miércoles, julio 06, 2022

Internacionales

GUANTÁNAMO: Inquietantes imágenes

Sharing is caring!

Fotos inquietantes sobre los primeros presos que llegaron a la cárcel de Guantánamo hace veinte años, con los ojos vendados, esposado y con mascarilla por miedo a la tuberculosis, fueron publicadas hoy por primera vez.

Pueden verse en el diario The New York Times, que las obtuvo de los Archivos Nacionales después de solicitarlos a través de la Ley de Libertad de Información.

Las tomas, hasta ahora secretas, fueron tomadas por fotógrafos militares con el objetivo de mostrar a superiores, incluido el entonces jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, las primeras actividades de la superprisión estadounidense en Cuba.

Las tomas inmortalizan a los primeros reclusos que aterrizaron en la isla con un avión de carga C-141 de la Fuerza Aérea, a bordo del cual uno de los tripulantes colocó una bandera estadounidense en manos de un recluso con los ojos vendados y se tomó una foto de recuerdo.

A los prisioneros en vuelo se les proporcionaron chaquetas azules y un sombrero naranja para soportar las duras temperaturas a gran altura a bordo del cavernoso avión de carga.

Una vez en Guantánamo fueron desembarcados uno a uno: a cada detenido se le asignaron dos militares para ser transportados a nuevos controles.

«Con esposas los levantaron del suelo y los llevaron a los controles», recordó Michael Pendergrass, fotógrafo de la Armada en el momento de la apertura de Guantánamo.

De hecho, los primeros presos eran muy livianos porque estaban particularmente delgados, quizás debido a la desnutrición.

Una vez que se completaron los controles adicionales, según muestran imágenes del New York Times, los reclusos fueron subidos a una camioneta blanca a la que se le habían quitado los asientos. Los prisioneros fueron obligados a sentarse en el suelo y encadenados a una barra de metal.

En su primer día de detención recibieron arroz, frijoles, zanahorias y fruta fresca para el almuerzo y la cena. Para la entrega de las comidas a los presos, se les pidió que se arrodillaran y miraran del lado opuesto a la puerta de acceso a su celda para permitir que los militares de turno depositaran la bandeja en el suelo.

En resumen, tomas detalladas y hasta ahora mantenidas en secreto por el Pentágono que, en Guantánamo, siempre ha tenido mano dura en términos de comunicación.

Baste decir que en la primera llegada había dos fotógrafos de CNN y el Miami Herald a quienes se les permitió mirar pero sin sus cámaras.

Desde entonces, el Departamento de Defensa solo ha filtrado imágenes «oficiales» para reforzar la idea de que los «más malos de los malos» estaban en la superprisión. (ANSA).