Opinión

Debe reforzarse el marco común del G20 para el tratamiento de la deuda

Sharing is caring!

Por Kristalina Georgieva y Ceyla Pazarbasioglu

Con el vencimiento de la iniciativa de suspensión del servicio de la deuda y las tasas de interés a punto de subir, los países de bajos ingresos tendrán cada vez más dificultades para pagar el servicio de sus deudas.

A pesar de las importantes medidas de alivio provocadas por la crisis de COVID-19, alrededor del 60 por ciento de los países de bajos ingresos se encuentran en alto riesgo o ya tienen problemas de deuda. En 2015, esa cifra estaba por debajo del 30 por ciento.

Con el endurecimiento del espacio político para los países muy endeudados, el marco puede y debe funcionar con mayor rapidez.

Para muchos de estos países, los desafíos son cada vez mayores. Las nuevas variantes están provocando más perturbaciones en la actividad económica. Las iniciativas relacionadas con COVID, como la Iniciativa de suspensión del servicio de la deuda del G20 (DSSI), están terminando. Muchos países enfrentan atrasos o una reducción en los gastos prioritarios. Es posible que veamos un colapso económico en algunos países a menos que los acreedores del G20 acuerden acelerar las reestructuraciones de la deuda y suspender el servicio de la deuda mientras se negocian las reestructuraciones. También es fundamental que los acreedores del sector privado implementen el alivio de la deuda en términos comparables.

Las experiencias recientes de Chad, Etiopía y Zambia muestran que se debe mejorar el Marco Común para el tratamiento de la deuda más allá del DSSI. Se necesita una acción rápida para generar confianza en el marco y proporcionar una hoja de ruta para ayudar a otros países que enfrentan una creciente vulnerabilidad de la deuda.

2022: una perspectiva de deuda más desafiante

Desde el inicio de la pandemia, los países de bajos ingresos se han beneficiado de algunas medidas atenuantes. Las políticas internas, junto con las bajas tasas de interés en las economías avanzadas, mitigaron el impacto financiero de la crisis en sus economías. El G20 implementó el DSSI para pausar temporalmente los pagos de la deuda oficial a los países más pobres, seguido del Marco Común para ayudar a estos países a reestructurar su deuda y hacer frente a la insolvencia y los problemas prolongados de liquidez. La comunidad internacional también aumentó su apoyo financiero, incluidos préstamos de emergencia sin precedentes del FMI y una asignación de 650.000 millones de dólares en derechos especiales de giro, o DEG, de los cuales 21.000 millones se asignaron directamente a países de bajos ingresos. Los líderes del G20 se comprometieron a apoyar a los países de bajos ingresos concediendo 100.000 millones de dólares de sus DEG para magnificar significativamente este impacto.

Sin duda, 2022 será mucho más desafiante con el endurecimiento de las condiciones financieras internacionales en el horizonte. El DSSI expirará a fines de este año, lo que obligará a los países participantes a reanudar los pagos del servicio de la deuda. Los países deberán realizar la transición a programas sólidos, y para los países de bajos ingresos que necesitan un tratamiento integral de la deuda, el Marco Común será fundamental para desbloquear el financiamiento del FMI.

Pero el Marco Común aún no ha cumplido su promesa. Esto requiere una acción rápida.

La implementación hasta ahora ha sido lenta

El Marco Común tiene por objeto abordar la insolvencia y los problemas prolongados de liquidez, junto con la implementación de un programa de reforma respaldado por el FMI. Acreedores oficiales del G20, tanto acreedores tradicionales del «Club de París», como Francia y Estados Unidos, como nuevos acreedores, como China e India, que, como se muestra en el cuadro a continuación, superaron al Club de París como prestamistas en la última década. acordó coordinarse para proporcionar alivio de la deuda en consonancia con la capacidad del deudor para pagar y mantener las necesidades de gasto esenciales. El Marco Común requiere que los acreedores privados participen en condiciones comparables para superar los desafíos de la acción colectiva y garantizar una distribución justa de la carga.

