Sharing is caring!

Por Robert Gregory, Huidan Lin y Martin Mühleisen

Ante la incertidumbre sin precedentes y el severo impacto económico provocado por COVID-19, el Fondo continúa adaptando sus préstamos. Al mismo tiempo, su objetivo es garantizar objetivos realistas, mantener la credibilidad de los programas y fomentar la apropiación nacional.

Hasta la fecha, el Fondo ha proporcionado asistencia financiera, principalmente a través de préstamos de emergencia y herramientas de préstamos preventivos, a unos 80 países.

Además, más de 30 países han expresado interés en programas respaldados por el Fondo para reconstruir las redes de seguridad financiera y hacer frente a las secuelas inmediatas de la pandemia.

Para ayudar a los miembros a hacer frente a esta pandemia única en un siglo, los programas de préstamos del FMI se están adaptando, mediante la innovación y una mayor flexibilidad, a medida que los países pasan de la fase de contención inicial a la estabilización y, finalmente, a la recuperación.

gráfico

Enfoque a corto plazo: estabilización macroeconómica

Los programas respaldados por el FMI a corto plazo se centran principalmente en estabilizar la economía.

Esto incluye el establecimiento de prioridades de gasto (por ejemplo, en salud y otros gastos sociales, así como apoyo a la liquidez y los ingresos de las empresas y hogares más afectados).

La política monetaria debe ser lo más acomodaticia posible, teniendo en cuenta los riesgos de inflación, y la política del sector financiero debe tratar de evitar una contracción crediticia mientras se mantienen balances sólidos.

Sin embargo, las políticas convencionales por sí solas pueden no ser suficientes.

En algunas circunstancias, se pueden considerar medidas adicionales.

Por ejemplo, la flexibilidad incorporada en el marco regulatorio existente podría aprovecharse al máximo y podría haber más espacio para utilizar políticas monetarias no convencionales.

Sin embargo, algunas otras medidas, como el financiamiento del presupuesto monetario, pueden socavar los logros obtenidos con tanto esfuerzo en la formulación de políticas y el desarrollo institucional, establecer precedentes perjudiciales y serían difíciles de deshacer.

Durante la crisis actual, el seguimiento del programa del Fondo (incluido el financiamiento de emergencia) se ha centrado más en la calidad y la gobernanza de las medidas de gasto , en lugar de en condiciones específicas y mensurables, por ejemplo, en los préstamos del gobierno central, que tradicionalmente están vinculados a los préstamos del FMI. .

La razón de esto es simple. La incertidumbre sin precedentes provocada por la pandemia significa que se ha vuelto más difícil planificar las políticas económicas y los objetivos corren el riesgo de volverse obsoletos rápidamente.

Es probable que esta tendencia continúe mientras dure la pandemia hasta que se pueda establecer una opinión más firme sobre las perspectivas económicas y las condiciones de financiación.

Mientras tanto, a pesar de una evaluación más holística de las políticas, los países deberán demostrar que los recursos del Fondo se están utilizando adecuadamente .

Lidiando con la incertidumbre

Al mismo tiempo, las autoridades de los países deberán seguir siendo ágiles para reaccionar a las crisis económicas y abordar los riesgos futuros.

Esto valora las discusiones regulares entre las autoridades del país y el personal del Fondo sobre escenarios adversos y respuestas políticas adecuadas tanto en casos de programas como de vigilancia.

Con el aumento de los niveles de deuda, es probable que más países sean vulnerables al sobreendeudamiento.

Cuando la sostenibilidad de la deuda de un país no está clara, extender el vencimiento de los pasivos gubernamentales puede ser útil para determinar el curso de acción futuro hasta que haya más claridad sobre la necesidad y el alcance de un posible tratamiento de la deuda más adelante.

Esto implica costos, como rebajas de calificación y posiblemente la declaración de un evento crediticio, pero, al final, los inversionistas pueden beneficiarse al resolver los problemas subyacentes que llevaron a la pérdida de acceso al mercado.

Al liberar recursos críticos y reducir la presión sobre las reservas de divisas, las extensiones de vencimiento también pueden ayudar a reducir la necesidad de austeridad y ajuste monetario que pueden agravar el dolor económico.

Por último, es posible que muchos países puedan gestionar la pandemia y sus consecuencias económicas sin la financiación del Fondo, pero es posible que deseen buscar un seguro contra las crisis imprevistas.

Para ellos, las herramientas de préstamos preventivos del Fondo son una opción atractiva que puede facilitar el acceso al mercado a costos más bajos.

Estos se pueden deshacer gradualmente a medida que mejoren las condiciones, por ejemplo, los países con líneas de crédito flexibles podrían hacer la transición a líneas de liquidez a corto plazo .

Apoyar el ajuste estructural a una «nueva normalidad»

A medida que disminuya la incertidumbre, los préstamos del Fondo cambiarán progresivamente, lo que refleja la necesidad de ayudar a los países a restablecer el espacio político y reducir las vulnerabilidades de la deuda.

Para la mayoría de los países, la economía pospandémica será diferente a la que existía antes.

A medida que la recuperación se afianza y los efectos de la crisis se vuelven más claros, los programas del Fondo deberán cambiar el enfoque hacia reformas que mejoren el crecimiento, para ayudar a los miembros a lograr recuperaciones sólidas y sostenibles de la crisis.

Por ejemplo, las reformas para permitir que los empleados ingresen y salgan de sus trabajos con facilidad son menos críticas para contener el virus y estabilizar la economía, pero pueden ser importantes para adaptarse a una nueva normalidad, ya que las economías podrían estar experimentando un cambio estructural significativo, haciendo frente a las tecnologías digitales y los efectos del cambio climático.

Como resultado, el FMI continuará su colaboración con otras instituciones financieras internacionales para implementar políticas estructurales.

Estos incluyen salud, gestión de la deuda y protección social, una mejor gobernanza en los préstamos, así como pasos para mejorar la resiliencia a los riesgos futuros de salud y clima.

Esta crisis ha puesto a prueba la resistencia y la agilidad de los gobiernos y los bancos centrales al extremo.

El FMI está comprometido, junto con sus organizaciones asociadas, a igualar estos esfuerzos a nivel internacional.

El despliegue eficiente de las herramientas crediticias del Fondo seguirá desempeñando un papel integral a este respecto.