sábado, octubre 01, 2022

Opinión

OPINIÓN: Aumento mundial de los alimentos

Sharing is caring!

Por Christian Bogmans , Jeff Kearns , Andrea Pescatori y Ervin Prifti

El aumento de los precios de los alimentos impulsado por la guerra afectará más a las naciones más pobres.

Los precios mundiales de los alimentos están a punto de seguir subiendo incluso después de alcanzar un récord en febrero, lo que impone la carga más pesada a las poblaciones vulnerables y se suma a los obstáculos para la recuperación económica mundial.

Los precios de las materias primas alimentarias aumentaron un 23,1 por ciento el año pasado, el ritmo más rápido en más de una década, según cifras ajustadas a la inflación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación. La lectura de febrero fue la más alta desde 1961 para el indicador de seguimiento de los precios de la carne, los lácteos, los cereales, los aceites y el azúcar.

Ahora, la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia están alterando los envíos y posiblemente la producción de dos de los mayores productores agrícolas del mundo. Los dos países representan casi el 30 por ciento de las exportaciones mundiales de trigo y el 18 por ciento del maíz, la mayoría del cual se envía a través de los puertos del Mar Negro que ahora están cerrados. Los futuros de trigo negociados en Chicago, el punto de referencia mundial, subieron recientemente a un récord.

El gráfico de la semana muestra cómo los choques de precios tendrán un impacto mundial, especialmente en los hogares pobres para quienes los alimentos representan una mayor parte de los gastos. Los costos de los alimentos representan el 17 % del gasto de los consumidores en las economías avanzadas, pero el 40 % en el África subsahariana. Aunque esta región depende en gran medida de las importaciones de trigo, el grano constituye solo una pequeña parte de las necesidades calóricas totales.

gráficos

Las diferencias en la dieta también son significativas. En Europa, donde el pan está profundamente arraigado en muchos aspectos de su cultura, el trigo constituye aproximadamente una cuarta parte de la dieta. En el sudeste asiático, el trigo representa solo el 7 por ciento frente al 42 por ciento del arroz, cuyo aumento de precios hasta ahora ha sido relativamente contenido. Sin embargo, los promedios a nivel de país ocultan diferencias sustanciales dentro de las naciones, ya que los hogares pobres tienden a comer más cereales pero menos carne, verduras y frutas en comparación con los hogares de ingresos medios.

Finalmente, la interrupción puede ser aún mayor para los países con estrechos vínculos comerciales con Rusia y Ucrania, incluso en Europa del Este, el Cáucaso y Asia Central. Los altos precios del trigo pesarán aún más en las economías de Oriente Medio y África del Norte, como Egipto, que dependen especialmente de las exportaciones rusas.

De cara al futuro, la reducción de los suministros de fertilizantes y el aumento de los precios del petróleo aumentarán los costos de cosecha, transporte y procesamiento de alimentos. Los formuladores de políticas deben evitar que esas presiones alimenten la inseguridad alimentaria evitando el proteccionismo y aumentando la asistencia social para los más pobres.

El mundo también puede recurrir a las dos economías más grandes si la situación empeora. En Estados Unidos, donde alrededor del 40 por ciento de la producción de maíz se destina al etanol, los legisladores podrían reevaluar ese uso. Y China, que posee más de la mitad de las reservas mundiales de trigo y maíz, podría considerar liberar suministros a precios más bajos.