domingo, octubre 02, 2022

Opinión

Cómo cerrar las brechas de género y hacer crecer la economía global

Sharing is caring!

Por Kristalina Georgieva , Antoinette Sayeh y Ratna Sahay

Capturar los dividendos de la equidad económica de las mujeres.

Demasiadas mujeres se ven privadas de oportunidades económicas, lo que no solo es injusto sino que también perjudica el crecimiento y la resiliencia de todos. 

Sabemos que en países con mayor desigualdad de género, simplemente cerrar la brecha en la participación de las mujeres en la fuerza laboral podría aumentar la producción económica en un promedio del 35 por ciento . 

Sin embargo, el progreso tarda en llegar y los impactos, como los desastres climáticos y de salud, el malestar social y la guerra continúan empeorando la desigualdad de género al afectar directamente la vida y los medios de subsistencia de las mujeres o dejarlas fuera de la escuela y el trabajo.

Las políticas económicas y financieras apropiadas pueden ayudar a cambiar estos resultados negativos, mejorando las economías al respaldar la recuperación y aumentar la resiliencia frente a futuras perturbaciones. 

Un dividendo para las mujeres, en otras palabras, es un dividendo para todos. Por ejemplo, si bien la pandemia retrasó aún más a las mujeres en todas partes, también impulsó innovaciones políticas. 

Varios programas extraordinarios de asistencia pandémica se dirigieron a las mujeres y atrajeron a más personas a las redes de seguridad social. 

Esto último facilita la prestación de asistencia específica para hacer frente a los actuales aumentos repentinos de los precios de los alimentos y los combustibles.

Para los formuladores de políticas, existen soluciones comprobadas para adoptar acciones macroeconómicas sensibles al género.

Primero, aumentar la inversión en el capital humano de las mujeres

Los beneficios de proporcionar a las mujeres igualdad de acceso a los alimentos, la atención médica y la educación son especialmente importantes en las economías emergentes y en desarrollo. 

Piense en las transferencias de efectivo que ayudan a las familias a pagar lo básico en países con redes de seguridad social menos desarrolladas.

Brasil introdujo el programa de transferencia de efectivo de Ayuda de Emergencia a principios de la pandemia, que brindó el doble de beneficios a los hogares encabezados por mujeres. 

Las estimaciones del personal técnico del FMI muestran que la tasa de pobreza entre estos hogares habría aumentado del 11 % a más del 30 % sin la ayuda de emergencia; en cambio, cayó a alrededor del 8 por ciento. 

Y Egipto amplió recientemente la asistencia en efectivo a madres solteras de bajos ingresos ayudándolas a mantener a sus hijos sanos y en la escuela. 

En Togo, la tecnología móvil ayudó a acelerar el apoyo financiero de emergencia durante la pandemia, beneficiando especialmente a las mujeres.

La segunda solución confirmada es permitir que las mujeres trabajen fuera del hogar o inicien sus negocios

Las reformas de los impuestos, el gasto público, la infraestructura y las regulaciones financieras, así como los mercados laborales pueden ayudar . 

Brindar acceso a servicios de cuidado infantil asequibles y de calidad libera a más mujeres para trabajar y también crea empleos directamente.

En Noruega, la expansión del cuidado infantil universal aumentó la probabilidad de empleo de las madres en 32 puntos porcentuales. 

En las economías emergentes y en desarrollo, el acceso a teléfonos móviles e Internet abre la puerta a oportunidades económicas. 

Por ejemplo, la investigación del FMI muestra que las finanzas tradicionales y digitales están ayudando a cerrar la brecha de género en el acceso a los servicios financieros, incluidos los microcréditos, lo que da como resultado una menor desigualdad de ingresos y un mayor crecimiento .

Una tercera área a abordar son los sesgos

De los 190 países encuestados, el Banco Mundial encontró que las mujeres estaban en igualdad de condiciones legales con los hombres en solo 12 países. 

La discriminación basada en el género en las instituciones sociales le cuesta a la economía mundial 6 billones de dólares según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos

Pero en los últimos años, los países han reducido estos costos a través de acciones sociales y legales, como frenar el matrimonio de menores, criminalizar la violencia doméstica y aumentar el número de funcionarias electas.

En cuarto lugar, también es fundamental aumentar la representación de mujeres en puestos de liderazgo

El análisis del FMI muestra que una mayor presencia de mujeres en las instituciones financieras y la formulación de políticas financieras va de la mano con una mayor resiliencia financiera. 

Y en las empresas fintech y el sector corporativo , más mujeres en el liderazgo se asocian con un mejor desempeño y rentabilidad, respectivamente.

La estrategia de género del FMI

El FMI ha apoyado a los miembros en la implementación y mejora de las políticas de género durante varios años. 

Y recientemente, nuestro Directorio Ejecutivo aprobó la primera estrategia integral del FMI para la incorporación de la perspectiva de género para ayudar a nuestros miembros a adaptar las políticas a favor de la igualdad de género a sus circunstancias particulares.

La estrategia reconoce que las políticas macroeconómicas y financieras afectan a mujeres y hombres de manera diferente, a menudo sin querer. 

Estamos ayudando a los formuladores de políticas a identificar y remediar estos sesgos aplicando una perspectiva de género a nuestras actividades principales, desde nuestra supervisión regular de políticas de país hasta cómo diseñamos e implementamos programas para nuestro apoyo al desarrollo de capacidades.

Hemos apoyado un mayor gasto en mujeres en nuestros países del programa. Por ejemplo, Egipto amplió la disponibilidad de preescolar y mejoró la seguridad del transporte público en el marco de un programa respaldado por el FMI, que ayuda a las mujeres a encontrar trabajo. 

Santo Tomé y Príncipe, con el apoyo de un programa del FMI, lanzó una iniciativa sobre presupuestos de género: el uso de políticas e instituciones fiscales para promover la igualdad de las mujeres en todos los programas gubernamentales. 

También cuantificamos los beneficios de productividad de lograr que más niñas ingresen a la escuela secundaria en Senegal y otros países.

Según la nueva estrategia, el Fondo trabajará en los próximos años con nuestros 190 miembros y socios externos para ampliar tanto la amplitud de nuestras recomendaciones de políticas como para aportar mayor rigor en nuestro análisis para ayudar a más países a adaptar e implementar políticas que apoyen la igualdad de género.

Con el tiempo, las políticas macroeconómicas y financieras sensibles al género darán como resultado un mayor crecimiento, una mayor estabilidad y resiliencia económicas y una menor desigualdad de ingresos, un dividendo no solo para las mujeres, sino para todos.