Opinión

Comprobación de los recibos de gastos relacionados con la pandemia

Sharing is caring!

Illustration and Painting

Por Chady El Khoury, Jiro Honda, Johan Mathisen y Etienne Yehoue

Los gobiernos de todo el mundo están desempeñando un papel crucial al brindar salvavidas a personas y empresas para ayudar a combatir la pandemia y sus consecuencias económicas. Para respaldar la eficacia de estos esfuerzos, es importante que dicho gasto esté sujeto a la transparencia y la rendición de cuentas adecuadas.

El FMI presiona para lograr una mejor gobernanza a través de una mayor transparencia y ha buscado medidas específicas de gobernanza para los países que reciben financiamiento del FMI durante la crisis. Estos incluyen compromisos para publicar contratos de adquisiciones relacionados con la pandemia y el beneficiario real de las empresas adjudicatarias de estos contratos, así como informes de gastos y resultados de auditoría de COVID-19.

Las medidas se adaptan a las circunstancias del país y la gravedad de los riesgos de corrupción. Además, todos los países receptores se comprometen a realizar una Evaluación de Salvaguardias, un ejercicio de diligencia debida que tiene como objetivo garantizar que el banco central de un país pueda brindar información confiable y administrar de manera transparente los fondos que recibe del FMI.

Abordar la corrupción es un juego largo. Estas medidas de gasto de emergencia no son soluciones milagrosas y solo llegarán hasta cierto punto para abordar desafíos más profundos. Las vulnerabilidades de gobernanza y corrupción a más largo plazo seguirán siendo abordadas en el marco más amplio del FMI de 2018 para la participación mejorada del Fondo en la gobernanza, con un enfoque en los acuerdos de préstamo plurianuales del FMI, los controles de salud anuales de los países miembros del FMI y el desarrollo de capacidades.

¿Están llegando los recibos?

Un año después de la respuesta de emergencia, la información está disponible sobre el progreso en la implementación de estas medidas de gobernanza en el gasto relacionado con la pandemia.

Tras la publicación de la información del contrato, la mayoría de los compromisos se han cumplido o están en proceso de cumplirse, incluidos, por ejemplo, en la República Dominicana, Guinea, Nepal y Ucrania. En algunos países, las limitaciones de capacidad contribuyen a un progreso limitado. En estos casos, el FMI está proporcionando desarrollo de capacidad para apoyar la implementación.

La recopilación y publicación del beneficiario final de las empresas contratantes es una medida que tiene como objetivo disuadir la corrupción, incluso facilitando la detección de posibles conflictos de intereses que involucren a funcionarios públicos. Requiere que las empresas licitadoras proporcionen los nombres de las personas con control efectivo sobre una empresa, es decir, los «beneficiarios reales». Esta información se proporciona a la agencia de adquisiciones, que debe publicarla.

La implementación de esta práctica innovadora ha demostrado ser un desafío en algunos casos, ya que solo la mitad de los países (incluidos Benin, Ecuador, Jordania, Malawi y Moldavia) han implementado este compromiso o han logrado avances sustanciales hacia él.

Sin embargo, esos compromisos asumidos en el contexto del financiamiento del FMI durante la pandemia han ayudado a impulsar a algunos países, como Kenia y la República Kirguisa, a adoptar esta reforma de manera permanente. Es decir, más allá del gasto relacionado con la pandemia.

En las auditorías de gastos de emergencia, la fecha límite para realizar auditorías ex post se establece típicamente entre 3 y 12 meses después del final del año fiscal. En consecuencia, es demasiado pronto para evaluar la implementación; la mayoría de las auditorías están en preparación basadas en los sistemas existentes.

Sin embargo, algunos países, como Jamaica, Honduras, Maldivas y Sierra Leona ya han tomado medidas tempranas mediante la realización de auditorías en tiempo real basadas en riesgos. Cuando sea necesario, el FMI también está intensificando el desarrollo de su capacidad para ayudar a las entidades fiscalizadoras superiores a cumplir con su responsabilidad, al tiempo que apoya los esfuerzos para garantizar que dicha información sea fácilmente recuperable.

