martes, diciembre 06, 2022

Opinión

Crisis alimentaria mundial exige apoyo

Sharing is caring!

El desafío humanitario sin precedentes requiere una acción rápida para aliviar el sufrimiento de quienes no tienen suficiente para comer y brindar financiamiento a los países que lo necesitan.

Kristalina Georgieva , Sebastián Sosa, Björn Rother

La inseguridad alimentaria ha ido en aumento desde 2018. Incluso antes de la invasión rusa de Ucrania, la frecuencia y la gravedad cada vez mayores de las perturbaciones climáticas, los conflictos regionales y la pandemia estaban cobrando su precio, interrumpiendo la producción y distribución de alimentos y aumentando el costo de alimentar a las personas y familias

La situación tomó un giro aún más dramático con la guerra en Ucrania. Esto hizo que los precios de los alimentos y los fertilizantes subieran aún más, perjudicando a los importadores y provocando que varios países impusieran restricciones a la exportación.

El resultado es un número sin precedentes de 345 millones de personas cuyas vidas y medios de subsistencia están en peligro inmediato debido a la inseguridad alimentaria aguda. Y en todo el mundo, más de 828 millones de personas se acuestan con hambre cada noche, según el Programa Mundial de Alimentos.

El impacto del choque alimentario se siente en todas partes. El sufrimiento es peor en 48 países, muchos de los cuales dependen en gran medida de las importaciones de Ucrania y Rusia, en su mayoría países de bajos ingresos. De ellos, aproximadamente la mitad son especialmente vulnerables debido a los graves desafíos económicos, las instituciones débiles y la fragilidad.

Junto con el costo humano, los costos financieros también están aumentando. Un nuevo documento del personal técnico del FMI estima que el impacto del aumento de los costos de importación de alimentos y fertilizantes para los países altamente expuestos a la inseguridad alimentaria agregará USD 9000 millones a sus presiones sobre la balanza de pagos, en 2022 y 2023. Esto erosionará las reservas internacionales de los países y su capacidad para pagar las importaciones de alimentos y fertilizantes.

En muchos lugares, a pesar de que los precios de los alimentos han bajado en alguna parte desde los máximos recientes, los precios todavía altos de los alimentos y la energía han alimentado una crisis del costo de vida que probablemente aumente la pobreza y perjudique el crecimiento, lo que podría alimentar la inestabilidad política.

Como resultado, los legisladores de muchos países han introducido medidas fiscales para proteger a las personas de la actual crisis alimentaria. Solo para este año, estimamos que los países altamente expuestos necesitan hasta $ 7 mil millones para ayudar a los hogares más pobres a hacer frente.

Respuesta rápida

Se necesita una acción política fuerte y rápida en cuatro áreas para mitigar la crisis alimentaria mundial y evitar el sufrimiento humano.

Primero, apoyar rápida y adecuadamente a las personas vulnerables a la inseguridad alimentaria a través de la asistencia humanitaria del Programa Mundial de Alimentos y otras organizaciones, junto con medidas fiscales nacionales efectivas. Los formuladores de políticas de todo el mundo deberían priorizar la lucha contra la inflación y la protección de los más vulnerables para aliviar la carga de la crisis del costo de vida. La asistencia social a corto plazo debe centrarse en brindar ayuda alimentaria de emergencia o transferencias de efectivo a los pobres, como las anunciadas recientemente por Djibouti, Honduras y Sierra Leona. Cuando esto no sea posible, los subsidios secundarios y las medidas fiscales pueden proporcionar un alivio temporal.

En segundo lugar, mantener el comercio abierto , incluso dentro de las regiones, para permitir que los alimentos fluyan desde las áreas con excedentes hacia las que los necesitan. Debemos aprovechar los avances logrados en el marco de la Iniciativa de Granos del Mar Negro y en la 12ª Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio eliminando con urgencia las prohibiciones de exportación impuestas por los principales productores de alimentos. Las medidas proteccionistas solo sirven para empeorar la crisis alimentaria y representan hasta el 9 por ciento del aumento en los precios mundiales del trigo, según el Banco Mundial .

