COVID: Brasil en colapso, San Pablo en derrumbe

Sharing is caring!

EPA/FERNANDO BIZERRA

La emergencia por coronavirus en Brasil no muestra señales de disminuir y por primera vez desde el inicio de la pandemia, el promedio de muertes por Covid-19 en el país ha superado el umbral de las 3 mil víctimas y roza las 4 mil, mientras que algunos cementerios ya no tienen espacio para los entierros.

En la megalópolis de San Pablo, la más afectada por la enfermedad en muertes e infecciones, el número de entierros aumentó en un 60% en marzo en comparación con el mismo mes de 2020. Se trata de datos proporcionados por la funeraria municipal, que considera camposantos tanto públicos como privados, así como los crematorios.

No solo eso: uno de los cementerios más grandes de la ciudad de 12 millones de habitantes, el Nova Cachoeirinha, ha suspendido todos los entierros por falta de espacio.

Asó lo denunció el Sindicato de Trabajadores de la Administración Pública del Municipio (Sindsep), según el cual «las sepulturas antiguas de más de 3 años deben ser exhumadas para crear otras nuevas».

Según el Consejo Nacional de Secretarías de Salud (Conass), con las 3.769 nuevas muertes registradas en las últimas 24 horas, el promedio móvil de muertes en los últimos siete días ha llegado a 3.117.

El jueves fue el tercer día más mortífero desde el inicio de la pandemia en el país, que tiene 325.284 decesos y 12.839.844 casos de Covid-19 confirmados.

En la nación de unos 215 millones de habitantes, el gobierno de Jair Bolsonaro, muchas veces escéptico sobre las medidas para contener la enfermedad, ha acelerado mientras tanto las vacunaciones.

Por primera vez se ha superado el umbral de más de un millón de personas vacunadas en el mismo día, lo que eleva el total de inmunizados hasta ahora a más de 23 millones (18 millones con la primera dosis, 5 con la segunda).

Cifras que reavivan la esperanza, incluso cuando el peligro de nuevas variantes, advierten los expertos, sigue al acecho.
Una primera, tímida señal de optimismo llega desde Río de Janeiro donde el alcalde ha autorizado la reapertura de escuelas a partir del próximo lunes y a partir del 9 de abril también la reanudación del servicio de mesa en bares y restaurantes.

Pero San Pablo vive lo peor. Más de 500 pacientes de Covid han muerto en ese estado desde el inicio de la pandemia mientras esperaban un lugar en cuidados intensivos, incluidos 11 en las últimas 24 horas.

Según un recuento realizado por el sitio informativo G1, el número total de pacientes de Covid que han fallecido por falta de camas en las salas de reanimación del estado más afectado de Brasil son 507 desde el inicio de la emergencia sanitaria. De estos, 271 estaban registrados en la capital y otros 236 en el resto del estado.

Actualmente hay 709 pacientes con Covid-19 esperando cama en cuidados intensivos en el estado más rico y avanzado del país, reveló esa fuente.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil (Anvisa) informó que recibió solicitudes de nueve estados del país para importar la vacuna Sputnik V de Rusia.

Según Anvisa, la solicitud será analizada en base a los requisitos que deben cumplirse para una autorización excepcional y temporal para la importación de medicamentos y vacunas contra Covid-19. La agencia también dijo que una reunión técnica sobre el tema con los gobernadores está programada la próxima semana.

«Anvisa mantiene su compromiso de poner a disposición de la población las vacunas en tiempo y forma y con la debida seguridad, calidad y eficacia. Por ello, sigue actuando de acuerdo con los procedimientos científicos y reglamentarios necesarios para la autorización de estos productos», se lee en una nota oficial. (ANSA).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

TRAGEDIA: Dos hermanas murieron

Sáb Abr 3 , 2021
Cómo fue el choque en el que murieron dos hermanas que iban en un Audi. El siniestro ocurrió en la madrugada de este viernes cuando el conductor de un vehículo marca Audi perdió el control y chocó contra un poste de alumbrado público. Las hermanas tenían 22 y 26 años. […]