Al informar sobre el gasto relacionado con la pandemia, la mayoría de los países están informando públicamente sobre la ejecución de este gasto, o comenzarán a hacerlo en breve.

Las evaluaciones de las salvaguardias se están llevando a cabo rápidamente, y el ritmo de estas evaluaciones se duplica después del inicio de la pandemia.

Abordar desafíos más profundos

Más allá de estas medidas centradas en la rendición de cuentas y la transparencia en la respuesta a la crisis, también están avanzando reformas más amplias de gobernanza y anticorrupción en el contexto de los acuerdos de financiación plurianuales del FMI.

Tales reformas cubren múltiples áreas, incluida la gobernanza fiscal en países como Ecuador, Gambia, Jordania, Liberia, Ruanda y Senegal; marcos de lucha contra la corrupción y el blanqueo de capitales en Angola, Armenia, República del Congo, Kenia y Túnez; y supervisión del sector financiero y gobernanza del banco central en Liberia y Ucrania, entre otros.

Más allá del financiamiento del FMI

La transparencia y la rendición de cuentas en la respuesta a la crisis son importantes para todos los países, independientemente de su nivel de ingresos, y estas medidas son, por supuesto, comunes en muchos países más allá de los que reciben financiamiento del FMI.

Estos esfuerzos varían. Por ejemplo, algunos países publican información completa sobre gastos en portales dedicados a la transparencia como en Brasil, Colombia, Costa Rica, Francia y Perú. Otros, como Corea del Sur, realizan auditorías externas frecuentes para verificar los gastos relacionados con la pandemia. Algunos desarrollan directrices claras para las adquisiciones de emergencia, como en España, y / o detectan conflictos de intereses mediante el análisis de datos sobre beneficiarios reales y divulgaciones financieras de altos funcionarios públicos, como en Rumanía.

A través del chequeo médico regular del FMI del «Artículo IV» de las economías de sus miembros, y a través del diálogo político regular, el personal del FMI continúa discutiendo la transparencia y la rendición de cuentas en el gasto relacionado con la pandemia, como en Polonia, el Reino Unido y los Estados Unidos. y, de manera más general, en las medidas del sector fiscal, monetario y financiero.

Construyendo sobre el progreso

Será necesaria la participación sostenida de los países en materia de gobernanza y lucha contra la corrupción para respaldar la implementación efectiva de las reformas emprendidas durante la pandemia y más allá. Un componente clave es la implementación del Marco 2018 del FMI, que sigue siendo una prioridad para el FMI y va más allá de la lucha contra la corrupción para abordar la gobernanza fiscal, la supervisión del sector financiero, la gobernanza del banco central, la regulación del mercado, el estado de derecho y los marcos contra el blanqueo de capitales. Dado que la capacidad crítica para implementar medidas de gobernanza varía según los países y según el tipo de medida, el personal del FMI también continuará brindando desarrollo de capacidad personalizado sobre estos temas a través de canales como asistencia técnica, capacitación y seminarios web.

El FMI hará un balance de los avances en la implementación del marco de 2018 a mediados de 2022, con miras a evaluar cómo puede continuar apoyando a los países miembros en el fortalecimiento de la gobernanza.

Los esfuerzos para mejorar la gobernanza dependerán aún más crucialmente de la apropiación política de alto nivel de las reformas, la cooperación internacional y un esfuerzo conjunto con la sociedad civil y el sector privado, entre otras partes interesadas. El progreso también requiere la implementación sostenida de reformas durante un período prolongado. Este progreso no es fácil, pero, no obstante, se puede lograr y es esencial para promover un crecimiento económico más fuerte e inclusivo.

Chady El-Khoury es subdirector de unidad del Grupo de Integridad Financiera en el Departamento Jurídico del FMI.

Jiro Honda es subdirector de división del Departamento de Finanzas Públicas del FMI.

Johan Mathisen es subdirector de división del Departamento de Estrategia, Políticas y Examen del FMI.

Etienne B. Yehoue es economista del Fondo Monetario Internacional.