En tercer lugar, aumentar la producción de alimentos y mejorar la distribución , incluso garantizando un acceso adecuado a los fertilizantes y la diversificación de cultivos. Aumentar la financiación del comercio y reforzar las cadenas de suministro es fundamental para hacer frente a la crisis actual de los precios de los alimentos. El Banco Mundial y otros bancos multilaterales de desarrollo desempeñan un papel clave a medida que aumentan la financiación del comercio de productos básicos agrícolas y otros productos alimenticios y su apoyo a los países para mejoras críticas de infraestructura y logística.

En cuarto lugar, invertir en una agricultura resiliente al clima será vital para aumentar las cosechas futuras. Los eventos climáticos más intensos e impredecibles están aumentando la inseguridad alimentaria. Los países de bajos ingresos, particularmente en el África subsahariana , se encuentran entre los menos preparados para enfrentar los efectos del cambio climático. Las soluciones deben adaptarse a las circunstancias del país, centrándose en medidas de bajo costo y alto impacto, como invertir en nuevas variedades de cultivos, mejorar la gestión del agua y la difusión de información. Por ejemplo, Etiopía, Kenia y Ruanda están aprovechando la tecnología móvil para proporcionar a los agricultores pronósticos de lluvia para optimizar la siembra de cultivos y la compra de seguros de cosechas.

Acción decisiva

La comunidad internacional también debe tomar medidas decisivas para garantizar que se disponga de la financiación necesaria para hacer frente a la crisis inmediata y fortalecer la seguridad alimentaria a medio y largo plazo.

Las instituciones especializadas en seguridad alimentaria, como el Programa Mundial de Alimentos y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación , deben contar con la financiación adecuada porque desempeñan un papel vital con su presencia local en muchas naciones y un enfoque inquebrantable en el costo humano de inseguridad alimentaria aguda.

Se necesitan con urgencia más subvenciones y financiación en condiciones favorables de donantes y organizaciones internacionales para apoyar la asistencia en efectivo y en especie para las personas que sufren la inseguridad alimentaria más aguda. En algunos países, también será necesario el alivio de la deuda.

Como línea de defensa adicional, el financiamiento del FMI ayuda a los países a satisfacer las necesidades de financiamiento externo asociadas con el shock alimentario mundial. Desde la invasión rusa de Ucrania, los nuevos programas económicos respaldados por el Fondo en Benin , Cabo Verde , Georgia , Mozambique , Tanzania y Zambia incluyeron políticas para abordar el impacto de la crisis alimentaria. El financiamiento adicional para los programas existentes en Jordania , Moldavia , Pakistán y Senegal brindó apoyo para medidas adicionales para fortalecer las redes de seguridad social y abordar la inseguridad alimentaria.

Se espera que nuestra Junta Ejecutiva apruebe esta semana una nueva ventana de choque alimentario bajo el financiamiento de emergencia del FMI. La ventana propuesta proporcionará un mayor acceso a la financiación de emergencia durante un año para los países más vulnerables. Cuando las donaciones y el financiamiento en condiciones concesionarias de los socios no sean suficientes, o un programa respaldado por el Fondo no sea posible, ofrecerá un nuevo canal de apoyo del FMI.

Esta crisis alimentaria mundial tiene un impacto humanitario asombroso y grandes costos financieros. Requiere un enfoque integral y bien coordinado para garantizar la complementariedad y la máxima eficiencia en el uso de los recursos. Junto con el Banco Mundial y nuestros socios globales, recientemente emitimos una segunda declaración conjunta en la que llamamos a la acción sobre la inseguridad alimentaria mundial.

Todos debemos actuar ahora para aliviar el sufrimiento de quienes padecen hambre, apoyando a los países que toman medidas políticas enérgicas con el financiamiento que necesitan.

—Este blog también refleja contribuciones de Guillaume Chabert, Daehaeng Kim, Lukas Kohler, Gaelle Pierre, Naoya Kato, Majdi Debbich y Chiara Castrovillari.