OPINIÓN: Cuando las mayorías no alcanzan.

Por Horacio Castelli

En la sesión ordinaria del Concejo Deliberante de Necochea del jueves 24 de abril el oficialismo impuso su mayoría para aprobar un proyecto. Hasta aquí nada ilógico si se usa la lógica de la política. Pero…

Este proyecto, no era un proyecto cualquiera. Se trataba de “la Modernización de la Playas 2008”, como lo tituló el Departamento Ejecutivo que tendrá incidencia en los próximos 20 años como mínimo.

Un tema tan importante para la ciudadanía debería haber tenido una votación unánime y no el apuro mostrado por el Ejecutivo Municipal.

La oposición pidió 15 días para analizar el proyecto, ahondar en los análisis solicitados a los Colegios de Arquitectos y Abogados y así tomar una decisión responsable sobre el futuro de un sector neurálgico para el turismo de nuestra ciudad.

Si tenemos en cuenta que el arco opositor votó por el pase a comisión y no por la negativa al proyecto, quienes desoyeron al 60 por ciento de la población que no los votó fueron los concejales de la Unión Cívica Radical.

Y son los concejales de la Unión Cívica Radical, más allá que días previos hayan intentado mostrarse despegados de la figura de Daniel Molina, los que votaron apresuradamente y obedientes un proyecto que no se discutió en profundidad.

Utilizar el PUA, como base de discusión, es una falacia porque este Plan Urbano Ambiental sólo tiene pautas generales de lo que se debe realizar en la ciudad pero no proyectos concretos.

Por otra parte se permitió la intromisión, en los asuntos internos de Necochea, de una persona que nada tiene que ver con nuestra ciudad como José Luis Castorina (de Mar del Plata) presidente del Colegio de Arquitectos del Distrito IX.

Hay responsabilidades que por su importancia deben ser compartidas. Esto nos deja la sensación de que en algunos temas las mayorías no alcanzan, al menos para asegurarnos un futuro tranquilo.

Compartir noticia