Sharing is caring!

Por Francesco Grigoli y Damiano Sandri

Una lección perdurable de la pandemia de COVID-19 es que cualquier recuperación económica duradera dependerá de la resolución de la crisis de salud.

Nuestra investigación en la última edición de Perspectivas de la economía mundial muestra que los bloqueos gubernamentales, si bien lograron su objetivo previsto de reducir las infecciones, contribuyeron considerablemente a la recesión y tuvieron efectos desproporcionados en los grupos vulnerables, como las mujeres y los jóvenes.

Pero la recesión también fue impulsada en gran medida por personas que se abstuvieron voluntariamente de interacciones sociales porque temían contraer el virus.

Por lo tanto, es poco probable que el levantamiento de los bloqueos genere un impulso económico decisivo y sostenido si las infecciones aún son elevadas, ya que es probable que persista el distanciamiento social voluntario.

Sin embargo, el análisis encuentra que se puede lograr un equilibrio en la protección de la salud pública al tiempo que se evita un declive económico prolongado.

Los bloqueos imponen costos a corto plazo, pero pueden conducir a una recuperación económica más rápida, ya que reducen las infecciones y, por lo tanto, el grado de distanciamiento social voluntario.

El examen de los efectos a mediano plazo de los bloqueos, así como la solidez de nuestros hallazgos, es un área importante para la investigación futura a medida que la pandemia evolucione y haya más datos disponibles.

La crisis económica y sanitaria a través de la lente de los datos en tiempo real

Analizamos los efectos económicos de los bloqueos y el distanciamiento social voluntario utilizando dos proxies de alta frecuencia para la actividad económica: datos de movilidad de Google y ofertas de trabajo publicadas en el sitio web Indeed.

Como se ilustra en el gráfico superior a continuación, en toda la muestra de 128 países utilizada en el análisis, los bloqueos y el distanciamiento social voluntario contribuyeron igualmente a la caída de la movilidad durante los primeros 3 meses de la epidemia de un país.

La contribución del distanciamiento social voluntario fue mayor en las economías avanzadas, donde las personas pueden trabajar desde casa más fácilmente o incluso pueden permitirse dejar de trabajar gracias a los ahorros personales y las prestaciones de la seguridad social.

Por el contrario, las personas en países de bajos ingresos a menudo no pueden optar por el distanciamiento social voluntario porque no tienen los medios económicos para hacer frente a una pérdida temporal de ingresos.

El análisis de los datos sobre ofertas de empleo proporciona información similar y muestra que tanto los bloqueos como el distanciamiento social voluntario contribuyeron sustancialmente a la caída de la demanda laboral.

La gran contribución del distanciamiento social voluntario en la reducción de la movilidad y los puestos de trabajo debería advertir a los legisladores contra el levantamiento de los bloqueos cuando las infecciones aún son elevadas con la esperanza de reactivar la actividad económica.

Abordar los riesgos para la salud parece ser una condición previa para permitir una recuperación económica sólida y sostenida.

En este sentido, el análisis revela que los bloqueos pueden reducir sustancialmente las infecciones.

Los efectos son particularmente fuertes si los bloqueos se adoptan temprano en la epidemia de un país.

El gráfico inferior a continuación muestra que los países que adoptaron bloqueos cuando los casos de COVID-19 aún eran bajos experimentaron resultados epidemiológicos mucho mejores en comparación con los países que intervinieron cuando los casos ya eran altos.

El capítulo también documenta que los bloqueos deben ser lo suficientemente estrictos para frenar las infecciones, lo que sugiere que los bloqueos estrictos y de corta duración podrían ser preferibles a las medidas leves y prolongadas.

gráfico 1

La efectividad de los bloqueos para reducir las infecciones, junto con el hallazgo de que las infecciones pueden dañar considerablemente la actividad económica debido al distanciamiento social voluntario, exige reconsiderar la narrativa predominante sobre los bloqueos que implican un compromiso entre salvar vidas y apoyar la economía.

Esta caracterización de vidas versus medios de subsistencia ignora que las medidas de bloqueo efectivas tomadas temprano durante una epidemia pueden conducir a una recuperación económica más rápida al contener el virus y reducir el distanciamiento social voluntario.

Estas ganancias a mediano plazo pueden compensar los costos a corto plazo de los bloqueos, y posiblemente incluso generen efectos generales positivos en la economía. Se justifica más investigación sobre este importante aspecto a medida que evoluciona la crisis y se dispone de más datos.

El impacto de los encierros en grupos vulnerables

El capítulo también contribuye a la creciente evidencia de que la crisis está teniendo efectos desproporcionados en los grupos más vulnerables.

Los datos de movilidad proporcionados por la empresa de telecomunicaciones Vodafone para Italia, Portugal y España muestran que los pedidos a domicilio y los cierres de escuelas asociados provocaron una caída mayor en la movilidad de las mujeres en comparación con los hombres.

Este efecto se debe en gran parte a la carga desproporcionada que enfrentan las mujeres en el cuidado de los niños, lo que puede impedirles ir a trabajar, poniendo en peligro sus oportunidades laborales.

Los datos de Vodafone también revelan que los bloqueos tienden a tener un impacto más fuerte en la movilidad de los jóvenes.

El gráfico inferior a continuación muestra que las órdenes de quedarse en casa llevaron a una disminución más pronunciada en la movilidad de las personas de 18 a 24 y de 25 a 44 que tienden a tener hijos más pequeños que cuidar cuando las escuelas están cerradas y a menudo tienen contratos de trabajo temporales que tienen más probabilidades de terminar durante una crisis.

El mayor impacto en estas poblaciones amenaza con aumentar la desigualdad intergeneracional.

gráfico 2

Por lo tanto, se necesita una intervención política específica, como el fortalecimiento de las prestaciones por desempleo y el apoyo a las licencias pagadas para los padres, para proteger a las personas más vulnerables y garantizar que la crisis no conduzca a un aumento duradero de la desigualdad.