martes, julio 05, 2022

Ecología

ECOLOGÍA: Aprender a reciclar correctamente

Sharing is caring!

Cada año hay más personas en este punto azul del universo llamado planeta Tierra y cada vez generamos mayores cantidades de desechos, especialmente en las zonas más industrializadas del mundo. Por ello, reciclar resulta vital, así que nunca está de más recordar cómo hacerlo correctamente.

¿Qué es reciclar?

Aprender a reciclar correctamente

Aprender a reciclar correctamente. Se denomina reciclaje a un conjunto de procesos. Los mismos se aplican a los materiales que han agotado su vida útil o cumplido con el objetivo para el que fueron fabricados. Y su objetivo es que tengan la posibilidad de volver a convertirse en materias primas. De este modo no será necesario recurrir al empleo de nuevos recursos para continuar con los ciclos productivos.

Para alcanzar altos niveles de reciclaje. Y para que éste sea eficiente y sostenible es necesaria la conjunción de varios factores. La educación, la concienciación, la información y especialmente, la colaboración de las instituciones. Además de la de los gobiernos, los diferentes tipos de organizaciones y empresas y los ciudadanos.

El sistema de reciclaje es diferente en cada país. E incluso dentro de una nación pueden existir diversas normativas que lo rigen, controlan, promueven y fiscalizan. Aunque en general hay algunas reglas genéricas y comunes. Como el color de los contenedores, los sistemas de recogida y la gestión y disposición de los residuos.

El reciclaje empieza por casa

Lo primero es realizar una correcta separación de la basura. Esto permitirá colocar cada tipo de residuos en el contenedor correspondiente. Con ello se ahorra tiempo, dinero y huella de carbono. Saber ¿qué papeles puedo reciclar en el contenedor azul y cuáles NO? O cómo deshacernos de aceites, pilas o ropa es realmente fundamental para aprender a reciclar correctamente.

Minimizar

Pero también es importante intentar por todos los medios reducir la cantidad de desperdicios que se generan. La idea es que el reciclaje sea el recurso final. Y que solo se requiera para deshacerse de los detritus mínimos imprescindibles. Antes de tirar es preferible, reutilizar, reparar o donar.

Es posible comprar de manera más consciente y responsable. De esta manera podremos minimizar la generación de basura. No siempre somos conscientes de la cantidad de dinero que tiramos en envases. Pagamos unos altos costes por embalajes que luego desecharemos. Si adquirimos un melón o una sandía enteros no hay por qué ponerlos en una bolsa. Ni siquiera en una biodegradable.

Envases

A la hora de elegir productos es importante también elegirlos según sus envases. Y optar por los que son biodegradables, reciclables y/o sostenibles. De esta manera, al menos sabemos que será más fácil deshacerse de ellos. Y que al hacerlo no estaremos contribuyendo a la contaminación del medio ambiente.

Compras

Hay medidas muy eficaces que se pueden tomar para generar menos desperdicios. Planificar las compras, es decir hacer un listado de lo que se necesita y ceñirse a ello. Controlar las fechas de vencimiento de lo que se adquiere para consumirlo y que no acabe en la basura. O no comprar por impulso, simplemente porque algo ‘está en oferta’ o por caprichos momentáneos.

Compostaje

Aprender a reciclar correctamente. El compostaje es una de las mejores opciones domésticas para deshacerse de la basura orgánica. También de los cartones y papeles manchados de comida o bebida, de las peladuras de frutas y verduras y de muchos detritus más. Y a cambio se obtendrá abono ecológico y de la mejor calidad.

FUENTE: Ecoticias