martes, diciembre 06, 2022

Deportes, Qatar 2022

Otro escándalo a días del Mundial

Sharing is caring!

«Qatar 2022: ¿Un escándalo a la francesa?», tituló un informe de la televisión pública France 2 en el programa «Complement d’enquête» (Investigación exhaustiva), relacionado con el hotel cinco estrellas en el que se alojará la selección nacional durante el Mundial que se pondrá en marcha el 20 de noviembre.

El informe compara el lujo del que disfrutarán los integrantes del combinado entrenado por Didier Deschamps con las condiciones en las que se alojan los trabajadores inmigrantes de India que prestan servicio en el mismo establecimiento, el Hotel Al Messila, uno de los más caros de Doha.

El contraste es realmente escandaloso, pues mientras los futbolistas campeones del mundo dispondrán de 130 habitaciones de lujo, con terrazas con vista al mar, jardines, gimnasio, SPA y piscina, los trabajadores que realizan tareas de limpieza y de cocina en el hotel son alojados a poca distancia del lugar en un tugurio, hacinados en cuatro pequeños cuartos insalubres y en una estructura en ruinas.

Baños sucios, cucarachas circulando por el lugar entre otros insectos y habitaciones sin aire acondicionado con temperaturas que superan los 35 grados centígrados y que se reflejan en paredes chorreando humedad, completan la escena que se repite en las cocinas, equipadas con un solo lavatorio y un par de quemadores de gas.

A poco más de un mes del inicio del Mundial, las condiciones laborales de los trabajadores vuelven a quedar en el foco de la polémica con un informe que el presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noel Le Graet, intentó minimizar al afirmar que son «sólo detalles, basta con darle algunas manos de pintura…».

«No es una situación sin solución y hay tiempo para mejorar esas condiciones», agregó el dirigente al destacar: «Puedo mostrarles imágenes de este tipo de muchos países, quizás incluso no muy lejos de nosotros».

Una reflexión poco feliz que mereció una dura crítica de la ministra de Deportes francesa, Amélie Oudéa-Castéra, quien se dijo «conmocionada por esta respuesta, sin una pizca de lucidez o humanidad».

La reacción de la ministra llevó a la FFF a volver sobre sus pasos y afirmó a los responsables de la emisora que «la empresa responsable de contratar a los trabajadores del hotel fue desafectada» y prometió «posteriores controles» para velar por el respeto de las condiciones de alojamiento de los empleados.

Tras conocerse el informe, que fue posible gracias a que un periodista logró infiltrarse haciéndose pasar por un técnico de una empresa telefónica, los corresponsales de la emisora intentaron recoger el testimonio de jardineros y del personal de limpieza y de cocina del hotel, pero fueron interceptados por los encargados de la seguridad que les impidieron cualquier contacto bajo amenaza.

Pese a todo, lograron determinar que la empresa a cargo de prestar el servicio, United Security Services, les abonaba a los empleados salarios miserables, además de no reconocerle el derecho a disfrutar de ningún día de descanso y, en algunos casos, hasta les retenía el pasaporte.

El informe se conoce a pocos días de informarse que París y otras seis ciudades francesas realizarán un boicot contra la Copa del Mundo en Qatar a modo de protesta por la violación de los derechos humanos y el medio ambiente en ese país.

A la iniciativa encabeza por la capital gala se sumaron Marsella, Burdeos, Nancy, Reims, Estrasburgo y Lille, donde no serán instaladas pantallas gigantes en zonas destinadas a los aficionados que quieran seguir los partidos de la selección nacional en el Mundial.

Francia jugará en el Grupo D con Dinamarca, Australia y Túnez en un torneo en el que defenderá la corona conquistada en Rusia en 2018. (ANSA).