Ecología

Un billón de dólares para clima en países pobres

Sharing is caring!

Para combatir la crisis climática «hace falta un billón de dólares al año en inversiones en los países en vías de desarrollo», dijo hoy en la cumbre climática de Glasgow (COP26) el enviado de la ONU para las Finanzas y el Clima, Mark Carney.

«Es necesario que los proyectos internacionales estén alineados con los proyectos nacionales», agregó Carney, y para ello hacen falta «nuevas estructuras de financiación mixta, plataformas para reunir lo público y lo privado».

La COP26 de Glasgow «traza una línea» sobre las finanzas para el clima, porque signa la toma de conciencia de que «las financiaciones de los gobiernos deben servir de multiplicador de las financiaciones privadas», agregó Carney, exgobernador del Banco de Inglaterra.

«En París en 2015 no había conciencia en el sistema financiero de la necesidad de actuar sobre el clima -dijo Carney-. El objetivo de la COP26 de Glasgow es hacer de modo que todas las decisiones financieras en el mundo tengan detrás el clima. Las inversiones verdes pueden llevar a un aumento del PIB global del 2%».

Según Carney, para las finanzas sobre el clima «hace falta un enfoque radicalmente nuevo. Hacen falta estructuras de finanzas mixtas, plataformas para reunir los fondos públicos y privados. Estas iniciativas pueden dar confianza para invertir».

«La finanza no es el espejo donde el mundo ve que no hace nada, sino una ventana para ver el futuro. Con GFan tenemos el dinero para la transición. Nuestro papel es planificarla», concluyó el enviado de la ONU.

Mientras tanto el Reino Unido, país anfitrión de la COP26, anunció su ambición de descarbonizar las finanzas británicas, reforzando las exigencias sobre el sector de ahora a 2023. El objetivo es lograr la neutralidad de carbono para 2050.

Londres prevé pedir a las instituciones financieras británicas y las compañías que cotizan en Bolsa que «publiquen planes de transición» detallados y fijará nuevos estándares de evaluación.

De este modo la City londinense sería «el primer centro financiero del mundo en respetar la neutralidad de carbono», según el Tesoro británico. Pero no hay demasiada coincidencia sobre la veracidad de la afirmación.

«Lejos de ser el centro mundial de las finanzas verdes», la City es «un motor principal de la crisis climática», reaccionó la ONG 350.org. (ANSA).