viernes, agosto 19, 2022

Locales, Política

NECOCHEA: Escándalo en el radicalismo

Sharing is caring!

Un plenario caldeado se vivió en el Comité Emiliano Abásolo, sede local de la Unión Cívica Radical, en el que hubo pases de factura por parte de los diferentes espacios que integran la UCR local, por hechos de violencia de género anteriores a la elección, y por la derrota electoral de la lista encabezada por Gonzalo Diez y su padrino político, el presidente de la UCR local Alberto Esnaola hace dos semanas.

En el plenario se intentó mitigar la derrota fruto del sectarismo personalista, del ya cuatro veces perdedor de elecciones locales, Gonzalo Diez, diciendo que en realidad habían ganado. Haciendo sonar sus palabras muy parecidas a las de la candidata kirchnerista del frente de todos Victoria Tolosa Paz, cuando dijo luego de la elección general que habían perdido, ganando.

El tono se elevó cuando desde la conducción del comité de la UCR, el plenarista Mario Ferrari tuvo la osadía de manifestar explícitamente su rechazo a miembros de la comunidad LGBTIQ que forman parte de las filas del centenario partido, como es el caso del presidente de la Juventud Radical y otros militantes, miembros de este colectivo.

Al ser increpados por la juventud y miembros de otros sectores del partido, por sus comentarios violentos y discriminatorios, quién pronunció el discurso de odio, intentó trenzarse a golpes de puño con quienes le pidieron que se rectificara.

El escandaloso hecho se suma a una larga lista de hechos de violencia, patoterismo y discriminación que sufre la UCR local desde la llegada de Esnaola a la conducción. Durante el encuentro, el propio presidente Esnaola se negó a tratar la renuncia de la ex vicepresidenta Majo Cabretón, quien renunció luego de denunciar hechos de misoginia por parte de Esnaola. No aceptó la renuncia aduciendo que en realidad nunca había llegado a asumir.

Al finalizar el plenario, el saldo de la reunión es el de la presentación de un documento en el que se solicita la renuncia de Esnaola, y además un pedido de tribunal de conducta al miembro del plenario que pretende expulsar del partido a los y las militantes radicales que integran el colectivo LGBTIQ.

La concejal Maizzani Haro, quien finaliza su mandato en estos días, repudió estos hechos de violencia en sus redes sociales, y aboga por que no se confunda a la UCR con violentos e intolerantes que nada tiene que ver con los valores de libertad, igualdad, equidad y justicia que encarna el centenario partido.

FUENTE: Necochea digital