Opinión

¿Criptoactivos como moneda nacional? Un paso demasiado lejos

Sharing is caring!

Por Tobias Adrian y Rhoda Weeks-Brown

Las nuevas formas digitales de dinero tienen el potencial de proporcionar pagos más baratos y rápidos, mejorar la inclusión financiera, mejorar la resistencia y la competencia entre los proveedores de pagos y facilitar las transferencias transfronterizas.

Pero hacerlo no es sencillo. Requiere una inversión significativa, así como decisiones políticas difíciles, como aclarar el papel de los sectores público y privado en la provisión y regulación de formas digitales de dinero.

Algunos países pueden verse tentados por un atajo: adoptar criptoactivos como monedas nacionales. Muchos son realmente seguros, de fácil acceso y económicos para realizar transacciones. Sin embargo, creemos que, en la mayoría de los casos, los riesgos y los costos superan los posibles beneficios.

Los criptoactivos son tokens emitidos de forma privada basados ​​en técnicas criptográficas y denominados en su propia unidad de cuenta. Su valor puede ser extremadamente volátil. Bitcoin, por ejemplo, alcanzó un pico de $ 65,000 en abril y cayó a menos de la mitad de ese valor dos meses después.

Y, sin embargo, Bitcoin sigue vivo. Para algunos, es una oportunidad para realizar transacciones de forma anónima, para bien o para mal. Para otros, es un medio para diversificar carteras y mantener un activo especulativo que puede generar riquezas pero también pérdidas significativas.

Por lo tanto, los criptoactivos son fundamentalmente diferentes de otros tipos de dinero digital . Los bancos centrales, por ejemplo, están considerando la posibilidad de emitir monedas digitales, dinero digital emitido en forma de pasivo del banco central. Las empresas privadas también están empujando la frontera, con dinero que se puede enviar a través de teléfonos móviles , popular en África Oriental y China, y con monedas estables, cuyo valor depende de la seguridad y liquidez de los activos de respaldo.

¿Criptoactivos como moneda de curso legal?

Bitcoin y sus pares se han mantenido en su mayoría al margen de las finanzas y los pagos, sin embargo, algunos países están considerando activamente otorgar el estatus de moneda de curso legal a los criptoactivos, e incluso convertirlos en una segunda (o potencialmente única) moneda nacional.

Si a un criptoactivo se le otorgó el estatus de moneda de curso legal, los acreedores deberían aceptarlo en el pago de obligaciones monetarias, incluidos impuestos, similar a los billetes y monedas (moneda) emitidos por el banco central.

Los países pueden incluso ir más allá al aprobar leyes que fomenten el uso de criptoactivos como moneda nacional, es decir, como una unidad monetaria oficial (en la que se pueden expresar las obligaciones monetarias), y un medio de pago obligatorio para las compras diarias.

Es poco probable que los criptoactivos se pongan de moda en países con inflación y tipos de cambio estables, e instituciones creíbles. Los hogares y las empresas tendrían muy pocos incentivos para fijar el precio o ahorrar en un criptoactivo paralelo como Bitcoin, incluso si se le diera curso legal o estado de moneda. Su valor es demasiado volátil y no está relacionado con la economía real.

Incluso en economías relativamente menos estables, el uso de una moneda de reserva reconocida a nivel mundial como el dólar o el euro probablemente sería más atractivo que adoptar un criptoactivo.

Un criptoactivo podría convertirse en un vehículo para que las personas no bancarizadas realicen pagos, pero no para almacenar valor. Se cambiaría inmediatamente a moneda real una vez recibido.

Por otra parte, es posible que la moneda real no siempre esté disponible ni sea fácilmente transferible. Además, en algunos países, las leyes prohíben o restringen los pagos en otras formas de dinero. Estos podrían inclinar la balanza hacia el uso generalizado de criptoactivos.

