Agro, Nacionales

Se consolida el avance de trigo y maíz

Sharing is caring!

El primer cultivo se extenderá 4,6% respecto a la siembra pasada, mientras que el segundo la expansión será del 3,3%. La producción ttal prevista es de 139,9 millones de toneladas.

Las gramíneas, en particular el maíz y el trigo, volverán a aumentar su participación en la producción de granos a nivel nacional en la campaña 2021/22, con potenciales récords productivos en el caso de que el clima sea benigno, mientras que la soja presentará otra vez una caída en la superficie sembrada, en base a las proyecciones existentes en el sector.

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), la campaña 2021/22 de granos, que ya comenzó con la siembra de trigo, cebada y girasol, alcanzará a cubrir un área récord de 38,7 millones de hectáreas, con una producción total prevista en 139,9 millones de toneladas.

Si bien la mayoría de los cultivos muestran un crecimiento en la superficie proyectada, sobresalen por su importancia los aumentos en maíz y trigo, que, en el primer caso, crecerá 4,6% respecto a la campaña pasada, mientras que en el segundo cultivo la expansión será del 3,3%.

Estos progresos en la superficie a implantar con estas gramíneas podrían aportar una cosecha récord, con 54 millones de toneladas para el maíz y 20,2 millones para el trigo, siempre y cuanto lo permita el clima.

De esta manera, se consolida una tendencia que comenzó en la campaña 2015/16, cuando tanto el maíz como el trigo empezaron a ocupar una mayor superficie y producción, algo que se repitió en las campañas siguientes.

Según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), en la campaña 2015/2016 se implantaron 4,1 millones de hectáreas de trigo y 4,05 millones de maíz, mientras en la temporada 2020/21 el área de ambos fue de 6,5 y 6,3 millones de hectáreas, respectivamente.

De manera directa, el aumento del área sembrada se tradujo en un incremento en la producción. En el caso del maíz pasó de 31,8 millones de toneladas a 48 millones entre una campaña y otra.

Si bien sigue siendo la más importante en líneas generales, la soja pasó de cubrir una superficie de 20,1 millones de hectáreas en la campaña 2015/16 a 17,2 millones en la temporada 2020/2021, mientras que la producción descendió de 56 a 43,5 millones de toneladas.

Además, existen otros datos que marcan un cambio de tendencia, como los mejores márgenes en los cereales, una mayor resistencia a eventos climáticos adversos en el caso del maíz y un crecimiento en los rindes en la última década en la zona núcleo del grano amarillo que casi dobla al de la soja, según la BCR.

El trigo, una de las gramíneas que crece en superficie cultivada.

La visión de la Secretaría de Agricultura

En diálogo con Télam, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jorge Solmi, indicó que si bien todavía no existe una estimación de producción oficial, a partir de los datos preliminares «se espera un nuevo récord de campaña gruesa, es especial de maíz y sorgo».

«El productor tienen una gran voluntad de rotar los cultivos, de establecer una actividad sostenible. Mientras se equilibren los márgenes brutos, va a seguir sucediendo». JORGE SOLMI, SECRETARIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y PESCA

Para Solmi, la razón de este salto productivo radica en un aumento de «la superficie sembrada de gramíneas cuando empiezan a equilibrase los márgenes brutos» con la soja.

«Cuando había mucha diferencia entre gramíneas y soja, era todo soja. Además, este último es un cultivo que no requiere tanta inversión. Al contrario, el capital de inversión en maíz o trigo es muy alto en semilla, fertilizantes y demás. Las oleaginosas en general no se fertilizan mucho y eso hace que las inversiones sean mas baratas», dijo.

Por otro lado, el funcionario nacional consideró que lo que ven desde el Gobierno es que «el productor tienen una gran voluntad de rotar los cultivos, de establecer una actividad sostenible. Mientras se equilibren los márgenes brutos, va a seguir sucediendo» esta suerte de avanzada de las gramíneas..

«El actual cuadro que tenemos de márgenes bruto es bueno y hacia la campaña que viene muestra ser similar y eso le da confianza al productor. En la definición de la gruesa los números son muy buenos y el productor está animándose cada vez más a utilizar seguros de precio, lo que le garantiza tener hacia adelante el mismo cuadro de precios al momento de diseñar su siembra», concluyó.

El crecimeinto de las gramíneas

Para el responsable de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Rosario, Cristián Russo, lo que se sorprende de este proceso es que «tomó más velocidad» en los últimos años.

«Estamos en un punto de giro que está generando la tendencia de sumar gramíneas, sobre todo maíz. En mayo le estábamos preguntando a los productores si iban a sembrar más trigo y nos respondían que iban a sembrar más maíz. La precampaña de venta de insumos estaba super adelantada, es algo inédito», dijo Russo.

Según el especialista, «hay una inversión muy fuerte que se está haciendo volcada principalmente sobre el insumo. En estos años de pandemia hay una decisión de sumar cultivos que requieren un nivel más grande de capital y también influye la cola que nos dejo la anterior campaña: en un año con muy poca agua, el maíz anduvo muy bien, incluso en las zonas más complejas, y se comportó mucho mejor que la soja».

La soja cede terreno ya que se equipararon los márgenes de rentabilidad.

En este sentido, marcó que «un cultivo muy importante como la soja está mostrando un poder de deterioro que enciende una alarma. Hay un cambio. Creo que será algo lento y gradual, pero hoy por hoy vemos que la soja esta en retirada».

Por último, el economista jefe de la Bolsa de Cereales de Córdoba, Gonzalo Agusto, explicó que se registró una «mejora en la relación de precios del maíz respecto a la soja y esta mejora se dio por el cambio en la relación de los derechos de exportación (DEX), con la soja en un 33% y el maíz en 12%».

«Con ese nivel de DEX, la relación de precios es más favorable con el maíz. Desde fines de 2015 le quita los DEX al cereal mejoraron sustancialmente la relación de precios. Eso continua hoy, si bien se aumentaron las retenciones», dijo Agusto al recordar la decisión tomada por el actual Gobierno en diciembre de 2019, cuando fijo una retención de 12% para el grano amarillo, al modificar el esquema anterior fijado por la administración de Mauricio Macri.