Pero hasta ahora, solo tres países — Chad, Etiopía y Zambia — han presentado solicitudes de alivio de la deuda en el marco del Marco Común. Y cada caso ha experimentado retrasos importantes.

En parte, estos retrasos reflejan los problemas que motivaron la creación del Marco Común en primer lugar. Estos incluyen la coordinación del Club de París y otros acreedores, así como múltiples instituciones y agencias gubernamentales dentro de los países acreedores, lo que puede ralentizar las decisiones. El Marco Común tiene como objetivo mitigar estos problemas pero no eliminarlos. Los nuevos acreedores, incluidas las instituciones nacionales pertinentes, deben sentirse cómodos con los procesos de reestructuración que permitirían a todos los acreedores trabajar juntos para brindar alivio y permitir que el FMI otorgue préstamos a países que enfrentan dificultades de endeudamiento. Esto lleva tiempo.

Pero también hubo retrasos por motivos que no tienen nada que ver con el Marco Común. Para restaurar la sostenibilidad de la deuda, Chad debe reestructurar una gran obligación garantizada mantenida por una empresa privada, que está sindicada en parte a un gran número de bancos y fondos. Esto complica el proceso de toma de decisiones. Los desafíos internos ralentizaron el progreso en Etiopía y Zambia.

No hay tiempo que perder

Con el endurecimiento del espacio político para los países muy endeudados, el marco puede y debe funcionar con mayor rapidez.

En primer lugar, es fundamental una mayor claridad sobre los diferentes pasos y plazos del proceso del Marco Común. Junto con un compromiso más temprano de los acreedores oficiales con el deudor y con los acreedores privados, esto ayudaría a acelerar la toma de decisiones.

En segundo lugar, una suspensión total y sostenida del pago del servicio de la deuda durante la negociación proporcionaría alivio al deudor en un momento en que se encuentra bajo presión, y también incentivaría procedimientos más rápidos para llegar a la reestructuración real de la deuda.

En tercer lugar, el Marco Común debería aclarar más cómo se aplicará eficazmente la comparabilidad del trato, incluso según sea necesario, mediante la aplicación de las políticas de mora del FMI, a fin de brindar mayor comodidad a los acreedores y deudores.

Por último, pero no menos importante, el Marco Común debería ampliarse a otros países muy endeudados que pueden beneficiarse de la coordinación de los acreedores. La resolución de la deuda en forma oportuna y ordenada redunda en interés tanto de los deudores como de los acreedores.

Asegurar el éxito en los primeros casos no solo beneficiará a los países, sino que fomentará la confianza en el Marco Común. En ese sentido, finalizar rápidamente la reestructuración de Chad puede servir como un precedente esencial para otros países. En Etiopía, el comité de acreedores debe continuar el trabajo técnico que permitirá el suministro temprano de garantías de alivio de la deuda una vez que la situación se estabilice. En Zambia, los acreedores del G20 deben formar rápidamente un comité de acreedores oficiales y comenzar a colaborar con las autoridades y los acreedores privados sobre el alivio de la deuda, al tiempo que deben proporcionar una suspensión temporal del servicio de la deuda mientras duren las discusiones sobre la reestructuración de la deuda. De lo contrario, el país se enfrentaría a la opción imposible de recortar los gastos prioritarios o acumular atrasos.

Los desafíos de la deuda son apremiantes y la necesidad de actuar es urgente. La reciente variante de Omicron es un claro recordatorio de que la pandemia estará con nosotros por un tiempo. Ahora se necesita una acción multilateral decidida para abordar la desigualdad de las vacunas a nivel mundial y también para apoyar la resolución de la deuda de manera oportuna y ordenada. Por su parte, el FMI está dispuesto a trabajar con el Banco Mundial y todos nuestros socios para ayudar a garantizar que el marco funcione para las personas a las que se creó para ayudar.