sábado, octubre 01, 2022

Internacionales

UCRANIA: Disparos en el Donbass avivan los peores augurios

Sharing is caring!

Podría haber sido el pretexto, la provocación, el incidente real o supuesto que Occidente temía como posible preludio de una invasión de los 150 mil soldados de Moscú que rodean el territorio ucraniano desde el este, norte y sur, pero no lo fue, al menos por ahora.

Igualmente, los intercambios de artillería iniciados durante la noche -y las acusaciones mutuas- sobre la línea de contacto entre tropas ucranianas y separatistas prorrusos en el Donbass anulan los tímidos signos de desescalada vislumbrados en los últimos días y alejan la solución diplomática a la crisis que enfrenta la comunidad internacional.

No está claro cuál fue la mecha que incendió anoche la pólvora: los separatistas acusaron a las tropas de Kiev de haber abierto fuego en el este del país, obligando a los ucranianos a desmentirlos. Luego, a la luz del sol, proyectiles de mortero comenzaron a caer sobre las aldeas que bordean el Donbass ocupado, alcanzando un asilo.

Uno de estos golpeó un jardín de infantes en el pueblo de Stanytsia Luhanska a plena luz del día con los niños presentes.

Afortunadamente, informaron los medios de prensa, los niños estaban en otra habitación en ese momento, pero tres resultaron heridos, incluidos dos civiles.

Por su parte, el ejército ucraniano acusó a los separatistas de este y otros 34 atentados, incluido cohete el que cayó en el patio del instituto secundario de la localidad de Vrubivka. «En ese momento había 30 estudiantes y 14 funcionarios» que encontraron refugio en el sótano, mientras decenas de casas se quedaron sin suministro de gas.

Posteriormente, la Operación de Fuerzas Conjuntas informó de dos militares heridos y denunció el uso en 28 ocasiones de armas prohibidas por los acuerdos de Minsk, entre ellas artillería de 122mm.

«Pero no abrimos fuego en respuesta», señalaron los rebeldes de la autoproclamada República de Donetsk, que acusaron a Kiev con vehemencia: «El ejército ucraniano continúa bombardeando infraestructuras y edificios residenciales» en Donetsk. Según la OSCE, hubo 500 explosiones, principalmente en Óblast, en Lugansk.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, calificó los nuevos atentados en el Donbass como «una provocación» y reiteró que «Ucrania nunca abandonará la OTAN», condición puesta por Rusia para poner fin a la crisis.

Por su parte, el Kremlin ha revocado las acusaciones, hablando a su vez de «provocaciones» sobre el terreno. En el Donbass «la tensión aumenta» y podría «incendiarse en cualquier momento», advirtió.

Y mientras Moscú ha anunciado que continúa retirando sus fuerzas de Crimea, la Casa Blanca ha revelado que, en cambio, Rusia ha añadido otros «7.000 soldados» a sus fronteras.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtió que Moscú podría incluso usar «armas químicas», y hasta organizar ataques terroristas o con aviones no tripulados contra civiles, para justificar una respuesta militar.

En este escenario una vez más incandescente, Ucrania sigue mostrándose orgullosa pero siente el aliento en la nuca. Durante la noche aparecieron imágenes satelitales de un puente flotante construido a lo largo del río Pripyat, que desde Bielorrusia conduce directamente al Dniéper, en el corazón de Kiev.

La estructura, construida a pocos días de la frontera con Ucrania, podría servir de apoyo a una posible invasión desde el territorio bielorruso donde las tropas rusas están comprometidas hasta el 20 de febrero en «ejercicios conjuntos» con las fuerzas de Aleksander Lukashenko. Pero, en la noche, la CNN dijo que los satélites mostraban que el puente ya no estaba.

Mientras tanto, Kiev reivindica su normalidad, sigue viviendo como siempre, o casi, pero se prepara para lo peor. Las autoridades de la ciudad han esbozado el plan de emergencia en caso de ataque y que utilizará el metro como un gran refugio antibombas. La tensión en aumento, siempre.

FUENTE: (ANSA).