Proceda con precaución

El costo más directo de la adopción generalizada de un criptoactivo como Bitcoin es la estabilidad macroeconómica. Si los bienes y servicios tuvieran un precio tanto en una moneda real como en un criptoactivo, los hogares y las empresas gastarían mucho tiempo y recursos eligiendo qué dinero guardar en lugar de participar en actividades productivas. De manera similar, los ingresos del gobierno estarían expuestos al riesgo de tipo de cambio si los impuestos se cotizaran por adelantado en un criptoactivo mientras que los gastos se mantuvieran principalmente en la moneda local, o viceversa.

Además, la política monetaria perdería fuerza. Los bancos centrales no pueden fijar tasas de interés en una moneda extranjera. Por lo general, cuando un país adopta una moneda extranjera como propia, “importa” la credibilidad de la política monetaria exterior y espera alinear su economía y sus tasas de interés con el ciclo económico externo. Ninguno de estos es posible en el caso de una adopción generalizada de criptoactivos.

Como resultado, los precios internos podrían volverse muy inestables. Incluso si todos los precios se cotizaran en, digamos, Bitcoin, los precios de los bienes y servicios importados aún fluctuarían enormemente, siguiendo los caprichos de las valoraciones del mercado.

La integridad financiera también podría verse afectada. Sin medidas sólidas contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, los criptoactivos pueden usarse para lavar dinero mal habido, financiar el terrorismo y evadir impuestos. Esto podría representar riesgos para el sistema financiero, el equilibrio fiscal y las relaciones con países extranjeros y bancos corresponsales de un país.

El Grupo de Trabajo de Acción Financiera ha establecido un estándar sobre cómo se deben regular los activos virtuales y los proveedores de servicios relacionados para limitar los riesgos de integridad financiera. Pero la aplicación de ese estándar aún no es uniforme en todos los países, lo que puede ser problemático dado el potencial de actividades transfronterizas.

Surgen más problemas legales. El estatus de moneda de curso legal requiere que un medio de pago sea ampliamente accesible. Sin embargo, el acceso a Internet y la tecnología necesarios para transferir criptoactivos siguen siendo escasos en muchos países, lo que plantea problemas sobre la equidad y la inclusión financiera. Además, la unidad monetaria oficial debe tener un valor suficientemente estable para facilitar su uso para obligaciones monetarias de mediano a largo plazo. Y los cambios en el estado de moneda de curso legal y la unidad monetaria de un país generalmente requieren cambios complejos y generalizados en la ley monetaria para evitar la creación de un sistema legal inconexo.

Además, los bancos y otras instituciones financieras podrían estar expuestos a fluctuaciones masivas en los precios de los criptoactivos. No está claro si la regulación prudencial contra las exposiciones a moneda extranjera o activos de riesgo en los bancos podría mantenerse si Bitcoin, por ejemplo, tuviera el estatus de moneda de curso legal.

Además, el uso generalizado de criptoactivos socavaría la protección del consumidor. Los hogares y las empresas podrían perder riqueza a causa de grandes cambios de valor, fraude o ciberataques. Si bien la tecnología subyacente a los criptoactivos ha demostrado ser extremadamente robusta, podrían ocurrir fallas técnicas. En el caso de Bitcoin, el recurso es difícil ya que no existe un emisor legal.

Finalmente, los criptoactivos extraídos como Bitcoin requieren una enorme cantidad de electricidad para alimentar las redes informáticas que verifican las transacciones. Las implicaciones ecológicas de adoptar estos criptoactivos como moneda nacional podrían ser nefastas.

Lograr un equilibrio

Como moneda nacional, los criptoactivos, incluido Bitcoin, conllevan riesgos sustanciales para la estabilidad macrofinanciera, la integridad financiera, la protección del consumidor y el medio ambiente. Las ventajas de sus tecnologías subyacentes, incluido el potencial de servicios financieros más baratos e inclusivos, no deben pasarse por alto. Sin embargo, los gobiernos deben intensificar la prestación de estos servicios y aprovechar las nuevas formas digitales de dinero al tiempo que preservan la estabilidad, la eficiencia, la igualdad y la sostenibilidad ambiental. Intentar convertir los criptoactivos en una moneda nacional es un atajo desaconsejable.

Tobias Adrian es Consejero Financiero y Director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI.

Rhoda Weeks-Brown es Consejera General y Directora del Departamento Jurídico del FMI.