EL MUNDO: “Eclipse del siglo” paraliza a EEUU

Estados Unidos se paralizó ayer para contemplar el “eclipse del siglo”, con el Sol oscurecido completamente por la Luna, de la costa del Pacífico a la del Atlántico, en un fenómeno que en el lapso de una hora y media atravesó 12 estados desde Oregon hasta Carolina del Sur.

Se estimó que unas 200 millones de personas asistieron a un espectáculo natural que no se daba igual desde hace 99 años.

El “Sol negro” fue también apreciado por el presidente Donald Trump y su esposa Melania, desde los balcones de la Casa Blanca, mientras miles de millones de personas en el mundo lo siguieron por televisión y redes sociales.

“The Great American Eclipse” (“El gran eclipse estadounidense”), tal como lo bautizaron acorde a la nueva era presidencial, pudo comenzar a apreciarse en las rocas de Yoquina Head, en el sudoeste de Portland, Oregon, en medio de los gritos de euforia de millones de ciudadanos que salieron a las calles.

Eran la 10:20 horas locales y el eclipse moviéndose de oeste a este, atravesó cuatro mil kilómetros oscureciendo los cielos del país hasta alcanzar a verse en las costas del Atlántico en Carolina del Sur.

Muchas de las áreas más remotas del territorio estadounidense fueron literalmente tomadas por asalto por millones de personas que se movilizaron en los últimos días para gozar del espectáculo en los lugares más aislados y sugestivos. Una histeria colectiva, comentaron algunos, que derivó en un pequeño boom turístico: desde los grandes parques de Wyoming o Idaho, a pueblos perdidos del Medio Oeste, pasando por las grandes llanuras de Kansas y Nebraska. Muchos lugares en los que no se suele ver un alma viva pisando el suelo.

Pero la “eclipsemanía” se contagió también a las grandes ciudades de la costa este, desde Boston a Washington y Filadelfia. También en Manhattan las personas subieron a los rascacielos o se ubicaron en las costas del río Hudson y la bahía de Nueva York, aunque allí el fenómeno se vio algo estropeado por el cielo nublado.

Los que permanecieron en sus casas o en los trabajos gozaron del espectáculo en computadoras, tabletas y celulares.

En efecto “El Gran Eclipse” fue seguido en directo para todo el mundo por Facebook Live, YouTube, Twitter, Instagram, el sitio de la NASA y los de los principales medios.

También transmitieron especiales las redes de televisión: Cbs, Nbc, Abc y Cnn, todas por un día pasaron a segundo plano la crónica política, con las tormentas por las que atraviesa la gestión de Trump. El último eclipse “de costa a costa” en Estados Unidos se registró el 20 de mayo de 1919 y el último total fue en 1979, pero se pudo ver entonces solo en algunas regiones.

La próxima cita está prevista para 2024 cuando se estima que el Sol se oscurecerá desde México hasta Canadá. El fenómeno de hoy se pudo apreciar de modo parcial también en algunas regiones de Europa, Africa y América Central. (ANSA).

Compartir noticia