Opinión

Para salvaguardar la estabilidad financiera mundial

Sharing is caring!

Por Tobias Adrián , Antonio García Pascual , Ranjit Singh y Jay Surti

Los fondos de inversión se vieron muy afectados por la pandemia; su respuesta amplificó su impacto adverso en los mercados financieros y los flujos de capital.

Nuestro contacto el año pasado con uno de los mayores choques económicos de nuestras vidas reveló algunas vulnerabilidades fundamentales que podrían afectar la estabilidad financiera mundial.

Atrapados en la agitación de los mercados financieros generada por los inversores reacios al riesgo, muchos fondos de inversión se vieron muy afectados por la “carrera por efectivo” que se extendió a través de las fronteras y que provocó importantes salidas de activos de riesgo y de economías emergentes y en desarrollo.

Mientras esto sucedía, y El capital de los inversores salió del mercado monetario y de los fondos mutuos abiertos, los administradores de activos se vieron obligados a vender estos activos, lo que aceleró el agotamiento de la liquidez y la caída del valor de mercado de los activos clave.

Para salvaguardar la estabilidad financiera a nivel nacional y mundial, y proteger mejor los mercados y las economías de las paralizantes salidas de capital, debemos aumentar la capacidad de recuperación de los fondos de inversión.

Una parte clave de esto implica reducir el alcance de sus modelos de negocios para amplificar el impacto macrofinanciero de los choques adversos, por lo que es menos probable que sus operaciones comerciales sean susceptibles a la venta de activos durante el estrés.

En un nuevo documento del personal técnico del FMI , describimos las herramientas que los responsables de la formulación de políticas pueden utilizar para fortalecer aún más la gestión del riesgo, especialmente la gestión del riesgo de liquidez.

Mostramos cómo esto se puede lograr con una combinación de herramientas de administración de liquidez implementadas secuencialmente, según sea necesario, dependiendo de la intensidad de las presiones que enfrenta un fondo en particular.

gráfico 1

Vital para el crecimiento global

No es sorprendente que los fondos de inversión jueguen un papel central en el crecimiento global y la estabilidad financiera.

Durante las últimas dos décadas, el rápido crecimiento en la cantidad de capital que fluye hacia los fondos de inversión ha sido un factor clave para que las instituciones financieras no bancarias aumenten su participación en los activos financieros globales a alrededor del 50 por ciento.

Esto beneficia a todo, desde los empresarios que hacen crecer sus negocios hasta las familias que compran su primera casa y el ahorro para la jubilación.

Los fondos de inversión son motores vitales de prosperidad, y vienen en todas las formas y tamaños, como los fondos del mercado monetario y una amplia gama de fondos mutuos.

Y cada vez más, una característica clave de la mayoría de los fondos de inversión es ofrecer liquidez diaria a los inversores, como la que ofrecen los bancos en sus depósitos a la vista.

Pero muchos fondos se han aventurado mucho más allá de su oferta tradicional de acciones de gran capitalización y bonos gubernamentales ultraseguros a los inversores, en inversiones de mayor riesgo, como deuda privada de alto rendimiento y bienes raíces.

A medida que estos fondos pasaron a ofrecer exposición a estos activos más riesgosos y menos líquidos a los inversores, su capacidad para cumplir su promesa de liquidez diaria a veces se ha visto sometida a presión ante los shocks adversos, evidentes durante la agitación provocada por el inicio de la pandemia mundial de COVID-19 que se aceleró notablemente en marzo de 2020.

A diferencia de los bancos, los fondos de inversión generalmente no se benefician de los respaldos públicos, como los servicios de liquidez dedicados del banco central o el seguro de depósitos.

Esto aumenta la probabilidad de que amplifiquen el impacto adverso de los shocks en los mercados financieros a través de ventas de activos que exacerban la falta de liquidez en los mercados y, en ocasiones, pueden incluso generar corridas.

Políticas: ¿qué necesitamos y cómo llegaremos allí?

