Opinión

OPINIÓN: El dinero público y privado pueden coexistir en la era digital

Sharing is caring!

Por Tobias Adrian y Tommaso Mancini-Griffoli

Valoramos la innovación y la diversidad, incluido el dinero. En el mismo día, podríamos pagar deslizando una tarjeta, moviendo un teléfono o haciendo clic con el mouse. O podríamos entregar billetes y monedas, aunque en muchos países cada vez con menos frecuencia.

El mundo actual se caracteriza por un sistema monetario dual, que involucra dinero emitido de forma privada —por bancos de todo tipo, compañías de telecomunicaciones o proveedores de pagos especializados— construido sobre una base de dinero emitido públicamente por los bancos centrales. Si bien no es perfecto, este sistema ofrece ventajas significativas, que incluyen: innovación y diversidad de productos, principalmente proporcionada por el sector privado, y estabilidad y eficiencia, garantizada por el sector público.

Estos objetivos —innovación y diversidad por un lado, y estabilidad y eficiencia por otro— están relacionados. Por lo general, más de uno significa menos del otro. Existe una compensación y los países, especialmente los bancos centrales, tienen que sortearla. ¿En qué parte del sector privado confiar y en qué grado innovar ellos mismos? Mucho depende de las preferencias, la tecnología disponible y la eficiencia de la regulación.

Así que es natural, cuando surge una nueva tecnología, preguntarse cómo evolucionará el sistema monetario dual actual. Si surge el efectivo digitalizado, llamado moneda digital del banco central, ¿desplazará el dinero emitido de forma privada o permitirá que prospere? Lo primero es siempre posible, mediante una regulación más estricta. Sostenemos que lo segundo sigue siendo posible, ampliando la lógica del sistema monetario dual actual. Es importante destacar que los bancos centrales no deberían enfrentarse a una elección entre cualquiera de moneda ofreciendo banco central digital o estimular al sector privado para proporcionar su propia variante digital. Los dos pueden coincidir y complementarse, por ejemplo, en la medida en que los bancos centrales tomen ciertas decisiones de diseño y actualicen sus marcos regulatorios.

Convivencia público-privada

Puede resultar desconcertante considerar que el dinero emitido en forma privada y pública ha coexistido a lo largo de la historia. ¿Por qué el dinero privado más innovador, conveniente, fácil de usar y adaptable no se ha hecho cargo por completo?

La respuesta radica en una relación simbiótica fundamental: la opción de canjear dinero privado en dinero público perfectamente seguro y líquido, ya sean billetes y monedas, o reservas del banco central en poder de bancos seleccionados.

El dinero privado que se puede canjear a un valor nominal fijo en la moneda del banco central se convierte en un depósito estable de valor. Se pueden canjear diez dólares en una cuenta bancaria por un billete de diez dólares aceptado como moneda de curso legal para liquidar deudas. El ejemplo puede parecer obvio, pero esconde fundamentos complejos: regulación y supervisión sólidas, apoyos gubernamentales como el seguro de depósitos y el último recurso del prestamista, así como el respaldo parcial o total de las reservas del banco central.

Además, el dinero emitido de forma privada se convierte en un medio de pago eficaz en la medida en que puede canjearse en la moneda del banco central. Los 10 dólares de Anne en el Banco A se pueden transferir al Banco B de Bob porque se canjean en la moneda del banco central en el medio, un activo que ambos bancos confían, mantienen y pueden intercambiar. Como resultado, este dinero emitido de forma privada se vuelve interoperable. Y, por lo tanto, estimula la competencia, ya que Anne y Bob pueden tener dinero en diferentes bancos y aún así pagarse entre sí, y por lo tanto, la innovación y la diversidad de formas reales de dinero.

En resumen, la opción de canje en la moneda del banco central es esencial para la estabilidad, interoperabilidad, innovación y diversidad del dinero emitido de forma privada, ya sea una cuenta bancaria u otra. Un sistema con dinero privado solo sería demasiado arriesgado. Y uno con la moneda del banco central podría perderse importantes innovaciones. Cada forma de dinero se basa en la otra para brindar el sistema monetario dual actual, un equilibrio que nos ha servido bien.

La moneda del banco central en la era digital enfrentará presiones

Y mañana, cuando nos adentremos de lleno en la era digital, ¿qué será de este sistema? ¿Serán tan atractivas las monedas digitales emitidas por los bancos centrales que eclipsarán el dinero emitido de forma privada? ¿O todavía permitirán la innovación del sector privado? Mucho depende de la capacidad y la voluntad de cada banco central para innovar de manera consistente y significativa. Mantenerse al día con el cambio tecnológico, las necesidades de los usuarios en rápida evolución y la innovación del sector privado no es tarea fácil.

Las monedas digitales del banco central son similares tanto a un teléfono inteligente como a su sistema operativo. En un nivel básico, son una tecnología de liquidación que permite almacenar y transferir dinero, al igual que los bits enviados entre el procesador, la memoria y la cámara de un teléfono. En otro nivel, son una forma de dinero, con una funcionalidad y apariencia específicas, muy parecidas a un sistema operativo.

Por lo tanto, los bancos centrales tendrían que parecerse más a Apple o Microsoft para mantener las monedas digitales de los bancos centrales en la frontera de la tecnología y en las billeteras de los usuarios como la forma predominante y preferida de dinero digital.

