martes, febrero 07, 2023

Opinión

Canjear deuda por compromisos climáticos

Sharing is caring!

Por Kristalina Georgieva , Marcos Chamon y Vimal Thakoor

Los países que son más vulnerables al cambio climático, y la pérdida asociada de biodiversidad natural, a menudo son los menos capaces de permitirse inversiones para fortalecer la resiliencia porque sus presupuestos están cargados de deuda. Dichos países enfrentan un alto riesgo de crisis fiscal, según muestra la investigación del personal técnico del FMI.

Los canjes de deuda por clima y de deuda por naturaleza buscan liberar recursos fiscales para que los gobiernos puedan mejorar la resiliencia sin desencadenar una crisis fiscal o sacrificar el gasto en otras prioridades de desarrollo. Los acreedores brindan alivio de la deuda a cambio del compromiso del gobierno de, por ejemplo, descarbonizar la economía, invertir en infraestructura resistente al clima o proteger los bosques o arrecifes biodiversos.

Estos instrumentos han existido en varias formas durante décadas, y más países los están considerando luego de acuerdos recientes en Barbados, Belice y Seychelles.

En los casos en los que no se habrían tomado medidas sin el canje, el arreglo ayuda a la acción climática o protege la naturaleza. Y en la medida en que la reducción de la deuda exceda los nuevos compromisos de gasto, los prestatarios obtienen alivio fiscal a través de los ahorros presupuestarios. También puede haber otros beneficios, como una mejora en la calificación crediticia soberana de un país, como fue el caso de Belice, lo que abarata el endeudamiento del gobierno.

Los intercambios podrían incluso generar ingresos adicionales para los países con una biodiversidad valiosa al permitirles cobrar a otros por protegerla y proporcionar un bien público mundial. Esto también se aplica a los sumideros de carbono, o entornos naturales que absorben el dióxido de carbono de la atmósfera y son una parte importante de la transición hacia una economía con menos emisiones de carbono.

gráfico1

En la mayoría de los casos, es más efectivo abordar la deuda y el clima o la naturaleza por separado.

Por ejemplo, una simple subvención condicionada por el clima tiende a ser más eficiente en el aspecto climático sin la complejidad adicional de una operación de canje de deuda.

Para los países con una deuda insostenible, un canje no puede restaurar la solvencia a menos que implique una parte suficientemente grande de la deuda de un país y un alivio sustancial, un caso extremo. Hasta ahora, ningún canje se ha acercado a lograr esto.

Por lo tanto, los canjes no son sustitutos de la reestructuración de la deuda cuando es necesario. En cambio, una reestructuración de base amplia (a través del Marco Común del Grupo de los Veinte , por ejemplo) restauraría mejor la solvencia. Luego podrían seguir medidas para apoyar la inversión climática o de conservación.

Dicho esto, las subvenciones y los préstamos en condiciones concesionarias de donantes bilaterales y bancos multilaterales de desarrollo son escasos en relación con la enorme necesidad de financiamiento para el clima y la naturaleza, en particular para los países de medianos ingresos que normalmente no califican para las subvenciones. Y la reestructuración a menudo no está disponible para los países hasta que sus deudas se vuelven insostenibles y pierden el acceso al mercado.

En estas circunstancias, puede que no sea factible tratar los problemas por separado. Entonces, los canjes pueden estar entre las pocas herramientas disponibles para ayudar tanto con la deuda como con los objetivos ambientales. Entonces, hay circunstancias en las que pueden complementar otros instrumentos de financiamiento climático.

Necesidad de aumentar las transacciones

Sin embargo, para que los swaps realmente tengan un impacto, la cantidad y el tamaño de las transacciones deben aumentar significativamente. Esto significa abordar las barreras a la escala y mejorar los términos financieros bajo los cuales se realizan los intercambios.

Hay varias formas de ayudar a los swaps a progresar desde productos de nicho, a menudo vinculados a pequeños proyectos que son costosos de estructurar y monitorear, hasta instrumentos más convencionales.

El personal técnico del FMI ha propuesto: estructurar acuerdos en torno a objetivos climáticos y ambientales amplios, como descarbonizar la industria energética, invertir en adaptación o proteger la naturaleza; alejarse de los proyectos personalizados y apoyar el gasto presupuestario en el clima en países con una sólida gestión financiera pública y credibilidad política; y vincular los intercambios a métricas fáciles de monitorear, como las emisiones de carbono, la deforestación o la explotación de los océanos.

Además, el espacio fiscal que crean los swaps podría incrementarse mejorando los términos de la transacción de tres maneras:

  • Incluya la mayor parte posible de la deuda de un país. Esto requiere más financiamiento y, con este fin, se podría alentar a más terceros, como gobiernos, fundaciones y organizaciones de la sociedad civil, a comprar deuda en los mercados secundarios y utilizarla para canjes climáticos o de naturaleza.
  • Recompra de deuda al precio más bajo posible, a través de transacciones de mercado secundario cuidadosamente diseñadas que minimicen el aumento en el precio a medida que se recompra la deuda, o a través de incentivos para los acreedores, como permitirles comerciar con créditos de carbono que surjan de la transacción.
  • Minimizar el costo de financiar la recompra de deuda. Al igual que en las transacciones anteriores, los donantes podrían ofrecer garantías parciales que reduzcan el riesgo para los inversores y reduzcan el gasto.

Si bien es necesario involucrar a otras instituciones con experiencia relevante y aumentar los participantes del mercado capaces de organizar estas transacciones complejas, el FMI puede desempeñar un importante papel de apoyo. A través de consultas anuales del Artículo IV, arreglos financieros y desarrollo de capacidades, el Fondo puede ayudar a los países a desarrollar marcos macroeconómicos y presupuestarios para integrar el impacto y así apoyar el uso de swaps. Nuestro análisis de sostenibilidad de la deuda ahora incluye el impacto de los desastres naturales y el cambio climático.

Nuestro nuevo Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad podría respaldar reformas de políticas relacionadas con el clima que mejoren la resiliencia con financiamiento asequible a largo plazo. Los recursos podrían potencialmente usarse para recomprar deuda costosa en los casos en que esto reduzca significativamente la carga del servicio de la deuda. El Fideicomiso también tiene como objetivo catalizar financiamiento oficial y privado adicional.

Las reformas en el contexto de los programas respaldados por el Fondo podrían permitir a las autoridades de los países señalar sus ambiciones políticas y posiblemente alentar a las partes interesadas en los canjes. Las vías prometedoras incluyen las reformas del sector energético o la ecologización de la gestión de las finanzas públicas.

En resumen, los swaps pueden desempeñar un papel en algunas circunstancias. Es poco probable que proporcionen una solución universal para los países que luchan contra la deuda o se enfrentan al cambio climático o la pérdida de la naturaleza. Y no deberían hacerse a expensas del alivio de la deuda tradicional o de la financiación en condiciones favorables. Sin embargo, pueden ampliarse para complementar los instrumentos existentes y fortalecer la resiliencia en los países que se encuentran en la primera línea del cambio climático y la pérdida de biodiversidad natural en un momento en que el financiamiento es escaso.