Sharing is caring!

Por Cyril Rebillard

Los bloqueos relacionados con la pandemia, las cancelaciones de vuelos y los cierres fronterizos pueden obstaculizar los planes de vacaciones de verano.

Sin embargo, la abrupta caída del turismo tendrá un impacto enorme en los países que dependen de los viajeros extranjeros, con efectos potencialmente a gran escala en las cuentas nacionales de sus economías.

Costa Rica, Grecia, Marruecos, Portugal y Tailandia podrían estar entre los más afectados con pérdidas en los ingresos del turismo que superan el 3 por ciento del PIB, según el Informe del sector externo 2020 publicado recientemente por el FMI.

El gráfico calcula los impactos directos del turismo en las importaciones, las exportaciones y los saldos de la cuenta corriente en un escenario que prevé reaperturas graduales en septiembre, pero una caída de alrededor del 70 por ciento en los ingresos por turismo y las llegadas de turismo internacional en 2020.

El saldo de la cuenta corriente de un país es una medida de sus transacciones totales, que incluye pero no se limita al comercio de bienes y servicios, con el resto del mundo.

Para algunas economías, una caída en el turismo (que se considera una exportación) podría tener un impacto en los saldos generales de la cuenta corriente.

Gráfico

Por ejemplo, en Tailandia, una disminución en el turismo debido a COVID-19 podría reducir las exportaciones totales del país en 8 puntos porcentuales del PIB y tener un impacto neto directo de alrededor de 6 puntos porcentuales del PIB en su saldo de cuenta corriente en 2020, podría erosionar parte del superávit general de cuenta corriente del 7 por ciento que tuvo el país en 2019.

El panorama para las naciones más pequeñas que dependen del turismo es aún más sombrío.

Este gráfico y el informe del sector externo se centran en economías medianas y grandes, pero, en el mismo escenario, algunos estados más pequeños que dependen especialmente del turismo podrían ver un impacto directo dramáticamente mayor en sus balances comerciales y de cuenta corriente.

Aún así, el efecto general que tendrá una disminución del turismo en los saldos de la cuenta corriente puede ser menor de lo que predicen estos impactos directos proyectados.

Los países más pequeños que dependen del turismo e incluso las economías más grandes con una gran industria turística pueden ver efectos indirectos compensados.

Por ejemplo, las naciones más pequeñas con menos recursos internos a menudo dependen de más importaciones para apoyar sus industrias turísticas.

Una caída en las exportaciones de turismo y la actividad económica que impulsa, tanto directa como indirectamente, conducirá a una caída correspondiente en las importaciones, disminuyendo el impacto general en la balanza por cuenta corriente.

Aún se desconoce mucho sobre el ritmo de la recuperación del turismo en 2020.

El deseo y la capacidad de las personas de viajar al extranjero pueden seguir enfrentando vientos en contra en 2021 debido a la pandemia en curso, lo que deja una perspectiva incierta para las industrias del turismo en economías grandes y pequeñas.