Ecología, Nacionales

ECOLOGÍA: El agua potable de millones de personas en riesgo

Sharing is caring!

Hoy, a siete años del fallo histórico de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que obligó a la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR) a limpiar el Riachuelo, revelamos un informe que demuestra que en su zona más contaminada, el Polo Petroquímico Dock Sud, las industrias siguen derramando hidrocarburos (nafta, petróleo, gasoil y lubricantes) sin control. Se filtran al suelo, llegan al agua subterránea y ponen en riesgo las reservas de agua potable de toda la región.

Demostramos que las filtraciones de hidrocarburos de cientos de tanques viejos y deteriorados de empresas petroquímicas, como Shell, YPF y Dapsa, ubicadas a orillas del Río de la Plata, siguen contaminando una zona donde viven miles de familias. Cuando un derrame no es detectado o remediado de forma adecuada, estos tóxicos permanecen en el ambiente durante años.

Mientras tanto, la Autoridad de la Cuenca mira para otro lado. Los estados Nacional, Provincial y de la Ciudad de Buenos Aires tienen la responsabilidad política final sobre ella y, en consecuencia, sobre el Riachuelo. Pueden obligarla a monitorear correctamente, pero no lo hacen. Pediles que actúen, de modo urgente, para frenar la contaminación por hidrocarburos y que los controles se realicen correctamente.

A siete años del fallo todavía no hay un diagnóstico general de la zona ni un informe de riesgo ambiental. A pesar de que los altísimos niveles de contaminación fueron documentados durante años en el Polo, la Autoridad de la Cuenca mide la calidad del agua muy lejos de donde las industrias derraman hidrocarburos.