sábado, febrero 04, 2023

Internacionales

Bolsonaro acepta iniciar la transición pero no reconoce la derrota

Sharing is caring!

El presidente de Brasil no felicitó a Lula y dijo que «seguirá cumpliendo la Constitucion». Su Jefe de Gabinete, Ciro Nogueira, confirmó que iniciará la transición el viernes.

Tras casi dos días de silencio, Jair Bolsonaro brindó una breve rueda de prensa en el Palacio de Gobierno. El Presidente reconoció la derrota pero evitó felicitar a Lula y anunciar el inicio de la transición con Lula.

El Jefe de Estado agradeció a los 58 millones que lo votaron y afirmó que «las actuales manifestaciones populares son fruto de la indignación e injusticia del proceso electoral» pero pidió levantar los bloqueos porque «nuestros métodos no puede ser los de la izquierda que siempre perjudicaron a la población como invasión de propiedad, destrucción de patrimonio y el derecho de ir y venir».

Además, Bolsonaro destacó que «la derecha surgió de verdad en nuestro país, nuestra robusta representación en el Congreso muestra la fuerza de nuestros valores Dios, Patria, familia y libertades. Formamos varios liderazgos en nuestros país. Nuestros sueños están mas vivos que nunca. Somos por el orden y por el progreso. Aún enfrentando a todo el sistema, superamos las consecuencias de la pandemia y la guerra».

«Siempre me han tachado de antidemocrático y, a diferencia de mis acusadores, siempre he jugado dentro de las cuatro líneas de la Constitución. Nunca he hablado de controlar o censurar los medios de comunicación y las redes sociales. Como Presidente de la República y ciudadano, seguir cumpliendo todos los mandamientos de la Constitución», continuó.

«Me honra ser el líder de millones de brasileños que como yo defienden la libertad económica, la libertad religiosa, libertad de opinión, la honestidad y los colores verde amarillos de nuestra bandera», finalizó.

Ante la ambigüedad del discurso, el el Jefe de la Casa Civil tomó la palabra y aclaró que a partir del viernes se hará cargo de la transición y confirmó que iniciaron los contactos con el vice electo Geraldo Alckmin, designado por Lula para estos dos meses hasta la toma de mando.

Bolsonaro había quedado aislado por el rápido reconocimiento internacional pero también de aliados como el presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, el gobernador electo en San Pablo Tarcisio Gómez de Freitas y las Senadores electas como Tereza Cristina y Damares Alves. Incuso el vicepresidente Hamilton Mourao llamó a Alckmin para felicitarlo.

Otros actores de peso también se pronunciaron como el vicepresidente de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo (Fiesp), Ricardo Cervone, quien dijo «cualquier tipo de disturbio, de resistencia a los resultados de las urnas, es una amenaza a la democracia. El pueblo brasileño no acepta el desorden, quiere paz, respeto y trabajo. Cerrar vías e impedir el derecho constitucional a la locomoción es una irresponsabilidad y un perjuicio para la sociedad».

Si bien la rueda de prensa activó la transición, el mensaje de Bolsonaro no quedó demasiado claro entre sus seguidores, que celebraron como si el Presidente no hubiese reconocido los resultados de las urnas. Más temprano, la Corte Suprema de Justicia ordenó el levantamiento de los bloqueos y la detención del Jefe de la Policía de ruta, quien también estuvo involucrado en los retenes contra colectivos que llevaban a votantes de Lula a votar.

Fuentes cercanas al comando de Lula consideran que Bolsonaro tornará complicada la transición y descuentan que no estará en la toma de mando de Lula el 1 de enero.