Deportes

Juegos Olímpicos de Japón

Sharing is caring!

EPA/KIMIMASA MAYAMA

El gobierno japonés evalúa permitir hasta un máximo de 10 mil espectadores en cada escenario que albergue los Juegos Olímpicos de Tokio una vez que se levante el actual estado de emergencia sanitaria que rige en el país en tiempos de pandemia.

La idea es que la medida quede sin vigencia también durante los Juegos, que se pondrán en marcha dentro de 37 días, según anticipó hoy el ministro a cargo de gestionar dicha emergencia sanitaria, Yasutoshi Nishimura.

Durante una conferencia de prensa virtual, el funcionario adelantó que ese procedimiento será aplicado entre julio y agosto.

Actualmente y hasta fin de este mes, las autoridades permiten hasta un máximo de 5 mil espectadores en cada evento deportivo, siempre y cuando esa cifra no supere el 50 por ciento de la capacidad de las instalaciones.

En base a este razonamiento, en la ceremonia inaugural que se celebrará el 23 de julio en el Estadio Olímpico de Tokio serían permitidos hasta un máximo de 34 mil espectadores, pues el escenario tiene capacidad para 68 mil personas.

Pese a la ilusión que generó el anuncio, un comité de médicos advirtió sobre la necesidad de que el estado de emergencia sanitaria pueda llegar a extenderse durante los Juegos para evitar contagios masivos aún cuando la cepa Delta no tuviese un impacto significativo en el número de casos.

Según los expertos del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Tohoku, el ingreso de espectadores a los estadios elevaría los contagios hasta al menos 10 mil debido a la circulación de personas hacia y en la capital.

El estado de emergencia sanitaria rige actualmente en diez prefecturas japonesas, incluidas Tokio y Osaka, hasta el 20 de junio y contempla restricciones que prevén el cierre anticipado de las actividades comerciales y la prohibición de expender bebidas alcohólicas después de las 20 locales.

Japón registra cifras claramente inferiores desde el inicio de la pandemia a las de muchos países occidentales y cerca de 14.000 decesos como consecuencia del Covid-19.

El proceso de vacunación de la población se inició con bastante retraso al punto que a la fecha apenas el 5 por ciento de la población recibió las dos dosis de la vacuna. (ANSA).