Internacionales

Inclusión financiera digital en los tiempos de Covid

Sharing is caring!

Por Ulric Eriksson von Allmen, Purva Khera, Sumiko Ogawa y Ratna Sahay

La pandemia de COVID-19 podría ser un cambio de juego para los servicios financieros digitales.

Los hogares de bajos ingresos y las pequeñas empresas pueden beneficiarse enormemente de los avances en dinero móvil, servicios fintech y banca en línea.

La inclusión financiera como resultado de los servicios financieros digitales también puede impulsar el crecimiento económico.

Si bien la pandemia aumentará el uso de estos servicios, también ha planteado desafíos para el crecimiento de los actores más pequeños de la industria y ha resaltado el acceso desigual a la infraestructura digital.

Será necesario tomar varias medidas para garantizar la máxima inclusión en el futuro.

Muchos países (por ejemplo, Liberia, Ghana, Kenia, Kuwait, Myanmar, Paraguay y Portugal) están apoyando este cambio con medidas como reducir las tarifas y aumentar los límites en las transacciones de dinero móvil.

África y Asia lideran el camino

En un nuevo estudio, presentamos un índice de inclusión financiera digital que mide el progreso en 52 mercados emergentes y economías en desarrollo.

Descubrimos que la digitalización aumentó la inclusión financiera entre 2014 y 2017, incluso cuando la inclusión financiera a través de los servicios bancarios tradicionales estaba disminuyendo.

Es probable que esto haya progresado más desde entonces.

África y Asia lideran la inclusión financiera digital, pero con una variación significativa entre países.

En África, Ghana, Kenia y Uganda son favoritos. En comparación, Oriente Medio y América Latina tienden a utilizar los servicios financieros digitales de manera más moderada.

En algunos países, como Chile y Panamá, esto probablemente refleja un nivel relativamente más alto de penetración bancaria.

En la mayoría de los países, los servicios de pagos digitales están evolucionando hacia préstamos digitales, ya que las empresas acumulan datos de los usuarios y desarrollan nuevas formas de usarlos para el análisis de solvencia crediticia.

Los préstamos del mercado, que utilizan plataformas digitales para conectar directamente a los prestamistas con los prestatarios, duplicaron su valor de 2015 a 2017.

Si bien hasta ahora se concentró en China, Reino Unido y EE. UU., parece estar creciendo en otras partes del mundo, como Kenia e India .

Beneficios más allá de la inclusión financiera

La inclusión financiera beneficia a las economías y sociedades en su conjunto.

Estudios anteriores han encontrado que extender los servicios financieros tradicionales a los hogares de bajos ingresos y las pequeñas empresas va de la mano con el aumento del crecimiento económico y la reducción de la desigualdad de ingresos .

Nuestro análisis encuentra que la inclusión financiera digital también está asociada con un mayor crecimiento del PIB.

Durante los bloqueos de COVID-19, los servicios financieros digitales están permitiendo a los gobiernos proporcionar apoyo financiero rápido y seguro a personas y empresas «difíciles de alcanzar», como se demostró en Namibia, Perú, Zambia y Uganda.

Esto ayudará a mitigar las consecuencias económicas y potencialmente fortalecer la recuperación.

La tarea por delante

Para aprovechar el alto potencial de los servicios financieros digitales en la era posterior a COVID, muchos factores deben encajar.

Igual acceso a la infraestructura digital (acceso a electricidad, cobertura móvil e internet e identificación digital); mayor alfabetización financiera y digital; y evitar sesgos de datos son necesarios para una recuperación más inclusiva .

Una encuesta global que realizamos con más de 70 partes interesadas (empresas fintech, bancos centrales, organismos reguladores y bancos) reveló que los reguladores deben mantenerse al día con los rápidos cambios tecnológicos en fintech para garantizar la protección de los consumidores y los datos, la seguridad cibernética y la interoperabilidad en todos usuarios y fronteras nacionales.

Las firmas de Fintech también indicaron una escasez global de «codificadores»: desarrolladores y programadores de software.

Al mismo tiempo, es importante garantizar que el panorama de la tecnología financiera siga siendo lo suficientemente competitivo como para maximizar las ganancias de los servicios financieros digitales.

La crisis de COVID-19 ha presentado beneficios potenciales para el sector, pero también plantea desafíos para las pequeñas empresas de tecnología financiera: ajuste de la financiación, aumento de los préstamos morosos, disminución de las transacciones y demanda de crédito.

Algunos detuvieron los nuevos préstamos desde el inicio de los bloqueos.

La consolidación generalizada y la reducción de nuevas empresas conducirían a una mayor concentración en el sector y podrían retrasar la inclusión.

En interés del público, esto apunta a acelerar la creación de marcos de gobernanza para grandes empresas Fintech.

La pandemia muestra que la tendencia hacia una mayor digitalización de los servicios financieros llegó para quedarse.

Para construir sociedades inclusivas y abordar las crecientes desigualdades durante y después de la crisis actual, los líderes mundiales y nacionales deben cerrar la brecha digital entre los países y dentro de ellos para cosechar los beneficios de los servicios financieros digitales.

Esto significa encontrar el equilibrio correcto entre permitir la innovación financiera y abordar varios riesgos: protección insuficiente de los consumidores, falta de conocimientos financieros y digitales, acceso desigual a la infraestructura digital y sesgos de datos que necesitan acción a nivel nacional; así como abordar el lavado de dinero y los riesgos cibernéticos a través de acuerdos internacionales y el intercambio de información, incluidas las leyes antimonopolio para garantizar una competencia adecuada.