miércoles, febrero 01, 2023

Opinión

Una montaña de dinero por una montaña de basura

Sharing is caring!

Por Movimiento Evita

El derecho a un medio ambiente sano es un derecho fundamental. Actualmente, el basural a cielo abierto es la única estrategia de abordaje para “solucionar” el problema de la basura. Los basurales a cielo abierto resultan un foco enorme de contaminación de la tierra, el aire y el agua.

Se están discutiendo medidas que no apuntan a resolver el problema sino que son viejas recetas que nos han traído hasta donde estamos hoy. Y cuya responsabilidad es de las sucesivas gestiones que han administrado el estado municipal hasta nuestros días.

Existe una falta de creatividad en la resolución de los problemas estructurales de la ciudad. No se puede ser creativo ni innovador cuando se discuten con tan poco tiempo y después de la navidad temas que son vitales para la población.

El municipio de Moreno, siendo el distrito más pobre del conurbano y teniendo un gran endeudamiento por similares características, encontró en su nueva intendenta, Mariel Fernández (Movimiento Evita) la voluntad política necesaria para resolver dicha problemática con la municipalización de la recolección de residuos. Este acuerdo lo hizo de cara al pueblo de Moreno con acuerdo del municipio y de sindicatos. No sólo resolvió el problema del endeudamiento municipal sino que fomentó el desarrollo de la economía popular que hoy lleva cabo la separación de residuos.

Existe una ordenanza vigente, la N° 9577/18, sobre gestión de residuos sólidos urbanos, que no se está cumpliendo.

En la sesión de este lunes el interbloque del Frente de Todos, presidido por Mauro Velazquez y Andrea Cáceres, votó a favor del acuerdo transaccional entre el Municipio de Necochea y la empresa Relisa. Este acuerdo, que fue propuesto por el intendente Arturo Rojas, no fue discutido orgánicamente con la militancia del Frente de Todos de Necochea ni con los espacios que integraron la última lista legislativa de la cual nuestra compañera Rocío Mateo es concejal suplente. Es una decisión que no hubiésemos acompañado y, lamentablemente, es un accionar que se viene repitiendo y que rompe con el pacto electoral por el que fuimos votados.

La ciudad necesita una dirigencia que actúe de cara al pueblo, incluyendo a la economía popular y con perspectiva ambiental.