Internacionales

Cómo escapar de los peligros de la fragilidad

Sharing is caring!

Por Olusegun Akanbi, Kenji Moriyama, Keyra Primus

Ya enfrentando enormes necesidades de desarrollo, la pandemia COVID-19 está exacerbando los desafíos que enfrentan los estados frágiles y en conflicto, un grupo de alrededor de 40 países atrapados en ciclos de baja capacidad administrativa, inestabilidad política, conflicto y desempeño económico débil. 

Nuestro nuevo documento de trabajo del personal técnico del FMI , que analiza las experiencias de 196 países entre 1979 y 2018, arroja luz sobre cómo los países pueden evitar o salir de esta trampa.

Como muestra nuestro gráfico de la semana, un crecimiento más débil aumenta la probabilidad de caer en la fragilidad, particularmente para los países en el rango medio de efectividad gubernamental (medido, por ejemplo, por la capacidad de recaudar impuestos y hacer cumplir los contratos).

El gráfico superior mide el cambio en la probabilidad de entrada o salida de la fragilidad cuando el crecimiento se reduce en 2 puntos porcentuales en varios niveles de eficacia del gobierno.

Un crecimiento más débil aumenta la probabilidad de entrar en fragilidad, con un impacto sustancialmente mayor para los países que se encuentran dentro del rango medio de efectividad del gobierno (línea azul), mientras que hay un efecto menos pronunciado en la probabilidad de salida (línea de puntos rojos).

Una implicación es que los países casi frágiles deben implementar políticas anticíclicas, como un estímulo fiscal, para evitar contracciones bruscas en la producción económica.

Las políticas anticíclicas podrían contar con el respaldo de financiamiento externo de socios internacionales, pero también se necesitan políticas macroeconómicas sólidas, respaldadas por una gobernanza sólida y medidas anticorrupción que garanticen el uso adecuado de los recursos para ayudar a mantener una economía estable.

Gráfico 1


Para ayudar a impulsar una estrategia de salida, los países deben mejorar las instituciones y la inclusión política y social (por ejemplo, menos barreras a la participación política, mayor acceso a los sistemas legales, menos corrupción y discriminación en las agencias gubernamentales, protección del gasto social). De hecho, como también muestra nuestro gráfico, la mejora de la eficacia del gobierno aumenta la probabilidad de salir de la fragilidad.

El gráfico inferior mide el cambio en la probabilidad de entrada o salida de la fragilidad a diferentes tasas de crecimiento cuando la efectividad del gobierno mejora moderadamente desde un nivel bajo.

Curiosamente, su impacto es más uniforme (es decir, menos en forma de campana) que el superior (línea de puntos rojos), lo que significa menos capacidad de respuesta a los cambios en el crecimiento.

Una mayor eficacia del gobierno ayudaría a evitar que los países volvieran a caer en la fragilidad en una amplia gama de tasas de crecimiento (línea azul).

Nuestro estudio también encuentra que los países que salen exitosamente de la fragilidad gastan más en salud y educación que los países que no logran escapar.

Estas observaciones pueden implicar un posible ciclo virtuoso para escapar de la fragilidad. La protección del gasto social ayuda a mejorar la inclusión política y social.

Esto, a su vez, ejerce presión sobre el gobierno para que mejore su eficacia mediante un aumento constante de las capacidades fiscales, legales y de servicio civil.

Las instituciones eficaces, a su vez, proporcionan una base para una economía fuerte. Por ejemplo, en Uganda, la mejora de la estabilidad política fue la base para aprobar reformas para fortalecer las instituciones y políticas económicas, que han ayudado a desarrollar la resiliencia y aumentar la inclusión social (pero algunos de los avances se han revertido después de 2017).

Por último, los países pueden escapar de la fragilidad aprovechando un momento crucial: una coyuntura crítica que presenta una rara oportunidad de cambio (por ejemplo, después de una crisis o un cambio de liderazgo).

Descubrimos que los países con un momento crucial tienen más probabilidades de salir de la fragilidad, implementar reformas críticas para fortalecer sus instituciones y su marco de políticas, y disfrutar de una mayor resiliencia económica después de su salida.

Por ejemplo, después de que Ruanda recuperó la estabilidad política a principios de la década de 2000, los esfuerzos de reforma (respaldados por el apoyo de la comunidad internacional) han ayudado a mejorar la resiliencia, la gobernanza y las instituciones, así como la inclusión social.

Donde los gobiernos no funcionan bien, la paz, la estabilidad y la prosperidad son raras. Con un mayor enfoque en algunas acciones y medidas clave, los países pueden salir de la trampa de la fragilidad.

Olusegun Akanbi es economista del Departamento de Finanzas Públicas del FMI.

Kenji Moriyama es subdirector de división del Departamento de Finanzas Públicas del FMI .

Keyra Primus es economista del Departamento de Finanzas Públicas del FMI.