Aumento del poder de mercado: ¿una amenaza para la recuperación?

Anuncios

Sharing is caring!

Por Kristalina Georgieva, Federico J. Díez, Romain Duval y Daniel Schwarz

La crisis ha afectado especialmente a las pequeñas y medianas empresas, provocando pérdidas masivas de puestos de trabajo y otras cicatrices económicas. Entre ellos, menos notorios, pero también graves, se encuentra el creciente poder de mercado entre las empresas dominantes a medida que emergen aún más fuertes mientras que los rivales más pequeños se alejan.

Sabemos por la experiencia y las investigaciones del FMI que un poder de mercado excesivo en manos de unas pocas empresas puede ser un lastre para el crecimiento a mediano plazo, sofocando la innovación y frenando la inversión. Tal resultado podría socavar la recuperación de la crisis de COVID-19 y bloquearía el ascenso de muchas empresas emergentes en un momento en que su dinamismo es desesperadamente necesario.

Crear un campo de juego más nivelado es ahora más importante que nunca. Y los gobiernos deberán lograrlo en una amplia gama de sectores, desde la elaboración de cerveza hasta los hospitales y la digital.

Una nueva investigación del FMI muestra que los indicadores clave del poder de mercado están aumentando, como el margen de precios sobre el costo marginal o la concentración de ingresos entre los cuatro principales actores de un sector. Debido a la pandemia, estimamos que esta concentración ahora podría aumentar en las economías avanzadas al menos tanto como lo hizo en los quince años hasta fines de 2015. Incluso en aquellas industrias que se beneficiaron de la crisis, como el sector digital, predomina los jugadores se encuentran entre los mayores ganadores.

gráfico 1

¿Una tendencia de décadas que va a empeorar?

Un aumento del poder de mercado impulsado por una pandemia en múltiples industrias exacerbaría una tendencia que se remonta a más de cuatro décadas. Por ejemplo, los márgenes de los precios globales han aumentado más del 30 por ciento, en promedio, en las empresas que cotizan en bolsa en las economías avanzadas desde 1980. Y en los últimos 20 años, los aumentos de los márgenes en el sector digital han sido dos veces más pronunciados que los aumentos en toda la economía.

Por supuesto, las fuertes ganancias han sido históricamente la recompensa natural para las empresas exitosas que desplazaron a los operadores tradicionales a través de la innovación, la eficiencia y un mejor servicio. Piense en cómo Ikea transformó la forma en que compramos muebles, o cómo Apple cambió el mercado de los teléfonos móviles.

Recientemente, sin embargo, vemos signos crecientes en muchas industrias de que el poder de mercado se está afianzando en medio de la ausencia de competidores fuertes para las empresas dominantes. En los diferentes sectores, estimamos que las empresas con los márgenes más altos en un año determinado (decil superior) tienen casi un 85% de posibilidades de seguir siendo una empresa con un margen alto el año siguiente, unos 10 puntos porcentuales más que durante la era de la «nueva economía». de la década de 1990.

Las grandes empresas de tecnología son un buen ejemplo: los disruptores del mercado que desplazaron a los operadores establecidos hace dos décadas se han convertido en actores cada vez más dominantes que no enfrentan las mismas presiones competitivas de los posibles disruptores de hoy. Aquí, los efectos relacionados con la pandemia se suman a poderosas fuerzas subyacentes, como los efectos de red y las economías de escala y alcance.

El papel de los acuerdos de fusiones y adquisiciones

En múltiples industrias, ahora vemos una tendencia hacia la caída del dinamismo empresarial. Piense en un fabricante joven que no puede salir de su mercado local, o en un minorista de nueva creación cuyos precios son rebajados por un gran rival que vende temporalmente por debajo del costo para mantener a los participantes en la puerta.

Estas son oportunidades perdidas en términos de crecimiento, creación de empleo y aumento de los ingresos. Nuestra investigación muestra cómo algunas empresas tienen poder sobre los salarios en los mercados laborales y pagan a los trabajadores menos de lo que les garantiza su productividad marginal.

Un factor que contribuye a estas tendencias es el aumento de fusiones y adquisiciones (M&A), especialmente por parte de los actores dominantes. Si bien las fusiones y adquisiciones pueden generar ahorros de costos y mejores productos, también pueden debilitar los incentivos para la innovación y fortalecer la capacidad de una empresa para cobrar precios más altos. Es preocupante que nuestro análisis muestre que las fusiones y adquisiciones de las empresas dominantes contribuyen a una disminución del dinamismo empresarial en toda la industria, ya que los competidores en general se ven afectados por el crecimiento y el gasto en investigación y desarrollo. Esto es particularmente preocupante en un mundo de bajo crecimiento de la productividad.

gráfico 2

Implicaciones para los formuladores de políticas

Entonces, ¿qué pueden hacer los gobiernos? Nos gustaría destacar cinco prioridades, cuya importancia variará según las jurisdicciones.