La innovación en la era digital es órdenes de magnitud más compleja y rápida que actualizar las funciones de seguridad en las notas de papel. Por ejemplo, las monedas digitales del banco central pueden administrarse inicialmente desde una base de datos central, aunque pueden migrar a libros de contabilidad distribuidos (registros sincronizados mantenidos y actualizados automáticamente a través de una red) a medida que madura la tecnología, y un libro de contabilidad puede ceder rápidamente a otro después de avances importantes. Los teléfonos y los sistemas operativos también se benefician de los principales lanzamientos nuevos al menos una vez al año.

Además, es probable que las necesidades y expectativas de los usuarios evolucionen de forma mucho más rápida e impredecible en la era digital. La información y los activos pueden migrar a libros de contabilidad distribuidos y requerir dinero en la misma red para monetizarse. El dinero se puede transferir de formas completamente nuevas, incluso automáticamente mediante chips incorporados en productos cotidianos. Estas necesidades pueden requerir nuevas características de dinero y, por lo tanto, frecuentes rediseños arquitectónicos y diversidad. Es poco probable que el dinero de hoy, o incluso de mañana, satisfaga las necesidades del día siguiente.

Las presiones también vendrán del lado de la oferta. El sector privado seguirá innovando. Surgirán nuevos esquemas de dinero electrónico y monedas estables. A medida que crece la demanda de estos productos, los reguladores se esforzarán por contener los riesgos. E inevitablemente surgirá la pregunta: ¿cómo interactuarán estas formas de dinero con las monedas digitales emitidas por los bancos centrales? ¿Existirán por separado o algunos se integrarán en un sistema monetario dual en el que las ofertas de los bancos central y privado se complementan entre sí?

Sigue siendo posible una asociación con el sector privado

Mantener el ritmo del cambio de tecnología, las necesidades de los usuarios y la competencia del sector privado será un desafío para los bancos centrales. Sin embargo, no necesitan estar solos al hacerlo.

En primer lugar, la moneda digital de un banco central puede diseñarse para alentar al sector privado a innovar además de ella, al igual que los diseñadores de aplicaciones brindan una funcionalidad atractiva a los teléfonos y sus sistemas operativos. Al acceder a un conjunto abierto de comandos («interfaces de programación de aplicaciones»), una comunidad de desarrolladores próspera podría ampliar la usabilidad de las monedas digitales del banco central más allá de ofrecer servicios simples de billetera electrónica. Por ejemplo, podrían facilitar la automatización de los pagos, de modo que un envío de bienes se pague una vez recibido, o podrían crear una función de búsqueda para que se pueda enviar dinero a un amigo basándose únicamente en su número de teléfono. El truco será examinar estos servicios complementarios para que sean perfectamente seguros.

En segundo lugar, algunos bancos centrales pueden incluso permitir que coexistan otras formas de dinero digital, al igual que los sistemas operativos paralelos, al tiempo que aprovechan la funcionalidad de liquidación y la estabilidad de las monedas digitales del banco central. Esto abriría la puerta a una innovación y elección de productos más rápidas. Por ejemplo, una moneda digital podría comprometer la velocidad de liquidación para permitir a los usuarios un mayor control sobre la automatización de pagos.

¿Esta nueva forma de dinero digital sería una reserva estable de valor? Sí, si fuera canjeable en moneda del banco central (digital o no digital) a un valor nominal fijo. Esto sería posible si estuviera totalmente respaldado por la moneda del banco central.

¿Y sería esta forma de dinero digital un medio de pago eficiente? Sí, de nuevo, ya que la liquidación sería inmediata en cualquier red de dinero digital determinada, al igual que entre cuentas del mismo banco. Y las redes serían interoperables en la medida en que un pago del proveedor de dinero digital de Anne al de Bob se liquidaría con un movimiento correspondiente de la moneda del banco central, al igual que en el sistema dual actual.

Esta forma de dinero digital (que hemos llamado moneda sintética en el pasado ) bien podría coexistir con la moneda digital del banco central. Requeriría un acuerdo de licencia y un conjunto de regulaciones para cumplir con los objetivos de política pública, incluida la resistencia operativa, la protección del consumidor, la conducta y la competencia del mercado, la privacidad de los datos e incluso la estabilidad prudencial. Al mismo tiempo, la integridad financiera podría garantizarse mediante identidades digitales y políticas de datos complementarios. La asociación con los bancos centrales requiere un alto grado de cumplimiento normativo.

Un sistema para las edades

Si los países avanzan con las monedas digitales de los bancos centrales, deberían considerar cómo aprovechar el sector privado. El sistema monetario dual actual puede extenderse a la era digital. La moneda del banco central, junto con la regulación, supervisión y fiscalización, continuará siendo esencial para anclar la estabilidad y eficiencia del sistema de pagos. Y el dinero emitido de forma privada puede complementar esta base con innovación y diversidad, quizás incluso más que en la actualidad. Donde los bancos centrales decidan terminar en la continuidad entre el sector privado y la participación del sector público en la provisión de dinero variará según el país y, en última instancia, dependerá de las preferencias, la tecnología y la eficiencia de la regulación.

Tobias Adrian es Consejero Financiero y Director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI.

Tommaso Mancini-Griffoli es Subjefe de División en el Departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI.