Internacionales

Londres planea una tercera dosis

Sharing is caring!

La aplicación de una tercera dosis de la vacuna contra el Covid-19, comenzando por los ancianos y personas vulnerables, además del mantenimiento de algunas precauciones son las líneas principales del plan de contención del virus del gobierno británico, de cara al invierno (boreal).

Medios locales informaron hoy que este plan, que por el momento no incluye la imposición de un confinamiento generalizado, será anunciado por el premier británico, Boris Johnson, en las próximas horas, tras las últimas consultas que realizará el martes con expertos médicos y científicos. Las fuentes indicaron que tanto Johnson como sus ministros por ahora están en contra de un nuevo confinamiento nacional.

Solo en casos límite, es decir, si se diera un nuevo aumento invernal de contagios, se volvería a imponer el uso de mascarillas en lugares públicos como una obligación (en Inglaterra ya no es obligatorio en ninguna parte desde el 19 de julio sino solo «recomendado» en transportes públicos o en espacios cerrados donde hay demasiada gente) y a reactivar la indicación generalizada del trabajo a distancia.

Por otro lado, todavía queda por aclarar la hipótesis de una posible flexibilización de las restricciones residuales de viaje: en particular sobre la cuarentena domiciliaria preventiva, que según una investigación periodística no habría sido respetada en los últimos meses por unas 300.000 personas.

También se espera que el primer ministro haga un anuncio formal sobre el inicio de la administración de la tercera vacuna, aunque paulatina e inicialmente limitada a los mayores de 50 años.

En tanto, sigue en suspenso la inclusión en el plan de inmunización de los niños de entre 12 y 15 años (por el momento, se aplican vacunas a partir de los 16), debido a las advertencias sobre la relación riesgo/beneficio en este grupo etario expresadas por los especialistas del British Joint Committee on Vaccination (JCVI), a pesar de las presiones gubernamentales relacionadas con la reapertura de las escuelas.

Al parecer, el gobierno se prepara para revocar la opinión del JCVI el martes, cuando tenga los datos de los jefes médicos de las cuatro naciones del Reino Unido, más favorable que la del organismo.

Hasta el momento, el Reino Unido vacunó completamente al 81% de toda su población mayor de 16 años y al 90% con una dosis; cifras que llevaron al gobierno a renunciar por ahora a la idea de introducir la obligación del «Green Pass», aunque solo sea para el acceso a discotecas, conciertos o eventos deportivos masivos.

Sin embargo, los nuevos casos alimentados a diario por la variante Delta siguen siendo bastante numerosos en la isla, aunque en los últimos dos días descendieron por debajo de los 30.000, con un impacto en las hospitalizaciones y sobre todo en las muertes mucho menor que en las oleadas anteriores de la pandemia.

En tanto, una estimación realizada por la BBC relevó la sospecha de que alrededor de 300 mil personas, en los últimos meses, habrían eludido la disposición de autoaislamiento fiduciario en casa al llegar de viajes desde países extranjeros, en gran parte confiada a la buena fe de cada uno.

Por otra parte, el gobierno decidió renunciar al suministro de la vacuna que está desarrollando el laboratorio francés Valneva, que aún no fue aprobada por la agencia farmacéutica británica ni la europea, según informó la empresa en un comunicado.

La BBC reportó hoy que Londres informó de violaciones contractuales, que la empresa niega «enérgicamente».
Londres había reservado previamente 100 millones de dosis de Valneva (60 millones de pedidos anticipados en 2020, 40 en febrero de 2021) que deberían haberse entregado una vez que el suero fuera aprobado.

En parte ya está en producción en una de las plantas extranjeras de la empresa con sede en Escocia, según el laboratorio.

El ministerio de salud evitó comentarios por ahora, pero fuentes del gobierno británico aseguraron que la renuncia a la dosis de Valneva no tendrá ningún impacto en la campaña de vacunación del Reino Unido. Incluso con la perspectiva de administrar un tercer refuerzo en los próximos meses.

Actualmente, el país cuenta con un total de dosis recibidas o reservadas -incluidas las vacunas ya aprobadas y otras en espera de evaluación por parte de las autoridades de control-, sobreabundante con respecto a las necesidades actuales: 135 millones de Pfizer, 100 millones de AstraZeneca, 60 millones Novavax, 60 millones de Glaxo /Sanofi, 50 millones de CureVac, 20 millones de Janssen y 17 millones de Moderna. (ANSA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *