jueves, febrero 09, 2023

Ecología

Datos pueden ayudar a abordar la crisis climática

Sharing is caring!

Por Bo Li , Bert Kroese

Un famoso físico dijo una vez: “Cuando puedes medir de lo que estás hablando y expresarlo en números, sabes algo al respecto”.

Casi 140 años después, esta máxima sigue siendo cierta y es particularmente conmovedora para los formuladores de políticas encargados de abordar la mitigación y adaptación climática.

Eso se debe a que enfrentan importantes lagunas de información que impiden su capacidad para comprender el impacto de las políticas, desde medidas para incentivar la reducción de emisiones hasta regulaciones que reducen los riesgos físicos y aumentan la resiliencia ante los impactos climáticos. Y sin datos completos e internacionalmente comparables para monitorear el progreso, es imposible saber qué funciona y dónde se necesitan correcciones de rumbo.

Esto subraya la importancia del apoyo de los líderes del G20 para una nueva Iniciativa de brechas de datos para hacer que las estadísticas oficiales sean más detalladas y oportunas. Pide mejores datos para comprender el cambio climático, junto con indicadores que cubran los ingresos y la riqueza, la innovación y la inclusión financiera, el acceso a datos privados y administrativos y el intercambio de datos. En resumen, las estadísticas oficiales deben ser más amplias, detalladas y oportunas.

El sector donde más se necesita el cambio es el de la energía, el mayor contribuyente a las emisiones de gases de efecto invernadero, que representa alrededor de las tres cuartas partes del total.

Las economías deben expandir sus fuentes de energía renovable y frenar el uso de combustibles fósiles, pero aunque ha habido un cambio gradual en esa dirección, el ritmo aún no es suficiente. Y no solo hay una falta de ambición política en muchos casos, también hay una falta de datos completos e internacionalmente comparables para monitorear el progreso.

Para acelerar los recortes de emisiones, los formuladores de políticas necesitan estadísticas detalladas para monitorear el camino de la transición energética y ayudarlos a diseñar medidas de mitigación efectivas que puedan brindar el camino más rápido y menos disruptivo hacia las emisiones netas cero.

Al mismo tiempo, los países también deben monitorear cómo las medidas de mitigación y adaptación afectan los ingresos, el consumo y la riqueza de los hogares. ¿Cómo, por ejemplo, afectará el aumento de los costos de los combustibles fósiles a los hogares vulnerables? ¿Y cómo debemos priorizar las inversiones para abordar los nuevos patrones climáticos y los choques climáticos más frecuentes?

Los datos sólidos son vitales, porque las políticas deben basarse en una comprensión clara de los amplios impactos del cambio climático, la transición verde y los riesgos físicos, económicos y financieros asociados.

De manera alentadora, la nueva Iniciativa de brechas de datos aboga por que las economías del G20 vayan más allá del producto interno bruto en sus estadísticas nacionales, al capturar un conjunto de indicadores climáticos y estimaciones distributivas de los ingresos y la riqueza de los hogares. Esto ayudará a los formuladores de políticas a sopesar mejor las implicaciones distributivas de las políticas.

Al dar la bienvenida a la nueva iniciativa de brechas de datos, los líderes del G20 pidieron al FMI que se coordine con la Junta de Estabilidad Financiera, el Grupo Interagencial sobre Estadísticas Económicas y Financieras y las autoridades estadísticas de todo el G20 para “comenzar a trabajar para llenar estas brechas de datos e informar sobre el progreso en la segunda mitad de 2023, señalando que los objetivos son ambiciosos y la entrega deberá tener en cuenta las capacidades estadísticas nacionales, las prioridades y las circunstancias del país, así como evitar la superposición y la duplicación a nivel internacional”.

La iniciativa se basará en la experiencia colectiva de las agencias internacionales que están coordinando el trabajo, así como en el trabajo realizado por grupos como Network for Greening the Financial System para desarrollar una comprensión común de los instrumentos financieros relacionados con el clima.

Este trabajo también está estrechamente relacionado con otras iniciativas del FMI, como el Tablero de indicadores climáticos del FMI , que es otra iniciativa estadística para ayudar a proporcionar datos relevantes relacionados con el clima para el análisis económico. También está vinculado al proyecto conjunto del FMI para proporcionar orientación de implementación sobre los principios de alto nivel del G20 para taxonomías y otros enfoques de alineación de finanzas sostenibles.

Los formuladores de políticas del G20 han reconocido que se necesitan mejores datos para informar los desafíos más complejos que enfrentan. La iniciativa de brechas de datos desempeñará un papel clave para abordar esto.