miércoles, septiembre 28, 2022

Policiales y Judiciales

ASALTO: A un empresario gastronómico en un country y golpearon a su esposa

Sharing is caring!

Un grupo de cinco delincuentes ingresó al predio, tras cavar un pozo para evitar el cerco perimetral electrificado. La mujer sufrió golpes y lesiones en el cuerpo durante el asalto hasta que sustrajeron una suma de dinero.

El empresario gastronómico Maximiliano Ferrari, quien fue asaltado junto a su esposa e hijas en su vivienda de un country del partido bonaerense de Presidente Perón, aseguró este jueves que los delincuentes actuaron con una «saña inexplicable», mientras que su mujer, a la que le arrancaron varias uñas, dijo que creyó que los «iban a matar».

«Estábamos jugados, nos iban a matar, porque seguían torturándonos. Cuando la agarran a mi hija, yo no sé de donde saqué fuerza y empecé a pegarles, a golpearles, entonces mi marido se da cuenta de lo que estaba sucediendo y empezamos nosotros entre los dos a pegarles a ellos, eran cinco armados contra nosotros dos», dijo en la tarde de este jueves a La Nación+ la pareja del empresario, Mónica.

«Yo empiezo a gritar. Eso es lo que hace que ellos agarren el dinero que tenían en mano y que se manden a mudar», dijo la mujer, a la que le arrancaron dos uñas, recibió varios golpes en el rostro, un corte en la cabeza y le quedó una mama de color negro como consecuencia de una patada.

Luego Mónica aseguró: «Todavía no hablamos con mi marido, pero yo, si tuviera que tomar una decisión, me voy hoy, no quiero entrar a mi casa, tengo miedo. El día después lo estoy viviendo con mucha angustia».

«Todavía no hablamos con mi marido, pero yo, si tuviera que tomar una decisión, me voy hoy, no quiero entrar a mi casa, tengo miedo. El día después lo estoy viviendo con mucha angustia»

Mónica

En ese sentido, el empresario señaló que la peor parte se la llevó su esposa, a quienes «le arrancaron las uñas con un alicate», al tiempo que los delincuentes amenazaron con emplear el mismo elemento para «cortar la lengua» a una de sus hijas gemelas.

«Especialmente se ensañaron con ella (su esposa), nos golpearon a todos, pero a ella en particular la golpearon un montón», relató Ferrari al canal Todo Noticias (TN).

«La saña es casi inexplicable», dijo el empresario, y contó que la violencia comenzó cuando él fue a buscar junto con tres delincuentes dinero que tenía guardado en un sector de la casa, mientras al menos otros dos retenían a su mujer y a sus hijas en una habitación ubicada en la parte superior de la vivienda.

«En ese momento, mientras yo les estaba dando (el dinero), los otros dos habían iniciado esa tortura inexplicable cuando ni siquiera sabían el resultado de la gestión de los otros tres malvivientes», contó el empresario.

«Se hablaban muy poco entre ellos, era como si cada uno de ellos viniera por su botín»

Maximiliano Ferrari

Según relató Ferrari, al regresar a la habitación donde se encontraban su mujer y sus hijas con dos asaltantes, observó que «una de las nenas intenta defender a la mamá, y cuando con una de sus manitos intenta sacarle la mano al señor que le estaba pegando a su madre, él empuja a la nena contra el respaldar de la cama».

«Es en ese momento -continuó- que me levanto del piso y tiro a la persona que estaba atrás mío, porque ya no importaba nada, ya no había sumisión».

Mientras que el empresario señaló que pensaban «que no había nada más para entregar ni para hacer y esos chicos iban a seguir subiendo su nivel de violencia que era inexplicable en ese punto, y es ahí donde comenzó una batalla campal».

«Si ya tenían la intención de con un alicate quitar una uña, si con el mismo alicate le querés cortar la lengua a una nena y ya tenías el dinero en tu poder, gatillar es un detalle, evidentemente esta gente estaba dispuesta a todo», destacó la víctima.

«Nosotros no notamos ninguna alteración producto de sustancias, sin embargo estaban absolutamente nerviosos y con miedo»

Maximiliano Ferrari

Al ser consultado por los periodistas sobre el estado en el que se encontraban los delincuentes al momento de cometer el hecho, Ferrari dijo: «Nosotros no notamos efectos de alcohol o estupefacientes».

«En la habitación no había luz, estaba en penumbras, por lo tanto nosotros no notamos ninguna alteración producto de sustancias, sin embargo estaban absolutamente nerviosos y con miedo» aseguró Ferrari.

«No tenían un líder», afirmó el empresario, y dijo: «Se hablaban muy poco entre ellos, era como si cada uno de ellos viniera por su botín».

Tras cometer el ilícito, los delincuentes huyeron del lugar y el hombre alertó a la custodia del barrio que, a su vez, llamó al número de emergencias 911.

Personal policial arribó al country y la mujer fue trasladada de urgencia a un hospital zonal, donde permaneció internada hasta esta tarde.

Detalles del asalto

El robo ocurrió este miércoles, alrededor de la 1.30, en el barrio cerrado San Eliseo, situado en el Corredor Verde «Canning – San Vicente», en el kilómetro 18,5 de la ruta 58.

Fuentes de la investigación informaron a Télam que todo comenzó cuando un grupo de cinco delincuentes ingresó al predio tras cavar un pozo para evitar el cerco perimetral electrificado, tras lo cual se dirigió a una de las viviendas del country.

Los asaltantes, al menos tres de ellos armados, sorprendieron con fines de robo al empresario gastronómico que dormía junto a su esposa e hijas.

En el lugar del hecho, los efectivos iniciaron un operativo para dar con la banda, aunque hasta el momento no había detenidos, concluyeron las fuentes.

El hecho es investigado por la fiscalía en turno descentralizada en Presidente Perón, Departamento Judicial La Plata, a cargo de Karina Guyot.

Consultado por el desarrollo de la investigación, Ferrari dijo: «La fiscal Guyot está trabajando muy bien con la información que tienen desde el primer momento», aunque «la verdad es que todavía no hay demasiada claridad sobre el asunto».

FUENTE: TELAM