Sharing is caring!

EPA/JIM LO SCALZO

Israel firmó hoy con Emiratos Arabes Unidos y Bahrein una serie de acuerdos, para normalizar los lazos con los estados del Golfo, los cuales fueron negociados por el presidente estadounidense, Donald Trump, en lo que se describe como un avance diplomático para su gobierno mientras busca la reelección.

Los denominados «Acuerdos de Abraham» fueron rubricados por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; el ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos, el jeque Abdullah bin Zayed al Nahyan; y el canciller de Bahrein, Abdullatif al-Zayani, durante una ceremonia en la Casa Blanca.

«Estamos aquí esta tarde para cambiar el curso de la historia», expresó Trump mientras se reunían los líderes de Medio Oriente. «Después de décadas de división y conflicto, marcamos el amanecer de un nuevo Medio Oriente».

«Estos acuerdos demuestran que las naciones de la región se están liberando los enfoques fallidos del pasado», continuó Trump. «El pueblo de Oriente Medio ya no permitirá que se fomente el odio a Israel como excusa para el radicalismo o el extremismo».

Emiratos Árabes Unidos y Bahrein son el tercer y cuarto estado árabe en normalizar los lazos con Israel a pesar de que el país no ha llegado a una resolución sobre la disputa con los palestinos.

Los últimos tratados de paz con Israel fueron firmados por Egipto en 1979 y Jordania en 1994.

Mientras Netanyahu asistió a la ceremonia de firma el martes, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein enviaron a sus ministros de Relaciones Exteriores en lugar de jefes de estado o gobierno.

Trump dijo durante las reuniones bilaterales, antes de las firmas, que su gobierno estaba en conversaciones con varias naciones más para rubricar acuerdos similares, pero se negó a nombrar a los países a pesar de la presión de los periodistas.

«Tendremos al menos cinco o seis países llegando muy rápidamente», dijo Trump. «Quieren ver la paz. Han estado luchando durante mucho tiempo».

Fuentes periodísticas mencionaron a Omán, Sudán, Mauritania y Marruecos, entre los países que estarían dispuestos a normalizar sus relaciones con Israel bajo tutela de Trump.

Mientras Netanyahu calificó esos acuerdos de «hito de la historia» y afirmó que podrían acabar «de una vez por todas» con el «conflicto árabe-israelí».

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores de los Emiratos, Abdulá bin Zayed, incidió en que Abú Dhabi «está privilegiado por jugar un papel para la paz», mientras que Bahein instó a alcanzar una «solución de dos Estados» para los palestinos.

«Mucho después de que desaparezca la pandemia, la paz que hagamos hoy perdurará», subrayó Netanyahu.

El asesor principal de la Casa Blanca, Jared Kushner, quien ayudó a negociar los acuerdos, dijo en un comunicado que en lugar de enfocarse en conflictos pasados, «la gente ahora está enfocada en crear un futuro vibrante lleno de infinitas posibilidades».

Los nuevos acuerdos harán que Israel suspenda su reclamo de soberanía sobre las áreas descritas en el plan de paz para Medio Oriente del gobierno de Trump.

Si bien marcan una victoria diplomática para Trump antes de las elecciones presidenciales de noviembre, los acuerdos han indignado a los palestinos y han provocado protestas en toda la región.

Trump declaró que hoy es un «día histórico para la paz en el Medio Oriente». (ANSA).