Internacionales

COVID: Ya no es primera causa de muerte en Reino Unido

Sharing is caring!

EPA/NEIL HALL

El Covid-19, durante el mes de marzo, no fue la causa principal de muerte en el Reino Unido por primera vez, desde octubre, según lo certifican datos elaborados mensualmente por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS), referentes a Inglaterra y Gales.

Este cuadro confirma el efecto positivo, según expertos, tanto del tercer confinamiento nacional impuesto durante más de tres meses por el gobierno de Boris Johnson – con aperturas parciales a partir de abril- como de una campaña de vacunación expeditiva, con alrededor de 44 millones de dosis suministradas hasta el momento y con la mitad de la población ya inmunizada con la primera dosis.

Según la ONS, el Covid-19 fue, en marzo, el responsable del 9,3% de todos los decesos registrados en Inglaterra y del 6,3% en Gales, contra, por ejemplo, un 11% de muertes relacionadas con demencia senil o Alzheimer. En total, las víctimas del coronavirus desde el inicio de la pandemia, según datos oficiales, son más de 127.000 en el Reino Unido (alrededor de 151.000 contando también las estimaciones de los casos más remotos).

Un récord europeo en cifras absolutas, pero inferior ahora a una decena de países del Viejo Continente, en relación a la población.

A pesar de los datos positivos sobre el reciente descenso de contagios y decesos por Covid-19, el Reino Unido todavía lidia con el alerta sobre los riesgos asociados con las variantes de importación del virus.

En tanto, el gobierno de Johnson prepara un plan para reanudar los viajes al extranjero, previstos para junio, aunque con límites y controles y la eventual introducción de un pasaporte de vacunación.

Los temores más recientes hacen referencia a la identificación de un nuevo caso y por lo tanto de un potencial foco de contagio en Birmingham -después de Londres- de la llamada variante sudafricana, considerada más resistente a las vacunas actualmente disponibles.

Un fenómeno actualmente limitado, pero al que el sistema sanitario reaccionó ampliando la campaña de pruebas preventivas para rastrear la mutación antes de que se propague.

Otro frente a atender es el de la cepa «india», descubierta muy recientemente en Europa y también temida, si bien en el Reino Unido por ahora es considerada «de interés» y todavía no como «alarmante» como la variante sudafricana. (ANSA).