Sharing is caring!

carbap-suarez-03

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa expresa su rechazo  a la prorroga de las facultades delegadas al Poder Ejecutivo, tal cual se desprende del mensaje dado en las urnas el pasado 28 de junio.

La propuesta de los grandes bloques legislativos, Coalición Cívica, Pro, Unión Cívica Radical y el Socialismo  de  un nuevo esquema de retenciones a cereales y oleaginosas, exceptuando de las mismas al trigo, al maíz, a la carne y a la leche, y fijando un 25 % de tope para la soja -con la segmentación pertinente entre productores chicos y medianos- es la posición que acompaña esta Confederación, pues entendemos que permitirá volver a exponer el potencial agropecuario que aún hoy se mantiene dormido.

Desde CARBAP sostenemos que si el Congreso mantiene las facultades delegadas, mas allá de lindar con la inconstitucionalidad, le estaría dando la espalda  a los dos tercios de la población que votaron por mejorar la calidad de las instituciones y terminar con la suma del poder publico.

Posición de CARBAP en la Comisión de Agricultura de la Comisión de Diputados s/Lechería

1) La lechería está en situación límite, “originada” por las políticas gubernamentales, a las que “luego, con posterioridad”, se sumaron otros factores de desaliento y hasta de desastre.

Pero estos últimos son sólo “el presente”, que no reconoce su origen y causa si no se tiene en cuenta la intromisión de las nefastas medidas tomadas por el Gobierno en los últimos años.

En el estrecho y pobrísimo escenario del presente, local e internacional, se ha movido la exposición del Secretario de Agricultura: sólo ha dado “la foto de hoy”, y además ha omitido datos comparativos esenciales, como que mientras el productor argentino se queja cobrando “entre 60 y 70 centavos de peso” por litro, el productor europeo se queja porque su precio bajó de los “40 centavos de euro” que percibía, y mientras el productor australiano, si bien no está demasiado contento con los “24 centavos de dólar local” que cobra (unos 20 centavos de dólar americano).Es decir que los nuestros perciben aproximadamente la mitad …situación muy diferente en la realidad actual, que el Secretario Cheppi describió solo genérica y parcialmente, como suele hacerse cuando no se quiere decir toda la verdad, faltando a la verdad misma.

Esta Comisión Legislativa debe saber también, de qué modo han sido y son políticamente tratados por la Autoridad, los productores tamberos que no se han rendido a los “acuerdos” establecidos unilateralmente por funcionarios del Gobierno. A modo de ejemplo cito solo dos: El primero, es el artículo 4º de la resolución 393/09 de la Secretaría, dice que “Serán beneficiarios de la presente medida los productores tamberos asociados a las entidades firmantes del Acta Acuerdo del 2/6/09. Los restantes productores tamberos podrán adherirse…en la forma que al efecto establezca la ONCCA”; la fórmula es claramente “discriminatoria”, está expresamente contenida en una norma y jurídicamente viola el principio de igualdad entre iguales (según la expresión doctrinaria de la Corte Suprema Nacional), como lo son todos los tamberos del país. El segundo, es el tenor de la “nota” con que se ha pretendido que los productores accedan a los beneficios de los nuevos “aportes no reintegrables” diciendo que “adhieren” al Acuerdo Marco presentado y suscripto por la Presidente de la República el 30/7/09 en Córdoba y dejando constancia que las entidades sectoriales representativas de su Provincia no lo han suscripto y por lo tanto lo hace el productor a título individual.

Como se puede ver, una verdadera extorsión, ante la necesidad y urgencia de los tamberos.

Más allá de un cierto atemperamiento de tales abusos de poder, que se ha intentado por vía reglamentaria, CARBAP denuncia tales intolerables imposiciones de discriminación y extorsión política.

El Secretario informante el martes pasado, omitió por cierto la mención de las condiciones que le imponen a los tamberos para acceder a los míseros $0,20 por litro, que constituyen, según el Gobierno, el gran esfuerzo estatal para sostener a los productores que el Gobierno, y no la crisis internacional, ha llevado a la desesperante situación actual.

Hace aproximadamente 30 años, cuando tuve el honor de ser Presidente de CARBAP…y tambero, la Argentina producía 5.000 millones de litros y algo más… hoy ¡tres décadas después! apenas duplicamos esos niveles de producción, mientras otros países de la región casi los han triplicado.

