jueves, julio 07, 2022

Agro, Nacionales

FITOSANITARIOS: Una APP para prever su impacto

Sharing is caring!

El ingeniero Agrónomo Diego Ferraro indicó que la herramienta permitirá conocer la exposición y el riesgo al que se someten el aire, el suelo y el agua.

A partir de un modelo de simulación que busca pronosticar el riesgo que conllevaría la aplicación de fitosanitarios, científicos del Conicet, en colaboración con la Facultad de Agronomía de la UBA, desarrollaron una aplicación para prever los daños en el ambiente.

Diego Ferraro, ingeniero agrónomo e investigador destacó que «son herramientas que se pueden acoplan a procesos de monitoreo o control de las buenas prácticas agrícolas».

En diálogo con Radio Provincia expresó: «Hay una presión social acerca del buen uso de las herramientas que usan los agricultores para controlar, plagas, insectos y malezas, y desde la Universidad y el Conicet percibimos que hay una alta demanda para que el agricultor pueda ejercer buenas prácticas agrícolas”.

Desde ese aspecto «nos planteamos que ésta se tenía que convertir en una herramienta para que los productores pudieran decidir cómo hacer una buena aplicación de los fitosanitarios” indicó Ferraro.

Según el agrónomo: «La App es hija de otra aplicación que trabajaba solamente sobre la toxicidad de los productos, nosotros en esta aplicación nueva trabajamos sobre el riesgo» es decir que “en base a la idea de peligro, exposición y riesgo, generamos esta herramienta que habla del riesgo de la aplicación de fitosanitarios (herbicidas, insecticidas y fungicidas) sobre cuatro áreas fundamentales que son el aire, el suelo y el agua subterránea y superficial, además del peligro sobre los humanos, los mamíferos y los peces».

De este modo, según expresó, «la herramienta le permite al agricultor ubicarse en una localidad en particular e ingresando un producto, una dosis, y una tecnología de aplicación, conocer cuál es el riesgo en esos cuatro compartimientos ambientales».

Desde esa óptica, sobre el rol del Estado aseveró: “Como en toda legislación ambiental, éste tiene un rol indelegable en el monitoreo y el control.

Se cumplen en la medida que las legislaciones lo permitan cumplir. En el orden municipal, se establecieron una serie de restricciones en términos de distancia de las aplicaciones que son fácilmente monitoreables.

Lo que pasa ahí es que la escala que se necesita monitorear es la escala municipal y muchos municipios del interior no tienen esa capacidad de monitoreo. Por eso a nosotros nos parece clave este tipo de herramientas, son herramientas que se pueden acoplan a procesos de monitoreo o control de las buenas prácticas agrícolas”.