Sharing is caring!

El CEO de BlackRock, Larry Fink.

El gigante de las finanzas podría mejorar en al menos 5 centavos su propuesta y lo evaluará su comité de acreedores. Interna entre los acreedores.

El fondo inversor más grande del mundo estaría dispuesto a mejorar en al menos 5 centavos la contrapropuesta que le acercó al Gobierno y llevarla de los 59 centavos por dólar a la zona de los 50 a 55 centavos, mucho más cerca de los 40 que maneja el equipo de Guzmán. 

Esta decisión del fondo que lidera Larry Fink de tantear de manera unilateral una mejora de la contraoferta, abrió una grieta entre los principales fondos acreedores que hasta ahora venían coordinando una propuesta monolítica. Fuentes al tanto de las negociaciones afirmaron a LPO que las diferencias incluso se dan al interior de Blackrock.

De acuerdo a la agencia Reuters, Blackrock presentaría la sugerencia a su comité de acreedores para que lo evalúen. Esto reduciría notoriamente la brecha con la propuesta del oficialismo que podría estirarse hasta los 48 centavos por dólar.

Esta decisión de BlackRock de tantear de manera unilateral una mejora de la contraoferta, abrió una grieta entre los principales fondos acreedores que hasta ahora venían coordinando una propuesta monolítica. Y las diferencias incluso se dan al interior del fondo que maneja Larry Fink.

Hay quienes consideran que la postura debería ser más dura como señal de advertencia a los demás países que opten por reestructurar  en el corto plazo (por ejemplo el Líbano ya anunció que no puede pagar) y hay quienes prefieren mirar más a largo plazo y preservar el mercado de deuda de países emergentes, que fue la principal fuente de rentabilidad en el mundo de tasas bajas que se inició por la crisis del subprime.

«Si nos ponemos inflexibles con Argentina ¿Después que sigue? ¿Vamos a tener que mantener esa posición con el segundo y el tercero y así? El resultado sería destruir el mercado de deuda de países emergentes», comentó uno de los negociadores que defiende acordar con Argentina.

Por eso, los que son de esta segunda opinión están buscando acercar propuestas con el gobierno argentino, que tiene por meta no terminar en un default.

La discusión por lo pronto se centra en el nivel de las propuestas, más que en su composición. Así lo sugirió una fuente del gobierno a LPO, que aseguró que si las propuestas de los bonistas «se acercan a una zona más razonable», entonces el protagonista de la discusión podía pasar el cupón PBI que están pidiendo desde otro grupo de bonistas, los Acreedores del Canje de 2010. Aunque aseguraron que por ahora, esta discusión es marginal.

De momento, la respuesta del comité de acreedores de BlackRock podría estar este mismo miércoles a última hora, lo que podría llevar las negociaciones a una nueva etapa en la que comiencen a pulsear por los componentes de la oferta: el período de gracia, el cupón inicial, la velocidad en la que se incrementa, la fecha de vencimiento de los bonos y la protección legal de cada tipo de acreedor.

BlackRock está más interesado en asegurarse un flujo de ingresos seguros, independientemente de cómo evolucione el PBI argentino, que en la posibilidad de cobrar más si la Argentina crece más que la tibia proyección del 1,7% de Guzmán por los próximos diez años. En cambio, los bonistas que ya entraron en el Canje anterior piden que no se los haga socios solamente en las pérdidas sino también en las ganancias. Si la Argentina crece más de 3% quieren un pago adicional de 2,5%.