espectáculos deportivos, junto con el hartazgo de la gente, condenada a mirar los domingos a los espectadores en las tribunas o un gol después de varias horas o días de haberse producido, de ninguna manera podían seguir sosteniéndose en el tiempo.

A ello debemos sumar la negación del derecho constitucional de elegir el medio por donde informarse que hasta hoy tenía la gente. El fútbol es un acontecimiento de la cultura popular que genera pasión y espectáculo. Y los sucesos de esta magnitud no podían seguir siendo acaparados por un monopolio, a costa de la bronca extendida de los argentinos.

No en vano la ruptura del contrato leonino que vinculaba a la AFA con TSC fue por decisión unánime y presenciada por 102 dirigentes.

Ya llegará el tiempo en que esos mismos dirigentes tendrán que dar explicaciones sobre la naturaleza y extensión de acuerdos anteriores y demostrar que efectivamente los eventuales contratos que puedan firmarse, reserven la cabeza del león para los clubes y no la cola del ratón, como ocurrió hasta la fecha. Seguramente para ello los dirigentes de la AFA tendrán que involucrarse más en la tarea de conducir, auditar, participar y opinar.

Mientras tanto, desde la organización nacional que nuclea a los trabajadores de prensa de la Argentina, saludamos la ruptura de un contrato agobiante, cuyos términos venían afectando directamente a los que en forma mayoritaria disfrutan en nuestro país del fútbol como espectáculo.