Sharing is caring!

cobosLos jefes de bloque se reunieron para analizar si corresponde o no anular el documento, pero no hubo consenso; la discusión seguirá en el recinto de la Cámara alta.

El debate en torno a la validez de la fe de erratas con la que el oficialismo introdujo cambios al texto de la ley de medios que se aprobó en la Cámara de Diputados sigue sin resolución.

Los jefes de los 22 bloques del Senado se reunieron hoy para analizar si corresponde o no anular el documento, pero no lograron un acuerdo, por lo que la discusión segirá mañana en el recinto.

Los líderes de las bancadas estuvieron reunidos durante casi dos horas a puertas cerradas en el Salón Gris de la Cámara alta. Cómo pasó en su momento con el debate respecto de la cantidad de comisiones por la que debía pasar la ley de medios, los senadores no lograron consensuar una posición común, por lo que la discusión seguirá mañana en el recinto.

Si prospera la posición de la oposición, el Senado podría declarar la nulidad del documento. Si así fuera, el oficialismo enfrentaría un problema, porque podría quedar bajo sospecha la validez misma de la ley, sancionada por la Cámara alta hace diez días.

La nulidad de la fe de erratas abriría un capítulo más en la lucha legal que, según se anticipa, rodeará la aplicación de la norma. Además, demoraría los plazos en los que la Casa Rosada espera poner en marcha los mecanismos para poder empezar a aplicar la norma.

La postura de la nulidad es sostenida por el radicalismo y representantes de otras fuerzas, como los senadores Carlos Rossi (Partido Nuevo-Córdoba) y Samuel Cabanchik (Proyecto Buenos Aires Federal-Capital). El kirchnerismo, en tanto, se resiste a aceptar esa posibilidad e insiste en que la fe de erratas es un instrumento habitual y perfectamente legal.

Cuestionamientos.

El texto de la nueva ley de radiodifusión fue aprobado por el Senado con severos errores en la remisión que en dos artículos (95 y 124) se hace a otras tantas cláusulas de la ley. La fe de erratas que emitió la Cámara de Diputados, cuya validez está ahora bajo la lupa, intentó subsanar esa incongruencia.

Sin embargo, desde la oposición advierten que ese documento excede las facultades que la Cámara baja le concedió al presidente del cuerpo, Eduardo Fellner, al permitirle renumerar los artículos y corregir errores ortográficos. Pero eso no es todo. La oposición también cuestiona el trámite legislativo seguido por la fe de erratas.

Es que el documento llegó al Senado 22 días después de que el proyecto fuera aprobado por la Cámara de Diputados y de que la Secretaría Parlamentaria se hubiera tomado cinco días para pasarlo en limpio.

Además, cuando la fe de erratas ingresó en el Senado, el 9 de octubre, en pleno debate de la iniciativa, el secretario parlamentario, Juan Estrada, no se lo comunicó al cuerpo, como correspondía.