lunes, septiembre 25, 2023

Opinión

Las economías de mercados emergentes son las más afectadas por un dólar más fuerte

Sharing is caring!

Por Rudolfs Bems y Racha Moussa

El fortalecimiento del dólar estadounidense el año pasado a un máximo de 20 años tuvo importantes implicaciones para la economía mundial. Examinamos estos efectos indirectos de la apreciación de la moneda en nuestro último Informe del sector externo.

Sobre la base de investigaciones recientes de Maurice Obstfeld y Haonan Zhou, encontramos que los efectos indirectos negativos de la apreciación del dólar estadounidense recaen de manera desproporcionada en las economías de mercados emergentes en comparación con las economías avanzadas más pequeñas.

En las economías de mercados emergentes, una apreciación del dólar estadounidense del 10 %, vinculada a las fuerzas del mercado financiero mundial, reduce la producción económica en un 1,9 % después de un año, y este lastre persiste durante dos años y medio. Por el contrario, los efectos negativos en las economías avanzadas son considerablemente más pequeños, alcanzan un máximo de 0,6 por ciento después de un trimestre y desaparecen en gran medida en un año.

En las economías de mercados emergentes, los efectos de la fortaleza del dólar se propagan a través de canales comerciales y financieros. Sus volúmenes de comercio real disminuyen más bruscamente, y las importaciones caen el doble que las exportaciones. Las economías de mercados emergentes también tienden a sufrir de manera desproporcionada en otras métricas clave: empeoramiento de la disponibilidad de crédito, disminución de las entradas de capital, política monetaria más estricta en el momento del impacto y mayores caídas en el mercado de valores.

Implicaciones para el sector externo

Además, las apreciaciones del dólar estadounidense impactan en la cuenta corriente, que capta el cambio en los saldos de ahorro-inversión de los países.

Como porcentaje del producto interno bruto, los saldos en cuenta corriente (ahorro menos inversión) aumentan tanto en las economías de mercados emergentes como en las economías avanzadas más pequeñas, debido a una tasa de inversión deprimida (no existe una respuesta sistemática clara para el ahorro). Sin embargo, el efecto es mayor y más persistente para las economías de mercados emergentes.

La depreciación del tipo de cambio y la política monetaria acomodaticia facilitan el ajuste del sector externo para las economías avanzadas. En las economías de mercados emergentes, el temor a dejar que el tipo de cambio fluctúe y la falta de acomodación de la política monetaria magnifican el aumento de la cuenta corriente.

Allí, el canal de compresión de ingresos, donde los ingresos más bajos conducen a una disminución en la compra de artículos importados, juega un papel relativamente más importante. El ajuste del sector externo en las economías de mercados emergentes se ve obstaculizado aún más por su mayor exposición al dólar estadounidense a través de la facturación comercial y la denominación de los pasivos.

Políticas

A las economías de mercados emergentes con expectativas de inflación más ancladas o regímenes de tipo de cambio más flexibles les va mejor.

Las expectativas de inflación más ancladas ayudan al permitir más libertad en la respuesta de la política monetaria. Después de una depreciación, un país puede aplicar una política monetaria más laxa si las expectativas están ancladas. El resultado es una disminución inicial menos profunda de la producción real. A su vez, las economías de mercados emergentes con regímenes cambiarios más flexibles tienden a disfrutar de una recuperación económica más rápida debido a una depreciación considerable inmediata del tipo de cambio.

Los regímenes de tipo de cambio flexible pueden ser respaldados y facilitados por el desarrollo del mercado financiero interno que ayuda a disminuir la sensibilidad de las condiciones de endeudamiento interno al tipo de cambio. Los compromisos sostenidos a más largo plazo para mejorar los marcos fiscal y monetario ayudan a anclar las expectativas de inflación. Esto incluye garantizar una combinación equilibrada de políticas fiscales y monetarias, mejorar la independencia del banco central y continuar fortaleciendo la eficacia de las comunicaciones.

Efectos globales

Los saldos globales en cuenta corriente se calculan como la suma de los saldos absolutos en cuenta corriente de todos los países. Es una métrica clave en el Informe del Sector Externo del FMI, ya que puede indicar el aumento de las vulnerabilidades financieras y el aumento de las tensiones comerciales.

Nuestra investigación muestra que una apreciación del 10 por ciento está asociada con una disminución en los saldos de cuenta corriente globales en un 0,4 por ciento del PIB mundial después de un año. La magnitud de la disminución es significativa desde el punto de vista económico, ya que los saldos globales promedio durante las últimas dos décadas fueron de alrededor del 3,5 por ciento del PIB mundial, con una desviación estándar del 0,7 por ciento.

La disminución de los saldos mundiales refleja una contracción generalizada del comercio en presencia de la fijación de precios de la moneda dominante , facilitada por la reducción de los saldos comerciales de las materias primas, dada la caída de los precios de las materias primas que históricamente ha acompañado a las apreciaciones del dólar estadounidense.

El estudio destaca la importancia de ir más allá de las características estándar a nivel de país y las políticas macroeconómicas. Las herramientas de políticas de precaución, como las redes de seguridad globales, son importantes para abordar los ciclos de los mercados financieros globales y sus efectos indirectos.

En las economías de mercados emergentes con graves fricciones financieras y vulnerabilidades de balance, las medidas macroprudenciales y de gestión de flujos de capital podrían ayudar a mitigar los efectos de contagio transfronterizos negativos.

FMI