Internacionales

Alerta en GB por variante más contagiosa

Sharing is caring!

Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.]

La variante Delta del coronavirus, descubierta por primera vez en India hace unos meses, es «un 40% más transmisible», lo cual amenaza el levantamiento de las últimas restricciones en el Reino Unido como así también en otros países de Europa.

Lo afirmó hoy el ministro de Salud británico, Matt Hancock, en una entrevista con la BBC, durante la cual aseguró que «esto nos complica todo más».

Sin embargo, el funcionario aseguró que «no necesariamente es más letal», en un país que redujo las muertes diarias a casi cero, vacunó a más del 60% de la población con una dosis y al 40,7% con dos, y que desde la próxima semana comenzará a inocular a quien tienen menos de 30 años, pero suficiente para suscitar dudas sobre la tan decantada reapertura general, con el fin de las últimas restricciones, fijadas para el 21 de junio.

«Estamos considerando todas las opciones», declaró Hancock. «A estas alturas no es que digamos que no al 21 de junio.

Pero tendremos que seguir observando los datos una semana más y, con especial atención, el del vínculo entre las personas infectadas y las que acaban en el hospital», explicó el ministro. Porque de momento el contagio medio diario en el Reino Unido, por culpa de la mutación Delta, se ha elevado a 5-6.000, frente a una serie de hospitalizaciones que han quedado en juego, «mostrando que la conexión no es estrecha, como en el pasado», acotó.

Pero en una semana puede pasar cualquier cosa, también porque, recordó Hancock, la población totalmente vacunada, respetando plenamente los tiempos establecidos para la fatídica fecha del 21, equivaldrá a unas tres quintas partes del total.

Incluso también sobre el frente de las vacunas, las dudas están resurgiendo: los anticuerpos producidos por las personas que recibieron ambas dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech tienden a ser más de cinco veces menos eficaz contra la variante «Delta» que el virus original en el que fue calibrado, según una investigación realizada en Gran Bretaña por el Instituto Francis Crick y publicada en The Lancet.

El Reino Unido se convierte así de nuevo en el «laboratorio» de las nuevas tendencias de la enfermedad y de las respuestas a ellas, al menos en Europa: del país más enfermo al «primero de la clase» en la carrera a la inmunización y de nuevo primero en plantear nuevas dudas, después de haber sufrido las oleadas de la variante autóctona «Alfa», y ahora de la «Delta», que allí, desde el sur de Asia, estableció su «cabeza de puente».

Con los ojos del mundo puestos en él, el primer ministro Boris Johnson anunció que, en la próxima cumbre del G7 en Cornualles, pedirá a los otros seis grandes de la Tierra que contribuyan activamente a vacunar al mundo entero para fines de 2022.

«El mundo -dijo Johnson- nos mira y nos pide que estemos a la altura del mayor desafío de la posguerra: derrotar al Covid y liderar una recuperación global inspirada en nuestros valores compartidos».

«Vacunar al mundo para fines del próximo año, agregó el premier, sería el mayor logro en la historia de la medicina». Basta que las expectativas sean proporcionales a la realidad, advirtió hoy un ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras las muertes en el mundo superan los 3,7 millones y el total de contagios los 173 millones, en Israel este domingo no hay nuevos casos autóctonos y se procede a vacunar a los adolescentes de entre 12 y 15 años.
En tanto la enfermedad se sale de control en países como Perú y Nepal.

«Erradicar» el Covid-19, por el momento, «no es un objetivo realista para el mundo», según David Nabarro de la OMS: «La humanidad se verá obligada a aprender cómo podrá vivir con el virus, evitando que se intensifique y se propague creando brotes de enfermedades. Tendremos que hacer esto en un futuro próximo». (ANSA).