En primer lugar, las autoridades de competencia deberían estar cada vez más atentas al hacer cumplir el control de las fusiones. Los criterios para que las autoridades de competencia revisen un acuerdo deben cubrir todos los casos relevantes, incluidos adquisiciones de pequeños actores que pueden crecer para competir con empresas dominantes. Por ejemplo, Alemania y Austria introdujeron recientemente umbrales basados ​​en el precio de oferta, además de los basados ​​en el volumen de negocios del objetivo. Las evaluaciones de decisiones de fusiones pasadas también podrían contribuir a una aplicación más eficaz de las normas de competencia.

En segundo lugar, las autoridades de competencia deberían hacer cumplir de manera más activa las prohibiciones sobre el abuso de posiciones dominantes y hacer un mayor uso de las investigaciones de mercado para descubrir comportamientos nocivos sin que se haya informado de ninguna infracción de la ley. En 2018, una investigación australiana sobre la industria láctea ilustró los beneficios: condujo a mejoras obligatorias en las prácticas de contratación entre agricultores y procesadores.

En tercer lugar, se necesitan mayores esfuerzos para garantizar la competencia en los mercados de insumos, incluidos los mercados laborales. En este caso, sería bienvenida la aplicación vigorosa de las reglas para evitar los pactos de «no caza furtiva» entre empresas. Las cláusulas de no competencia en algunos contratos de trabajo minoristas y de comida rápida también dificultan que los empleados se trasladen a trabajos mejor pagados, lo cual es especialmente relevante para los trabajadores poco calificados.

En cuarto lugar, las autoridades de competencia deben estar facultadas para seguir el ritmo de la economía digital, donde el auge del big data y la inteligencia artificial está multiplicando la ventaja de las empresas establecidas. Facilitar la portabilidad de datos y la interoperabilidad de los sistemas puede facilitar que las nuevas empresas compitan con los actores establecidos. Para tener un precedente de cómo la regulación puede permitir el cambio y mejorar el bienestar del consumidor, piense en cómo la Unión Europea impulsó la competencia hace dos décadas al otorgar a los clientes el derecho a mantener su número de teléfono celular cuando cambian de operador.

Finalmente, los recursos importan. En los Estados Unidos, por ejemplo, el presupuesto combinado de la Comisión Federal de Comercio y la División Antimonopolio del Departamento de Justicia es aproximadamente la mitad de lo que era hace cuatro décadas, como porcentaje del PIB. En muchas jurisdicciones, es posible que se necesiten inversiones para impulsar aún más la experiencia específica del sector en medio de un rápido cambio tecnológico. El Reino Unido anunció recientemente una nueva Unidad de Mercados Digitales que regirá el comportamiento de las plataformas dominantes, como Google y Facebook.

Signos prometedores para brotes verdes.

La buena noticia es que ya se están realizando revisiones activas de los marcos de las políticas de competencia en las principales economías, incluidas la Unión Europea y los Estados Unidos. Estas revisiones ofrecen una oportunidad que no debe perderse. Los responsables de la formulación de políticas deberían actuar ahora para evitar un aumento brusco del poder de mercado que podría frenar la recuperación.

La crisis remodelará nuestras economías a través de profundos cambios estructurales que deberían estimular una ola de empresas jóvenes de alto crecimiento que innovan y crean empleos de alta calidad. Merecen igualdad de condiciones y una oportunidad justa de triunfar.

También es importante un apoyo normativo más amplio dirigido a las pequeñas y medianas empresas, ya que muchas pequeñas empresas no han podido beneficiarse de los programas gubernamentales diseñados para ayudar a las empresas a acceder al financiamiento durante la pandemia. A medida que la recuperación se afianza y el apoyo de las políticas se retira gradualmente, será aún más urgente garantizar que las pequeñas y medianas empresas viables tengan acceso a la financiación, de modo que no se vean en mayor desventaja en relación con las empresas más grandes.

Kristalina Georgieva es directora gerente del Fondo Monetario Internacional.

Federico J. Díez es economista de la Unidad de Reformas Estructurales del Departamento de Estudios del FMI.

Romain Duval es subdirector del Departamento de Estudios del FMI.

Daniel Schwarz es Consejero de la Unidad de País del Departamento Jurídico del FMI.

Entrada siguiente

DERECHOS: Pequeños consumidores

Mar Mar 16 , 2021
Los menores, entre los 13 y 17 años, podrá iniciar denuncias y reclamos contra las empresas de productos y servicios. La decisión fue de la Secretaria de Comercio ante el avance de las relaciones de consumo en el entorno digital. La Secretaria de Comercio Interior dispuso que adolescentes, entre los 13 y 17 […]