Nacionales, Regionales, Salud

TANDIL: Al borde del colapso sanitario

Sharing is caring!

Miguel Lunghi.

En ese distrito apenas quedan cuatro camas de cuidados intensivos. La cantidad de vacunas aplicadas en la provincia llega a 63.275.

El intendente de Tandil, Miguel Lunghi, advirtió que su distrito está al borde del colapso. Según explicó, ya no quedan cambas en el Hospital Santamarina, y solo quedan cuatro en los otros dos hospitales de esa ciudad del centro de la provincia.

Lunghi hizo declaraciones en su distrito luego de una reunión virtual con Axel Kicillof. El intendente cumplió con el pedido del Gobernador: salir a advertir las consecuencias del rebrote de contagios de covid que se disparó en los últimos días.

Pero el radical fue más allá y mostró su preocupación por los contagios cuando los turistas que están en las «abarrotadas» playas bonaerenses retornen a los distritos. «El rebrote va a seguir con todos los que vuelvan de la playa», advirtió.

Buenos Aires registró un total de 4.859 contagios este miércoles y llega a un total de 735.402 personas que contrajeron el virus. En tanto, la cantidad de personas vacunadas con la vacuna rusa, a 16 días de inicio de la campaña, llega a 63.275 personas.

Lunghi explicó que no es posible seguir sumando lugares porque no hay recurso humano para atender a los pacientes. «No hay terapistas en el país y el respirador no se maneja solo», dijo e indicó que en Tandil son ocho los especialista que pueden hacerlo.

Tandil tuvo 7.861 casos de coronavirus y 127 personas fallecidas desde la llegada de la enfermedad al país, según datos del Ministerio de Salud bonaerense, y ya vacunó a 440 personas. Actualmente se encuentra en la Fase 4 de distanciamiento social, por lo que a partir de esta semana rigen la limitación de actividades entre la 1 y las 6 de la mañana.

El jefe comunal mantuvo más de un entredicho con el Gobierno provincial por la gestión de la pandemia, y se negó a seguir el sistema de fases administradas ideado por la gestión de Axel Kicillof, reemplazándolo por un «semáforo sanitario» que cambiaba según los casos. Esto le valió la exclusión del municipio del fondo provincial destinado a sostener actividades culturales, pero finalmente hubo un acuerdo que descomprimió la tensión.

FUENTE: LPO