Sharing is caring!

Es Darío Nieto, señalado como presunto nexo entre los espías y la Casa Rosada.

El juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena ordenó un allanamiento en la casa de Darío Nieto, secretario privado de Mauricio Macri, en el marco de la causa por el presunto espionaje ilegal durante el anterior gobierno.

Villena investiga el supuesto espionaje ilegal desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) a ex funcionarios, sindicalistas y periodistas, entre otras víctimas. Cristina Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta son algunas de las víctimas de esa red.

El nombre de Nieto no había trascendido como parte del entramado aunque estaría ligado a la acusación que se hizo contra la ex directora de Documentación Presidencial, Susana Martinengo, presunta encargada de recibir los informes ilegales.

Nieto era el jefe directo de Martinengo, que formalmente era la encargada de recibir y responder las cartas enviadas a Macri. Pero además habría sido la encargada de recibir los informes ilegales y también organizar reuniones en la Casa Rosada con los espías.

Villena ordenó el procedimiento en la casa de Nieto en busca de evidencias, tras las declaraciones de imputados en el caso, que lo nombraron como uno de los posibles autores de las directivas para las maniobras. El magistrado ordenó el secuestro de agendas, teléfonos celulares y otras evidencias.

Nieto tiene una larga trayectoria en el PRO, donde milita desde sus inicios, y pegó el salto cuando Marcos Peña lo reclutó para su grupo de funcionarios más cercanos. Desde allí se convirtió en un funcionario de confianza y muy cercano al ex presidente.

Según Infobae, cuando llegaron los efectivos policiales a su domicilio Nieto se resistió y en lugar de abrirles la puerta se encerró en un auto. Tras algunos minutos cedió y facilitó la tarea policial. Por ese incidente, trascendió en principio que había sido detenido.