Opinión

FMI: Reestructuración de la deuda soberana

Sharing is caring!

Por Peter Breuer y Charles Cohen

Cuando las empresas tienen demasiadas deudas y necesitan reestructurarlas, los acreedores a menudo terminan intercambiando bonos o préstamos por acciones.

Cambian el pago garantizado de una inversión de renta fija por una posición de capital cuyo rendimiento depende de los resultados futuros de la empresa.

En otras palabras, los inversores aceptan compartir el riesgo. ¿Podría aplicarse un mecanismo similar cuando una nación soberana tiene que reestructurar su deuda, vinculando los pagos a su desempeño económico futuro? 

Una nueva investigación del FMI analiza posibles instrumentos innovadores de deuda soberana que podrían hacer ambas cosas: ayudar a los acreedores y deudores a llegar a un acuerdo sobre cómo reestructurar la deuda compartiendo cierto potencial alcista, y hacer que la cartera de deuda de un país sea más resistente a futuras crisis.

El enorme impacto económico de COVID-19 encuentra a aproximadamente la mitad de los países de bajos ingresos y varios mercados emergentes que ya se encuentran en una crisis de deuda o corren un alto riesgo de sufrirla.

Y se espera que los niveles de deuda soberana aumenten alrededor del 17 por ciento del PIB en las economías avanzadas; 12 por ciento en mercados emergentes; y el 8 por ciento en los países de bajos ingresos, en comparación con las expectativas previas a la pandemia.

La crisis del COVID-19 también ha marcado el comienzo de un período de gran incertidumbre macroeconómica.

En esta situación, las perspectivas de la capacidad continua de un soberano para pagar su deuda son más inciertas que en cualquier otra coyuntura, lo que podría hacer que los acreedores estén menos dispuestos a aceptar un crédito permanentemente disminuido.

Las negociaciones prolongadas, la falta de acceso al mercado y la alta incertidumbre durante una reestructuración pueden privar a las naciones de los fondos que necesitan desesperadamente durante un período prolongado, reduciendo los gastos prioritarios y las inversiones necesarias para hacer crecer la economía y permitir que el país pague sus deudas.

Al tratar de evitar esta espiral descendente, algunos gobiernos pueden verse tentados a aceptar términos de reestructuración desfavorables que terminan desencadenando los mismos problemas nuevamente en un corto espacio de tiempo.

Plan de contingencia

La pandemia podría ser la fuerza que catalice la innovación en el mercado de deuda soberana que se había esperado hace mucho tiempo. Esto podría facilitar reestructuraciones menos prolongadas y simples, y ayudaría a evitarlas en el futuro.

Los instrumentos de deuda que ajustan los pagos a los acreedores de acuerdo con (o «supeditados») a la salud futura del soberano, medida por el PIB, las exportaciones o los precios de las materias primas, podrían ayudar a romper este ciclo negativo.

En una desaceleración económica, estos «instrumentos de deuda condicionados por el estado» mantendrían el alivio de la deuda que un país obtuvo en una reestructuración.

En un repunte, proporcionarían automáticamente una compensación adicional a los acreedores a medida que mejore la capacidad de pago del país.

Este compromiso puede permitir al país llegar a un acuerdo sobre una reducción mayor de la carga de su deuda por adelantado y hacerlo más sostenible en el futuro, en particular a medida que recupera un acceso más rápido al mercado.

El diseño adicional de un instrumento simétrico que ofrezca un mayor alivio en un escenario a la baja podría permitir alcanzar un acuerdo en torno a una línea de base más favorable, proporcionando recuperación de valor para los inversores y protección a la baja para el país.

Desafíos de implementación

A pesar del atractivo de los instrumentos de deuda dependientes del Estado en estos tiempos de incertidumbre, persisten las dificultades de implementación de larga data y su diseño debe incorporar lecciones de la experiencia.

Históricamente, los acreedores han descontado estos instrumentos dada su naturaleza no probada, perfiles de riesgo idiosincrásicos y la consiguiente falta de liquidez comercial.

Estas preocupaciones pueden abordarse vinculando las variables estatales, como el crecimiento del PIB o los precios de las materias primas, estrechamente a la capacidad de pago de los deudores y asegurando que la medición de las variables estatales esté protegida de la manipulación de datos.

Un uso más amplio y la estandarización de los términos permitirían a los inversores comprender mejor los contratos dependientes del estado, proporcionar una mejor formación de precios y fomentar la negociación en el mercado secundario.

Para abordar las preocupaciones de los prestatarios, la fórmula de pago debe ser transparente y proporcionar un alivio anticíclico, al tiempo que limita los pagos excesivos.

Seguro contra huracanes

Las reestructuraciones también pueden mejorar la resiliencia de la cartera de deuda de un país al incluir cláusulas similares a las de los seguros que brindan alivio cuando ocurren crisis, como huracanes u otros desastres naturales.

Los prestamistas han estado dispuestos a proporcionar seguro contra huracanes a algunos países del Caribe en forma de condonación de intereses y extensión de vencimiento.

Tales cláusulas mejoran la capacidad de reembolso de un país en tiempos de crisis, beneficiando a ambas partes.

Una reestructuración ofrece una oportunidad única de intercambiar toda la deuda por nuevos valores con estos mecanismos, manteniendo a todos los acreedores en pie de igualdad.

Un objetivo aún más ambicioso sería el desarrollo de instrumentos que pudieran provocar la suspensión automática de la deuda en una crisis mundial (como la pandemia actual), ayudando a los países en desarrollo a hacer frente a un impacto inesperadamente grande.

Sin embargo, sigue siendo difícil definir un evento desencadenante apropiado.

Una posibilidad es vincular las futuras paralizaciones de la deuda del sector privado con las paralizaciones del sector oficial, ya que esto serviría como un indicador suficientemente fuerte de la gravedad de la crisis.

Los instrumentos de deuda contingente estatal pueden resultar útiles en determinadas situaciones.

Pero no son una panacea para los desafíos inherentes a la reestructuración de la deuda soberana.

Se necesitan otras reformas integrales, como se detalla en otra investigación reciente sobre el fortalecimiento de la arquitectura de la deuda.

La optimización de su diseño a la luz de la experiencia pasada puede permitir que los instrumentos contingentes desempeñen un papel importante para facilitar reestructuraciones de la deuda más rápidas y menos costosas, al tiempo que hace que los países sean más resistentes frente a futuras crisis. Ha llegado el momento de afrontar este desafío.

Peter Breuer es jefe de la División de Mercados de Capital de Deuda del FMI, Departamento de Mercado Monetario y de Capital.

Charles Cohen es subdirector de la división de Mercados de Deuda de Capital de los Departamentos de Mercado Monetario y de Capital del FMI.