Según lo demostró AACREA el año pasado en este mismo recinto cuando exhibió sus análisis comparativos internacionales, la Argentina es el único país lechero que “decreció” en su producción, en los últimos 6 años.

2) Es imprescindible la “recomposición” de las condiciones de “reinversión”, de “producción” y de “relaciones comerciales”, que se quebraron especialmente a partir del año 2005 cuando el Gobierno llamado anterior prohibió las exportaciones (aún antes de intervenir en el resto de la ganadería).

3) La salida no es puramente política ni tecnocrática, encarnada unilateralmente por parte de funcionarios u organismos públicos, sino la tarea conjunta de “elaboración de un plan a mediano y largo plazo”, que incluya desde las relaciones contractuales y precios hasta las estrategias de comercialización internacional, pues podemos tener crecimiento y excedentes si salimos de las políticas actuales.

4) Por cierto que para nuestra institución, el Proyecto de Ley que lleva la firma del Presidente de esta Comisión, resulta inaceptable, pues reitera todos los vicios que en esencia ha contenido el conjunto de medidas que han generado el inorgánico régimen que hoy sufrimos en el sector lácteo, a saber: la instauración declamatoria y grandilocuente de “programas” y “planes” improvisados, en cuya elaboración no han intervenido en forma directa y protagónica los verdaderos actores de la cadena productiva; la creación de “fondos” a los que siempre aporta principalmente la producción (sea directa o indirectamente) pero que manejan otros y terminan siendo focos de arbitrariedad cuando no de corrupción; la aparición de “organismos” que finalmente solo sirven a la burocracia que se instala en ellos; las “regulaciones” excesivas, la concepción de la “concesión” por parte del Estado, en vez del respeto por la libertad de desarrollo de los productores, y la recurrente “delegación de facultades” a los órganos ejecutivos, mucho más allá de lo necesario y de lo meramente reglamentario y aplicativo. Rechazamos pues, íntegramente, tal “proyecto de ley”.

POR TODO ELLO, CARBAP PROPONE:

1º) La derogación inmediata por parte de este Congreso, de todas las normas administrativas que configuraron el régimen de destrucción de mercados y precios, la alteración las relaciones comerciales y el desequilibrio inequitativo de las participaciones de los distintos sectores en el negocio global de la lechería, y que llevaron consecuentemente al desaliento de la producción y su ruina actual. Ese debiera ser a nuestro juicio, el más urgente proyecto de ley que nos permita ir saliendo de la coyuntura, buscando el equilibrio y las condiciones perdidas, recomponiendo las relaciones intersectoriales dentro de la cadena por la insustituible vía de la negociación, mientras en conjunto se elabora, con mesura, una política a largo plazo.

2º) La creación de un ámbito de debate (puede ser una Comisión) con la protagónica participación directa de los integrantes de la cadena y las entidades que representan a los distintos segmentos de la misma, tal como hoy en forma espontánea lo está haciendo el grupo que conforma el ”Consejo” del “Plan Estratégico Nacional para la Lechería”.

En este mismo sentido se ha expedido en forma unánime la “Mesa Lechera de la Provincia de Buenos Aires” en el día de ayer lunes, en reunión plenaria con la integración de todos los sectores provinciales de la cadena láctea, en el ámbito oficial del Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia.

Alentamos y compartimos pues, la conjunción de esfuerzos de quienes ya hace tiempo está trabajando en la elaboración de una visión estratégica con verdadero sentido integrador y cuidado del interés nacional, reuniendo a quienes más saben, viven, aman y sufren la lechería.

Ese debiera ser el ámbito de debate intersectorial, en estrecho vínculo con este cuerpo parlamentario, porque no se debe volver a delegar algo tan delicado como es la futura legislación, dejándola en manos de una dependencia del Poder Ejecutivo, desde el cual, precisamente, han surgido las regulaciones que provocaron la crisis lechera.

3º) La presentación ante el nuevo Congreso, en el año 2010, de un “proyecto de ley para la lechería”, que recepte las conclusiones de ese Plan Estratégico elaborado por los actores que hemos indicado, y las tome como base para la regulación más representativa, prudente y estable que se pueda alcanzar.