jueves, julio 18, 2024

Internacionales

EL MUNDO: Estalla una «guerra» en las favelas de Río

Sharing is caring!

Las tropas federales patrullaron las favelas de Río de Janeiro donde este jueves hubo dos muertos en nuevos enfrentamientos que los vecinos compararon con la «guerra como Siria».

Un intenso tiroteo se registró en la mañana de hoy en las favelas del Complexo do Alemao, en el norte carioca, donde el Batallón de Operaciones Especiales de la policía, el conocido Bope, dio muerte a dos presuntos narcotraficantes y hubo al menos un herido.

La balacera ocurrió mientras la Fuerza Nacional de Seguridad realizaba patrullajes y establecía puntos de control en avenidas, tras recibir la autorización del presidente Michel Temer para reforzar la seguridad ante el rebrote de violencia entre grupos irregulares y la policía.

Un joven dijo «esto es como Siria y Afganistán» mientras una señora afirmó que vivir en el Complexo do Alemao es como estar en «Irak», según reportó el periódico «La Voz de las Comunidades» editado en esas barriadas pobres. El martes pasado la Ciudad Maravillosa vivió un día de tensión cuando «soldados» de la organización «Comando Vermelho» incendiaron nueve ómnibus y dos camiones luego de un operativo lanzado por la Policía Militarizada en las favelas.

El Comando Vermelho es la banda más poderosa de Río de Janeiro y se ha ramificado en varios puntos de Brasil y algunos países de la región, especialmente en Paraguay.

Miles de personas permanecieron en sus casas y más de 1.500 chicos no fueron a la escuela ante el riesgo que suponía estar en la calle donde se registraban enfrentamientos con armas de guerra, mientas la zona era sobrevolada por helicópteros.

«Hay preocupación en el gobierno frente a los hechos ocurridos en Río de Janeiro, esto motivó que la Presidencia de la República tenga una participación más incisiva y directa en las actividades relativas a la seguridad», declaró el ministro de Justicia, Osmar Serraglio.

Serraglio recibió esta semana al gobernador carioca Fernando Pezao, quien le solicitó el envío de efectivos federales.

La población está aterrorizada por los choques armados entre policías y narcos, así como los enfrentamientos entre bandas para tomar el control de las comunidades y las estratégicas «bocas de fumo», que son los puntos de venta de cocaína.

En rigor la guerra urbana de baja intensidad asola a la capital turística de Brasil desde hace años y se agravó en los últimos meses cuando la provincia de Río de Janeiro se declaró en «estado de calamidad financiera» a raíz de lo cual hubo recortes en los gastos de seguridad.

Esa economía de recursos afectó a más de 30 Unidades de la Policía Pacificadora (UPP) que fueron construidas a partir de 2008 en las favelas para reconquistar el territorio en poder del crimen organizado.

Con el estado sin recursos y las UPPs siendo literalmente cercadas por los narcos en agosto de 2016, el gobierno nacional ordenó que las Fuerzas Armadas garanticen la seguridad de cientos de miles de turistas y deportistas extranjeros arribados a Río de Janeiro durante los Juegos Olímpicos.

Luego del repliegue de los militares, éstos volvieron a la ciudad en enero pasado ante otro rebrote de violencia en las favelas, y cuando comenzó a crecer el riesgo de que la policía se declare en huelga.

Desde 2004 el Estado nacional envió 22 veces a efectivos federales a Río de Janeiro ante la incapacidad de ese estado de hacer frente por sí solo a los embates del crimen organizado.

Por lo pronto, el presidente Temer no ordenó el envío del Ejército y la Marina pero esa hipótesis volvió a ganar cuerpo en los últimos días cuando la situación en Río fue analizada por el ministro de Defensa, Raúl Jungmann.

Este jueves el general del Ejército Carlos Alberto Santa Cruz, Secretario Nacional de Seguridad, fue enviado a Río de Janeiro para reunirse con las autoridades locales en el Centro Integrado de Comando y Control. (ANSA).