Sharing is caring!

Hoy se llevó a cabo la asamblea “Batán Rinde Cuentas” donde, por primera vez en la historia penitenciaria argentina un establecimiento carcelario abrió sus puertas a la comunidad en general para exponer su trabajo en la gestión de los conflictos.

Se contó con la participación del Ministro de Justicia y DDHH, Julio Alak, el Jefe del SPB, Xavier Areses, el Obispo de Mar del Plata, jefes penitenciarios bonaerenses y de otras provincias, representantes de organismos oficiales y, obvio, personas privadas de la libertad.

En este acto inédito se explicitaron los avances logrados y los temas pendientes, dando cuenta cada una de las áreas del establecimiento.

Uno de los momentos más tensos y emotivos fue el uso de la palabra de la señora Andrea, esposa de un interno recientemente fallecido en cautiverio, víctima de HIV.

La señora hizo un fuerte reclamo por la desatención sufrida por su marido y que derivó en la muerte.

Todas y todos la escuchamos con respeto y atención, lo que en otras circunstancias le hubiera resultado muy dificultoso.

Que el Ministro, el Jefe del SPB y el resto de los jefes la escucharan. Tuve la sensación que la señora, luego de ser oída, tuvo una suerte de descarga, al punto de ponerse a disposición del Comité.

Tenemos que asumir que en la vida carcelaria ocurren cosas que están muy mal, que hay que denunciarlas y que tienen que ser cambiadas.

Luego de la reunión hablé con varias personas y el guante arrojado no va a quedar en el aire. El Comité invitará a la señora Andrea a participar de las reuniones donde se evalúe la situación sanitaria del penal.

En resumidas cuentas, el Comité dió un nuevo paso, que estimamos trascendente. Se dio la cara públicamente con todos los riesgos que ello implica.

Que nos digan que está muy bien lo que hacemos, pero que también recibamos las quejas y las protestas.

No defendemos la cárcel. Nos hacemos cargo de ella y tratamos de cambiarla, en lo que se encuentre a nuestro alcance.