Sharing is caring!

Por Jonathan D. Ostry

La región de Asia y el Pacífico se está recuperando de la peor recesión que se recuerde.

Nuestras últimas Perspectivas Económicas Regionales muestran que se inició una recuperación en el tercer trimestre, pero no todos los motores de crecimiento están funcionando con el mismo poder en todos los países, lo que lleva a una recuperación a varias velocidades .

Como reflejo de resultados peores de lo esperado en el segundo trimestre en algunos países, el pronóstico del FMI para la región se ha rebajado a -2,2 por ciento en 2020, el peor resultado para esta región que se recuerde.

La economía de la India experimentó una contracción mucho más pronunciada de lo esperado en el segundo trimestre —24 por ciento interanual— y se espera que se recupere lentamente en los próximos trimestres.

China, que sufrió el golpe de la pandemia antes que otros países, ha experimentado una fuerte recuperación después del cierre del primer trimestre, y el crecimiento se ha revisado al alza al 1,9 por ciento este año, una rara cifra positiva en un mar de negativos.

Se espera que las economías avanzadas (Australia, Corea, Japón y Nueva Zelanda), aunque todavía estén en recesión, obtengan resultados algo mejores de lo esperado en 2020, lo que refleja un repunte más rápido de la actividad tras una salida anterior de los bloqueos.

Recuperación extendida

La buena noticia es que esperamos que la región crezca un 6,9 por ciento en 2021. Pero incluso con este impulso, la producción será menor a fines de 2021 que nuestra proyección prepandémica.

Las cicatrices serán profundas: con la disminución de la participación en la fuerza laboral y la poca confianza que empaña la inversión privada, la producción potencial a mediados de la década podría ser un 5 por ciento más baja que antes de la pandemia.

gráfico 1

Lecciones y desafíos

La región de Asia y el Pacífico entró primero en esta crisis y muchas de sus economías también están saliendo de ella. ¿Qué lecciones puede aprender el mundo de esta experiencia?

Primero, una respuesta de salud pública temprana , cuando las tasas de infección aún eran bajas, fue un trampolín esencial para aplanar la curva del virus.

En segundo lugar, relajar las medidas de contención solo después de que se haya suprimido el virus, y con políticas apropiadas posteriores al cierre (como pruebas y rastreo de contactos), se asocia con mejores resultados económicos.

En ambos aspectos, Asia ha tenido un buen desempeño en comparación con otras regiones, probablemente debido a su experiencia en pandemias anteriores.

En tercer lugar, el apoyo fiscal también ha sido fundamental para reducir los costos económicos y apuntalar la recuperación. Aquí Asia ha hecho suya con un importante estímulo político.

gráfico 2

Riesgos futuros

Las perspectivas de una recuperación impulsada por el comercio mundial parecen débiles , debido al débil crecimiento mundial, las fronteras cerradas y las tensiones enconadas en torno al comercio, la tecnología y la seguridad, a pesar del impulso de la recuperación de China para la región.

La diversificación de las economías de Asia lejos de la dependencia excesiva de las exportaciones es un trabajo en progreso: una reorientación fundamental hacia la demanda interna llevará tiempo y presenta un desafío excepcionalmente difícil para las economías más pequeñas (como las islas del Pacífico) y, en general, las que dependen del turismo. .

La creciente desigualdad es la antítesis de una recuperación inclusiva sostenible . Es probable que la desigualdad de ingresos y riqueza, que ya estaba aumentando antes de la pandemia, siga aumentando a menos que se adopten medidas políticas decisivas.

Los indicadores del mercado laboral de Asia ya se han deteriorado más que durante la crisis financiera mundial, especialmente para las mujeres y los trabajadores más jóvenes.

Además de eso, las políticas redistributivas en Asia son limitadas y el sector informal es grande, lo que dificulta llegar y apoyar a los más vulnerables.

El alto nivel de endeudamiento hace que la región sea vulnerable a las turbulencias financieras.

Si bien las salidas de capital de cartera sin precedentes observadas al comienzo de la pandemia se han estabilizado, gracias a las medidas de política monetaria en las economías avanzadas, las salidas netas siguen siendo grandes en comparación con los niveles prepandémicos.

Un nuevo brote de condiciones financieras globales más estrictas podría empeorar los riesgos crediticios y la estabilidad financiera, agravar los débiles balances de los sectores público y privado y potencialmente empujar a los países vulnerables a una crisis de deuda.

El camino hacia un crecimiento verde fuerte e inclusivo

La crisis de salud está lejos de terminar. Por lo tanto, el primer trabajo de los formuladores de políticas es mantener políticas de salud sólidas hasta que la pandemia haya disminuido.

Las pruebas oportunas, la localización eficaz de contactos, el aumento de la capacidad hospitalaria y la mejora de los sistemas de salud siguen siendo prioridades, especialmente para los mercados emergentes y los países de bajos ingresos de la región.

Los países deben planificar ahora para asegurar y distribuir rápidamente los suministros de vacunas cuando estén disponibles, con apoyo multilateral según sea necesario.

Más allá de la respuesta sanitaria, se necesita un arsenal completo de políticas económicas para impulsar el futuro de Asia.

Primero, el apoyo fiscal y monetario no debe retirarse prematuramente, es decir, antes de que la recuperación gane impulso.

En segundo lugar, los países deben redoblar esfuerzos para proteger a sus ciudadanos más vulnerables de las consecuencias de crisis’ a través de una mejor orientación de apoyo fiscal, especialmente a los jóvenes y las mujeres, que han tomado la mayor hi t. 

Esto es esencial, porque el espacio fiscal es escaso o está disminuyendo rápidamente en todas partes y la desigualdad aguda aún podría generar disturbios sociales si los que están en la base pierden la esperanza de que se avecinan tiempos mejores.

En tercer lugar, la vigilancia frente a los riesgos crediticios emergentes en las empresas y los hogares sigue siendo esencial, dados los posibles impactos en las instituciones financieras, especialmente si el crecimiento es más lento de lo esperado.

Los altos niveles de deuda son una vulnerabilidad clave en la región, especialmente dada la débil situación financiera de muchas empresas antes de la crisis.

También es importante abordar la deuda pública insostenible de manera proactiva , ya que el mensaje claro de la historia es que los retrasos son muy costosos .

En cuarto lugar, para permitir el cambio estructural, las políticas económicas deben centrarse en el mundo del mañana, no en el ayer.

Esto significa facilitar la reestructuración empresarial y la reasignación de recursos, incluso a sectores que allanarán el camino para un crecimiento verde inclusivo más sólido a mediano plazo.

El mensaje es claro: la región tiene los medios para crear un futuro mejor para sus ciudadanos.

Con las políticas adecuadas y el apoyo internacional cuando sea necesario, los motores de Asia pueden volver a trabajar juntos e impulsar a la región hacia el futuro.

El FMI está listo para apoyar a las economías de Asia y el Pacífico, con financiamiento, asesoramiento sobre políticas y desarrollo de capacidades adaptados a las diversas necesidades de la región.