Sharing is caring!

EPA/HAITHAM IMAD

En el undécimo día de la guerra, Israel y Hamas declararon un alto el fuego «mutuo y simultáneo» a partir de la madrugada del viernes.

Fuertes presiones internacionales, comenzando por las del presidente estadounidense Joe Biden, finalmente se materializaron, lo que llevó a las partes a aceptar la iniciativa egipcia.

Varias fuentes indican que el esfuerzo de mediación, liderado por Egipto y el enviado de la ONU, Tom Wennesland, en Qatar, ha tenido el efecto deseado y que la calma está destinada a regresar entre Israel y la Franja.

Antes de la votación del gabinete de seguridad israelí presidido por Benjamin Netanyahu, que por unanimidad dio luz verde a la tregua, el ejército presentó a los ministros los objetivos militares alcanzados en la Franja durante la operación «Guardián de los Muros». Algunos de ellos, «sin precedentes».

Hamas desde Gaza también ha anunciado que se unirá al alto el fuego a partir de las 2 AM hora local (23 GMT) En el medio se encuentran más de 4.000 cohetes lanzados desde Gaza sobre Israel, incluidas Jerusalén y Tel Aviv, que han obligado a alrededor de 1,5 millones de habitantes del sur y centro del país a vivir con refugios a su alcance en una escalada que ni siquiera se vio en el conflicto anterior de 2014.

Las víctimas fueron 12 y cientos de heridos. Un presupuesto mitigado por el Iron Dome, el sistema de defensa antimisiles para proteger a la población civil que, según los militares, ha interceptado el 90% de los cohetes. Una «cúpula de hierro» que, una vez más, ha preservado el país.

Por otro lado, en una Gaza donde las condiciones humanitarias están colapsando, hay -según el Ministerio de Salud de Hamas- 227 víctimas, incluidos 65 niños, 39 mujeres y alrededor de 1.900 heridos.

El ejército israelí, con la operación «Guardián de los Muros», golpeó duramente con cientos de ataques sobre la Franja el «Metro», que es el sistema de túneles de Hamas y la Jihad Islámica, a menudo excavados debajo de edificios civiles.
Más de 100 kilómetros destruidos junto con rampas de cohetes, depósitos de armas y centros de mando.

Pero los comandantes militares y cuadros de Hamas y Jihad también terminaron en la mira israelí.

Decenas de casas destruidas y cientos de milicianos muertos, según el portavoz militar, entre ellos el comandante de la Jihad del norte de la Franja, Hussam Abu Harbid, autor intelectual del lanzamiento contra Israel.

Hamas, argumentaron muchos analistas, pagó un alto precio en su arsenal y organización.

Pero también eclipsó al presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, al intentar convertirse en el abanderado en defensa de la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén y de los palestinos amenazados con el desalojo de las casas en disputa en el barrio de Sheikh Jarrah.

Además de una parte de los árabes israelíes, en una especie de guerra civil que se prolongó durante días en las ciudades mixtas de Israel con intentos de linchamiento por ambos bandos.

Que la tregua puede materializarse pronto lo impulsó la fuerte presión internacional que hoy también vio la llegada a Israel del ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas.

Como aliado del estado judío, reafirmó enérgicamente el apoyo al derecho de Israel a la autodefensa, pero también pidió una tregua inmediata, destacando que «sólo en la solución de dos estados» habrá perspectivas de paz.

La canciller alemana, Angela Merkel, y Abbas hicieron lo mismo en una conversación telefónica.

En las últimas horas de la guerra hubo un ‘freno y avance de lanzamientos de cohetes. Se reiniciaron y se intensificaron durante el día después de un largo respiro de casi 8 horas durante la noche.

Las zonas del sur del país volvieron a ser objeto de fuertes ataques, incluido un misil antitanque que alcanzó un autobús militar procedente de Gaza, cerca de la línea de demarcación de la que acababan de descender los soldados.

Lanzamientos a los que Israel respondió atacando nuevamente los puestos militares de las facciones.

El líder centrista Yair Lapid, a quien el presidente Reuven Rivlin confió el mandato de formar el nuevo gobierno, se puso del lado de la urgente invitación de Biden a Netanyahu en varias ocasiones.

«Una invitación que no puede ser ignorada», dijo, señalando que Israel también tiene otros problemas: Irán, Hezbolá y el acuerdo nuclear de Teherán.

No es coincidencia que Netanyahu le mostrara a Maas los restos de un dron explosivo que el propio Irán lanzó contra Israel desde Siria o Irak. Además, se habló de los cohetes que en los últimos días también llegaron del sur del Líbano. En ese contexto llegó la esperada tregua. (ANSA).