En este contexto, identificamos cuatro objetivos clave.

En primer lugar, aborde los incentivos de los inversores para adelantar a otros cuando se produzcan perturbaciones adversas. En segundo lugar, disminuir la tensión existente entre la liquidez diaria y la exposición a activos ilíquidos.

En tercer lugar, explorar opciones para aumentar la liquidez estructural y cíclica en algunos mercados de activos importantes.

En cuarto lugar, reducir los efectos de contagio transfronterizos a las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

Luego identificamos herramientas específicas destinadas a abordar estos objetivos.

Los incentivos de salida anticipada de los inversores se pueden abordar mejor disminuyendo el valor de la venta de acciones de fondos desde el principio. Varios mecanismos de política podrían reducir el costo para los inversores de esperar a vender acciones del fondo, debilitando así los incentivos de salida anticipada, lo que puede precipitar episodios de liquidación.

Argumentamos que se necesita una “cascada” de herramientas de gestión de liquidez para reducir los riesgos inherentes a la transformación de la liquidez por parte de los fondos de inversión.

Bajo este enfoque, se puede implementar una secuencia de herramientas de gestión de liquidez de intensidad creciente en combinación según el nivel de estrés o shock.

Para los fondos del mercado monetario, por ejemplo, aumentar los colchones de liquidez y hacerlos anticíclicos (la primera línea de defensa) podría combinarse secuencialmente con el bloqueo de una proporción de las acciones de los inversores durante un período mínimo de tiempo y la oferta de rescatar los retiros de los inversores en valores mantenidos. por el fondo en lugar de en efectivo.

Para fortalecer la liquidez del mercado, las políticas deben fomentar acuerdos comerciales alternativos, como garantizar que todos los participantes del mercado puedan comerciar entre sí («comercio de todos a todos»). También se deben explorar los respaldos de liquidez más grandes y sólidos; en este caso, las soluciones basadas en el mercado, como los compromisos previos de los concesionarios para crear mercados, deben ser la primera línea de defensa.

La reforma de las políticas a través de estas diversas medidas contribuiría en gran medida a limitar la necesidad de respaldo de liquidez de emergencia del banco central a eventos extremadamente improbables (“cola”).

Además, con una cuidadosa calibración, las reformas limitarían el riesgo moral y reconocerían que, en raras ocasiones, es posible que se requieran respaldos de liquidez pública, dado el papel macrocrítico de este sector.

Al fortalecer la resistencia de estos fondos de inversión a los shocks, estas políticas beneficiarían a los países de mercados emergentes y en desarrollo, que nuestras estimaciones sugieren que recibieron el 75 por ciento de sus entradas de capital luego de la Crisis Financiera Global a través de estos fondos.

Cuando se combina con políticas macroeconómicas y macroprudenciales nacionales adecuadas en estos países, las medidas de política que fortalecen los fondos de inversión pueden reducir el contagio transfronterizo, que es cada vez más un riesgo para la estabilidad financiera en las economías de mercados emergentes y en desarrollo.

Al ayudar a reducir el riesgo de turbulencias en el mercado e inestabilidad financiera, nuestras recomendaciones de política serían beneficiosas tanto para los emisores como para los inversores, más que compensarían los costos de ajuste soportados por ellos.

La cooperación internacional sigue siendo crucial

Nuestro análisis subraya la importancia del proceso en curso dirigido por la Junta de Estabilidad Financiera para identificar opciones de política, en el que participan las autoridades supervisoras nacionales y los bancos centrales y la Organización Internacional de Comisiones de Valores.

La naturaleza global del negocio de los fondos de inversión y la fungibilidad de los flujos financieros significa que se necesitan políticas globales consistentes que excluyan el arbitraje regulatorio para asegurar la estabilidad financiera. Los formuladores de políticas trabajaron juntos para hacer que los bancos fueran más seguros luego de la crisis financiera global de hace más de una década; ahora debemos hacer lo mismo con los fondos de inversión.